miércoles, 8 de febrero de 2012

187. Parroquia de mi Bautismo

Baptisterio de mi parroquia
En homenaje a la iglesia donde fui bautizado

Sea este un homenaje que rindo, agradecido, a la iglesia parroquial en la que recibí el sacramento del santo bautismo. El 9 de diciembre del año de gracia de 1936 este hijo de Dios que ahora escribe fue bautizado solemnemente (según consta en el Libro 34 de Bautizados, folio 166) por el Párroco Don Cesáreo Artiga. El niño que recibía las aguas bautismales había nacido, como asienta el acta, el día 5 del mismo mes... Venero, en tamaño diminuto, la fotocopia del texto sacado del libro, que obviamente es el Diploma más glorioso que he recibido en esta vida.
Le tengo devoción al Día de mi bautismo y no he dejado de venerar la Pila bautismal en la que recibí el sacramento.
Hoy vuelven estos recuerdos, porque de mi pueblo – Alfaro, La Rioja, España – me envían las fotos de mi Iglesia parroquial, reabierta al culto, después de seis años de obras de reparación. Hoy esta Iglesia Colegiata de San Miguel es famosa, como se puede ver en Internet, por varios títulos de arte y hasta de turismo menor, porque en mi pueblo ha venido a anidar, y especialmente en San Miguel, la mayor Colonia de cigüeñas del mundo...
Pero para mí, cristiano, mi Parroquia es otra cosa. Allí me bautizaron; para ella mi gratitud de por vida. El animoso grupo de “Alfajóresis”, que nos mima a los ocho Misioneros del pueblo que estamos regados por el mundo – desde la India por toda América Latina – acaba de enviar las fotos de la reapertura, presidida por el Obispo. Al instante, desde el amor, ha brotado un poema por mi Parroquia, por la Pila Bautismal en la que fui bautizado. Versos tan sencillos como el amor que los ha inspirado:

Parroquia de San Miguel,
Parroquia de mi bautismo,
aquel año treinta y seis,
hoy a mis setenta y cinco.

Te bendigo con amor,
yo, Sacerdote de Cristo,
por tus dignos sacerdotes
cuyos ejemplos he visto,
por tantos santos y santas
que de tu altar se han nutrido,
por la vida que hoy florece
de un manantial siempre vivo.

Hoy me gozo al contemplarte,
renovado el edificio.
Parroquia de San Miguel
de mi pueblo muy querido,
mi beso y mi gratitud:
el Señor sea contigo.

Desde Puebla de los ángeles, 7 febrero 2012

* * *

Baptisterio de la diócesis

Es este el lugar elegido por Cristo

Himno al Baptisterio de Calahorra,
en el lugar donde sufrieron el martirio los santos Emeterio y Celedonio.

De la parroquia y baptisterio de mi pueblo, paso al Baptisterio de la que hoy es la diócesis de mi Parroquia, Calahorra, a 24 km. de Alfaro.
Himno compuesto tras haber leído el texto correspondiente en la Historia de las Sedes episcopales de la Diócesis de Calahorra..., que escribió el buen amigo don Eliseo Sáinz Ripa, benemérito sacerdote.

Durante la persecución de Diocleciano (284-305) dos soldados al servicio del Imperio, Emeterio y Celedonio, sufrieron el martirio junto al río Cidacos en el "municipium" de Calagurris, hoy Calahorra. El hecho ocurrió en torno al año 298. El martirio tuvo actas, destruidas, como otros documentos cristianos, a raíz del mandato de Diocleciano el 303.
Cuando vino la paz con el edicto de Milán (313) y en unos años que no podemos precisar, sobre el lugar del martirio de los venerados Emeterio y Celedonio, se levantó una edícula Baptisterio. El poeta Aurelio Prudencio, nacido el año 348, él mismo con buena probabilidad hijo de Calagurris, vio de niño y de mayor este Baptisterio, y le dedicó un poema. La edición de sus obras la hizo en Roma el año 405, a sus 57 años de edad. Del Baptisterio de Calahorra dicen los estudiosos que es el Primer Baptisterio del que tenemos noticia literaria, aunque no quede resto monumental.
Un himno a un Baptisterio teológicamente esto es hermoso, y particularmente conmovedor si acaso el poeta está cantando a su propio Baptisterio. Sí, es emocio-nante poder cantar y venerar la propia fuente bautismal.
La composición está hecha en versos dísticos, contraponiendo de continuo dos realidades: el martirio y el bautismo. Son dos gracias que llevan al mismo destino: el reino de Cristo. El himno es el Hymnus VIII del Peristephanon y comienza: "Electus Christo locus est". Intentamos una versión de nuestra parte, versión libre, cambiando, por de pronto, los dísticos en estrofas ternarias, dada la densidad del lenguaje del poeta latino.
Véase la reciente obra de ELISEO SÁINZ RIPA, Sedes episcopales de La Rioja. Vol. I. Siglos IV XIII. Logroño, Diócesis de Calahorra y La Calzada Logroño, 1994. Véase p. 62, nota 10. Véase: Alfonso Ortega   ISIDORO RODRÍGUEZ, Obras completas de Aurelio Prudencio. Edición bilingüe. BAC 427. Madrid 1981.

1. Es este el lugar elegido por Cristo:
un día la sangre ensalzó a dos testigos
y el agua hoy nos limpia con santo bautismo.

2. Aquí dos varones sufrieron suplicio,
el triunfo purpúreo en rojo teñido,
¡oh muerte bellísima, fausto destino!

3. Aquí la fontana es perdón compasivo
de Dios que se vierte en el agua vertido
y el viejo pecado fenece extinguido.

4. Aquel que anhelante con vivo deseo
ansíe la escala que asciende hasta el reino.
que venga y se hunda, que arda sediento.

5. Aquí coronados con bello trofeo
dos fieles cristianos, probados, vencieron;
y ahora esta fuente nos abre los cielos.

6. Venía el Espíritu a darles la palma,
el ramo de olivo, enseña sagrada,
y hoy cubre las aguas, donando su gracia.

7. El sacro rocío de sangre o de agua
la tierra materna saciada lo exhala;
destila fecunda, de Dios impregnada.

8. Señor del lugar es Jesús, es el Hijo
que tuvo el costado en la cruz bien herido,
y el agua y la sangre manaron al vivo.

9. Entrad por aquí, por las llagas de Cristo:
abiertas a hierro en duro martirio
o hendidas en ondas del santo bautismo. (Logroño, 27 septiembre 1994).

Puebla de los Ángeles, 8 febrero 2012

1 comentarios:

johanny dijo...

Les recomiendo que busquen en YouTube un video que se llama El Tercer Secreto de Fátima que fue creado por vaticanocatolico.com. También en la página web tienen artículos que explican cómo la Biblia prueba las enseñanzas de la Iglesia católica, la necesidad del sacramento del bautismo para la salvación, los dogmas del Magisterio infalible de la Iglesia católica. Además explican qué le ha ocurrido a la Iglesia católica después del Vaticano II, cómo estamos viviendo la Gran Apostasía profetizada en la Sagrada Escritura y en las profecías católicas. El link del video es el siguiente: El Tercer Secreto de Fátima y el Fin del Mundo

Publicar un comentario en la entrada

 
;