lunes, 24 de octubre de 2011

117. El Sexto Continente y el Evangelio

"Ha nacido un nuevo continente"


1. De pequeños nos enseñaron que el mundo se componen de cinco continentes, a saber: Europa, Asia, África, América y Oceanía. Y en estos continentes habitan razas de diversos colores en su piel: blanca, negra, cobriza, amarilla...
Sin duda que Dios hace otras divisiones, pero esta partición utilitaria socio-político-económico-comercial... ha regido en la historia.
Ahora ya se ve que todo esto va cambiando, porque también se habló de Primer Mundo, Nuevo Mundo y Tercer Mundo..., y el Tercer Mundo hasta podía estar dentro del Primer Mundo. También se ha hablado de Norte y Sur: Norte son los ricos y Sur son los pobres.
Tornando a los cinco continentes, configurados de raíz por los mares y también  por las tierras, sucede que estos años está apareciendo el Otro Continente. ¿Y cuál es este Continente, que se añade a los cinco que ya existen, y que por eso podríamos llamarle “el Sexto Continente”?
Este Contienen se llama: LA COMUNICACIÓN. Este continente está conglutinado por el ciberespacio; es el Continente de la Red, y se accede a él vía Internet. Este Continente cubre el Globo; está configurado por la acción magnética de los satélites que giran en torno a la tierra.
Es un Continente real, al mismo tiempo que fluido. Es el Continente de las Visitas, casuales o queridas, que relacionan múltiples países con alguien invisible, que ah creado y fomenta esa amistad.

2. Con un ejemplo lo veremos de modo sensible. Este “Blog” (palabra inglesa que procede de weblog, es decir Diario en la Red – web, red; log, diario)  titulado “Las Hermosas palabras del Señor” nació en el corazón el día de san Juan Evangelista del año pasado; el día 31 de diciembre una visita, un visitante. El 1 de enero ya fueron 6. Y esta mañana el contador me ha avisado que en el curso de estos diez meses las visitas han sido 10.000 (en este preciso minuto y segundo en que escribo las visitas son 10.028). Es de pensar que los visitantes, en su gran mayoría (en los últimos 30 días han sido un promedio de 43) son los mismos que tornan.
Al mismo tiempo veo que en torno a “Las Hermosas Palabras del Señor” se ha creado un Continente de 58 pases regados en los cinco continentes, a saber:

España - México -  Estados Unidos - Colombia  - Argentina  - Perú  - Chile  - Ecuador  - Venezuela  - Puerto Rico  -  Brasil  - República Dominicana  -  Guatemala  - Panamá  -  El Salvador - Paraguay - Costa Rica - Italia - Nicaragua - Bolivia - Uruguay - Portugal - Honduras - Rusia - Israel - Canadá - Alemania - Corea del Sur - Bélgica - Australia - Romania - Filipinas - Francia - Eslovaquia - Japón - Países Bajos - Iraq - Suiza - Islandia - Croacia - Anuba - Ciudad del Vaticano - Líbano - Antillas Holandesas - Polonia - Túnez - Moldavia - Costa de Marfil - Mozambique - Indonesia - Hong Kong - Inglaterra -. Senegal – Egipto – Bahréin - Luxemburgo - India – Angola.)

 Estos 58 países es, en mi caso, el Sexto Continente, al cual yo, como mensajero, trato de llevar “Las hermosas palabras del Señor”, que están especialmente en el santo Evangelio.
Es muy hermoso llevar, desde mi celda - calaro que por mercabá, a quien estoy íntimamente agradecido -  Evangelio a 58 países. He llegado a los cinco continentes: desde Australia hasta Islandia y a la Patagonia.

3. Me viene al recuerdo la palabra de san Francisco, cuando escribía con estas palabras la Carta a todos los fieles de la Cristiandad: “En el nombre del Señor, Padre e Hijo y Espíritu Santo. Amén. -- A todos los cristianos religiosos, clérigos y laicos, hombres y mujeres, a todos los que habitan en el mundo entero, el hermano Francisco, su siervo y súbdito: obsequio con reverencia, paz verdadera del cielo y sincera caridad en el Señor. -- Puesto que soy siervo de todos, estoy obligado a serviros a todos y a administraros las odoríferas palabras de mi Señor. Por eso, considerando en mi espíritu que no puedo visitaros a cada uno personalmente a causa de la enfermedad y debilidad de mi cuerpo, me he propuesto anunciaros, por medio de las presentes letras y de mensajeros, las palabras de nuestro Señor Jesucristo, que es la Palabra del Padre, y las palabras del Espíritu Santo, que son espíritu y vida”.
Francisco quisiera hablar, como hermano, con todos y cada uno de los cristianos, y no puede. Entonces les manda una carta. Y esta carta, tan singular, termina así: “Yo, el hermano Francisco, vuestro menor siervo, os ruego y os conjuro, en la caridad que es Dios y con la voluntad de besaros los pies, que recibáis con humildad y caridad éstas y las demás palabras de nuestro Señor Jesucristo, y que las pongáis por obra y las observéis. Y a todos aquellos y aquellas que las reciban benignamente, las entiendan y envíen copia de las mismas a otros, y si en ellas perseveran hasta el fin, bendígalos el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo. Amén”.
San Francisco quiere que se hagan copias. Esto él no lo pudo hacer; pero un hermano de su Familia, y tantísimos otros, sí lo pueden hacer y lo están haciendo. Esto del Internet, como se ve, es muy franciscano, a condición que el Internet nos sirva para llevar y anunciar “las perfumadas palabras” de Nuestro Señor Jesucristo. (La expresión también se la he robado a san Francisco).
4. Ya ven, mis hermanos, ha surgido hace pocos años otro continente, en el cual convivimos gentes que, de pronto, no nos conocíamos pero que luego nos identificamos como hermanos de una nueva fraternidad.
Estas posibilidades de la Física en el Cosmos, que el hombre va descubriendo solo Dios lo conoce. Ya se lo dijo un día a Job, cuando le habló desde la tormenta (Jb 38,1) y le examinaba: “Cuéntamelo, si lo sabes todo. ¿Por dónde se va a la casa de la luz?, ¿dónde viven las tinieblas?”.
Por todo, Deo gratias!

