domingo, 12 de junio de 2011

55. Feliz Pentecostés 2011


Pentecostés 2011
(12 junio 2011)


Cada año, desde 1977, felicito a los amigos con un Himno la Pascua del Señor (véase en mercaba.org).
Al coronar la Pascua con la efusión del Espíritu en Pentecostés – efusión ígnea y estruendosa como en el Sinaí y en los Hechos de los Apóstoles, o suave y dulce como el aliento, como el beso, tal el Espíritu en la tarde de Resurrección – he aquí un himno, que es alabanza por el don y fruición del don recibido.
El Poeta, Profeta del amor en la Iglesia, recoge y transciende sus propios sentimientos, por ser Cantor de la Iglesia. He aquí un poema de intimidad, intimidad mística, porque siendo “pulsación de la Iglesia” es “desiderium animae”, sí, desiderium animae meae. Es, pues, un Soliloquio de comunión “in desiderio animae”: “nomen tuum et memoriale tuum in desiderio animæ (Is 26,8 Vug; que la Vulgata vierte: ad nomen tuum et ad memoriale tuum desiderium animae).

Soliloquio de comunión
(in desiderio animae)

Ha bajado del Cielo el Espíritu
a la Tierra del Verbo Encarnado;
se ha posado en María, la Madre,
y a los Doce de fuego ha incendiado.

Ha bajado el Amor a mi pecho
y de amor, puro amor, me ha llenado;
ha nacido el consuelo y la paz,
del Aliento de Cristo ha llegado.

Con su boca el Espíritu Santo
el dolor de mi alma ha besado;
he sentido mi nombre en sus labios,
y me ha dicho que estoy perdonado.

Hoy he visto la pura belleza,
la que siempre en silencio he soñado;
Dios es bello a morir y gozar,
la belleza es abrazo callado.

Mi futuro temido no existe,
en sus brazos amantes dejado;
Dios es Dios, yo soy hijo en camino:
sea Dios mi latido y cayado.

Caminemos, hermanos queridos,
por la ruta del mundo abrasado;
Dios es fuego y es brisa dulcísima:
soy profeta por Él consagrado.

¡Gloria al Uno, a mi Dios, a los Tres,
alabanza a mi Dios deseado,
por Jesús, por su Iglesia viviente,
gloria a Dios, el Eterno, el Amado! Amén.

Puebla de los Ángeles (México), mañana de Pentecostés 2011

1 comentarios:

Laura Blanco dijo...

Querido Padre Rufino, muy bonito poema no caba . duda que El Espíritu de Dios se mueve en su alma buena.

Publicar un comentario en la entrada

 
;