jueves, 29 de diciembre de 2011

165. Stille Nacht - Noche de paz


Historia y propuesta

Esta “divina canción”, desde hace muchos años el villancico más famoso del mundo, la compuso un humilde y entonces desconocido sacerdote austriaco, Joseph Mohr, en 1816; y le puso música un maestro de pueblo, Franz Xaver Gruber para la Navidad de 1818 en la iglesia de San Nicolas, en  la que servía, desde hacía un año,  el dicho sacerdote. Y se cantó por primera vez en la Nochebuena de 1818.
Para compenetrarse con el alma de esta canción celestial de Navidad, conozcamos a sus autores; meditemos la letra del piadoso sacerdote, y evoquemos, ante una imagencita del Niño Jesús, de “cabellos rizados”, la Nochebuena en un pueblo de montañas nevadas, Oberndorf bei Salzburg (Oberndorf junto a Salzburgo).
Jospeh Mohr había nacido en Salzburg en 1792; en 1815 fue ordenado sacerdote con dispensa canónica, pues era hijo ilegítimo de Ana Schoiberin y del soldado Franz Mohr, quien, al desertar del ejército, abandonó a la mujer que iba a ser madre de un niño de ambos. Al ser ordenado sacerdote fue destinado a una aldea alpina, Mariapfarr (Parroquia de Santa María) y allí escribió esa “Letra de Navidad” en 1816. El joven sacerdote tenía 24 años; y era músico. Al año siguiente, 1817, fue trasladado a la iglesia de San Nicolás de Oberndorf. Y allí pidió a su buen amigo, Franz Xaver Gruber, maestro de escuela y músico, que pusiera música a esta canción. El maestro era cinco años mayor que él, nacido el 25 de noviembre de 1787. Compuso la partitura musical para la Nochebuena de 1818, a sus 32 años; en años sucesivos hizo algunos arreglos.
“El 24 de diciembre de 1818 Joseph Mohr viajó a la tierra de su amigo, el profesor de música, Franz Gruber, que vivía en un apartamento, encima de la casa-escuela cerca de Arnsddorf. Él enseñó a su amigo el poema y le pidió que compusiera una melodía y un acompañamiento de guitarra para que fuera cantado en la Misa del Gallo (Midnight Mass). Su razón para desear el nuevo villancico es desconocida. Algunos especulan que el órgano no funcionaría; otros creen que el pastor (sacerdote) asistente, al cual le gustaba mucho la música de guitarra, simplemente quería un nuevo villancico para Navidad.
Después de aquella noche, cuando los dos hombres, seguidos por el coro, de pie frente al altar en la iglesia de St. Nicolás, cantaron Stille Nacht! Heiligen Nacht! por primera vez, difícilmente podían imaginar el impacto que su composición tendría en el mundo”
(http://silentnight.web.za/history/spanish.htm).
Hay que ir directamente al texto original de las seis estrofas para dejarse penetrar de lo que el sacerdote de San Nicolás de Oberndorf ha meditado. Veamos, ante todo, la factura o composición literaria del poema. He aquí algunas características, no todas, procedenets del análisis literario del poema:
- Cada estrofa o “stanza” tiene 5 versos.
- El primero en las seis estrofas es igual, a saber: Stille Nacht! Heilige Nacht, particularidad que nuestras traducciones no conservan.
- El verso quinto se repite. La canción no está compuesta con la alternancia de “estribillo” y “estrofas”, la fórmula más usadada en nuestro repertorio de iglesia, pero esta repetición del verso final tiene una gracia muy singular. En realidad, es el reposo contemplativo del alma que canta.
- El primer y el segundo verso en cada estrofa conciertan en la misma vocal, que es “a”; el tercero y cuarto conciertan de modo semejante; el quinto, de la misma cantidad de sílabas, tiene otra terminación y se repite, dando la sensación de un tríptico: tres cadencias con dos versos doblados.
Normalmente se cantan las estrofas primera, segunda y sexta, las tres levemente modificadas en la nueva redacción alemana.
Pero tampoco los cambios son inocentes. Para el pío sacerdote el nombre de JESÚS tenía especial dulzura e importancia. Lo ha puesto como verso final en las estrofas 2ª, 3ª, 4ª y 6ª. En la nueva versión alemana de las tres estrofas citadas se ha sustituido por el nombre de CRISTO (en las estrofas 2ª y 4ª; en la primera no está). ¿Es lo mismo? No es lo mismo decir “Jesús” que decir “Cristo”.
La letra, que de pronto, nos puede parecer muy romántica, es, ante todo, una letra sacada de la meditación personal del misterio; la letra está ungida de piedad. Me impresiona especialmente la estrofa cuarta, que dice:

Stille Nacht! Heilige Nacht!
Wo sich heut alle Macht
Väterlicher Liebe ergoß
Und als Bruder huldvoll umschloß
Jesus die Völker der Welt!
Jesus die Völker der Welt!