5. Esta semana última se acaba de celebrar en Santiago de Chile (17 al 20 de octubre de 2011) un congreso sobre La Iglesia y la cultura digital, y Mons. Claudio María Celli (Presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales), al hacer la Presentación, decía:
“La Iglesia... ha tomado conciencia de que ha nacido UN NUEVO CONTINENTE. Un continente en el cual habitan muchísimas de las personas que encontramos por la calle, aunque sus fronteras no se noten a simple vista. Un signo de él podemos percibirlo en los más jóvenes, tantos de ellos centrados en sus teléfonos móviles y sus iPods. Si entramos en una casa y saludamos a toda la familia, quizá la mitad de ella tenga parte de su mente y de su corazón en lo que llamamos “ciberespacio”, por lo que están presentes y a la vez ausentes. Cuando celebramos una misa, es posible que la mitad más joven de nuestros feligreses sea habitante de ese territorio; y en ese caso quizá nuestro lenguaje, pensado para otros públicos, no logre ser para ellos realmente significativo.
Pensemos además, que la sociedad digital está habitada por muchos otros seres humanos que probablemente no vendrán a la Iglesia ni ese domingo ni ningún otro. ¿Cómo van a sentirse interpelados por el Amor de Dios si nadie se les hace cercano en nombre de Cristo, allá en el ciberespacio?”.

6. En el curso de este Congreso Continental se ha hecho una colección de “frases significativas”. Y allí se dice:
Las más significativas fueron producidas por Mons. Claudio Maria Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.
Algunas de sus frases:
  1. La Iglesia si no es comunicación no es Iglesia.
  2. Los portales católicos deberían buscar a los que están fuera del "acuario católico", escucharlos, caminar con ellos y acompañarlos.
  3. Nuestra tarea es ayudar al hombre de hoy en su búsqueda de la verdad.
  4. ¿Qué Iglesia queremos hoy? Una Iglesia que ama al hombre profundamente, a cualquier hombre.
  5. No somos discípulos de una ideología, somos discípulos de una persona de Jesucristo.
  6. La relación a través de Skype es más que una relación virtual, es una relación verdadera.
  7. No podemos pensar que haciendo un ciclo de Internet hemos resuelto los problemas de la Iglesia.
  8. Nuestro lenguaje está dirigido a los convencidos dentro de la Iglesia y no a los que están fuera de ella.
  9. Uno de los mayores desafíos es utilizar el lenguaje que llegue al corazón.
  10. La comunicación es la clave en el próximo Sínodo porque orientará a toda la Iglesia en los próximos años.
Otras frases destacadas, producidas por académicos, obispos, sacerdotes y comunicadores:
  1. Mientras exista una comunidad necesitada de comunicación, la RIIAL estará en construcción.
  2. El contenido ha dejado de ser el rey, lo que importa es compartir.
  3. Dios es comunión y comunicación.
  4. El principal desafío es detectar quiénes son y dónde están los excluidos.
  5. No basta con llegar a ellos sólo con la tecnología, sino que hay que promover la creación de comunidades a través del encuentro y la escucha.
  6. ¿En qué medida creamos comunidad como Iglesia, desde nuestros portales de comunicación?
  7. La comunicación tejida con todos y todas, hace posible el Reino.
  8. No hay que preguntarse dónde está Dios, sino ¿dónde no está Dios?
  9. El Reino de Dios es el Reino de la relación, de la comunicación.
  10. Tenemos que acoger la verdad del otro.
  11. Dios habla a través de lo que acontece.
  12. La comunicación es inherente al ser humano. No es un tema solo de periodistas.
  13. ¿Cómo llegar a los no creyentes? ¿Cómo comunicar a Dios? son desafíos a trabajar .
  14. La comunicación es el camino para crear el mundo nuevo (Mons. Gregorio Rosa Chávez).
  15. No siempre más tecnología es más comunicación.
  16. Si la Iglesia no comunica no es Iglesia
  17. Dios es comunión y Dios es comunicación: Mons. Radrizzini
  18. El protagonismo del comunicador ofusca el mensaje.
  19. Hay que proponer el Evangelio y no imponerlo.
  20. El desafío es inculturarse en la cultura digital.
  21. En la comunicación católica hay ausencia de Jesucristo como significante.
  22. Cada vez estamos más conectados pero menos relacionados.
  23. Las redes sociales digitales aparentan horizontalidad constituidas por verticalidades.
  24. Internet se ha convertido en el tejido de nuestras vidas.
6. Concluyo: Señor, Jesús, nos has mandado: “proclamad el Evangelio a toda la creación”  (Mc 16,15). Y han aparecido otros mundos nuevos y unas rutas antes desconocidas. Concédenos lanzarnos por esos espacios cibernéticos. Pero yen tú por delante y que se te vea a ti, porque “el protagonismo del comunicador ofusca el mensaje”.
Amén.

Puebla, 24 de octubre de 2011 (San Rafael Guízar y Valencia).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;