Que, traducido en prosa de repente, sería: Noche de paz (noche tranquila), Noche sagrada. En la que hoy se derrama toda la fuerza del amor paterno, y como Hermano bondadoso abraza, Jesús, a los pueblos del mundo. La letra en este caso es profundamente teológica, o, más bien, es profundamente meditativa
Entrando en el alma de este ejemplar sacerdote, que vivió pobre y murió pobre, dejando lo que tenía para obras de caridad, ¿cuál es el espíritu del “Noche de paz”.
- Es una Canción al Niño que, al punto, nos introduce en un aura espiritual.
- Es una canción de amor puro y contemplativa que invita a la admiración, al deliquio, al éxtasis.
- Una canción musicalizada para voz de soprano y solo.

* * *

Ahora permítame el lector narrar otra escena de Navidad, ue permanece indeleble en mi memoria. En septiembre de 1984 yo llegaba a Tierra, en plan de estudioque concluiría con la defensa de una tesis doctoral sobre la muerte de Jesús el 28 de marzo de 1987. La Navidad de 1984 fue mi primera Navidad. Del convento de La Flagelación fuimos la comunidad a celebrar la Navidad en el convento de Belén. Abreviando, las los Maitines y la Misa de medianoche, presidida  por el Patriarca Giacomno Beltritti, me recogí en la gruta santa del Nacimiento para velar toda la noche. Me emocionada ver a un grupito de nuestros hermanos coptos (no católicos) ver con qué devoción oraban en santo recogimiento. Pasadas unas horas bajaron dos gendarmes de la policía israelí bajaron, dieron una vuelta, hicieron una inspección de rutina y, sin quitarse la gorra, gorra, subieron...  ¿Qué era la Navidad para ello? Una creencia de cristianos..., nada más.
En determinado momento tuve un deseo, que no me atrevo a llamarle inspiración. Tome pale y bolígrafo, que traía conmigo, y6 comencé a escribir un “Noche de paz in situ”. A la verdad no me salieron más que las dos primeras estrofas...; estaba muy cansando. Tres días después, el 28, en Jerusalén completé el poema que ahora me atrevo a lanzar en Internte (En diciembre de 1985, apareció en la revista Oración de las Horas. Estos son los versos:

(Oh Luz de Luz, Verbo de Dios,
gozo de la Trinidad!
Hoy es tuyo mi cuerpo mortal
y por siempre Dios Hombre serás.
(Gloria a ti, Creador!
(Gloria a ti, Redentor!

Mi corazón diciendo está:
(Quién es Dios y quién soy yo!
Por mi amor tú naciste en Belén,
por mi amor tú moriste en la Cruz.
)Qué me pides, Jesús?
Héme aquí, tuyo(a) soy.

(Noche feliz! (Noche nupcial!
El Esposo pronto está.
ya ha llegado el abrazo de amor,
ya la esposa su anhelo sació.
(Gloria a ti, oh Beldad,
Rey y Esposo de paz!

(Madre de Dios, en humildad
santa Madre virginal!
(Oh hermosura de tu corazón!
(Oh pobreza que a Dios agradó!
(Gloria a ti, Virgen fiel:
muéstranos a tu Rey!

Noche de paz y redención,
cuando Dios nos da el perdón.
En la cuna comienza a alumbrar
la Pasión y la gloria pascual.
(Oh Locura de amor:
Dios en la Encarnación!

No he de profiar por la calidad de esta letra y la medida rítmica que se acopla a la melodía del original.
Quede ahí, como simple tradición entre las bastante más de 300 versiones de la letra, como la canción más mundial cantada.

* * *

Y escribiendo estas cosas, he aquí que hoy he tenido que concelebrar en un funeral de un cristiano a quien di los santos sacramentos... Y de pronto se me ha ocurrido escribir un “Noche de paz” para... un funeral. Sí, es Navidad y no tenemos por qué deslindar la vivencia de una muerte en el Señor del misterio dela santa Navidad.
Y de mis dedos para una rápida inspiración para celebrar misa funeral de cuerpo presente (pasión y muerte de Jesús) inmersa en la navidad) Y para la ocasión he compuesto estos versos de “Noche de paz”.

En la Misa funeral
de nuestro hermano en Cristo
Don Alfonso Rugerio López.
Navidad, 29 diciembre 2011.

1. Noche de paz. Noche de amor,
dulce noche de perdón.
En la cuna Él nos da su amistad
y alborea la Noche pascual.
¡Oh Jesús, nuestra luz!
¡Oh Jesús, nuestra luz!

2. Noche de paz, consolación
del sufriente corazón.
En la ausencia creemos, Señor,
que Tú eres el Dios del amor:
¡Cúmplase tu querer!
¡Cúmplase tu querer!

3. Cielo feliz, nuestra mansión
que aguardamos, oh mi Dios.
Tú vendrás en el día final
y serás nuestro gozo inmortal.
¡Llénanos de tu amor!
¡Llénanos de tu amor!

4. Noche de paz, serenidad,
fuerte lazo de unidad.
Tú has vencido el pecado y dolor;
danos ojos, Jesús Redentor,
suave paz en tu Cruz,
suave paz en tu Cruz.

Puebla, 29 diciembre 2011.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;