jueves, 2 de agosto de 2012

270. La Porciúncula: Perfil materno de la fraternidad franciscana


Meditación mariana vespertina
al cobijo de la Porciúncula

1. Tantas veces hemos dicho (ante un auditorio que nos pudiera entender): Lo más específicamente masculino que lleva consigo el varón – eso que tiene él y le distingue de la mujer – es anhelo íntimo, vital y puro, de la mujer. Y en correspondencia, lo más específicamente femenino en la mujer es justo el anhelo del hombre. Estos mutuos sentimientos están ungidos de un misterioso sentimiento de adoración. Porque ya se sabe que el amor, el único que pueda llamarse amor, el verdadero, es oblativo, no posesivo. Y la suma posesión del amante y de la amada es, ante todo, la suma realización de la oblación.
 Este lenguaje, que suena a mística superior, no es, en realidad, sino deja aflorar y salir los últimos sentimientos que palpitan en el ser. El hombre y la mujer vienen a ser como una circunferencia partida; partida sí, y las varas han quedado curvas… (Quizás algo de esto dijo Platón en El Banquete, cuando, en opinión de uno de los comensales que sostienen el diálogo, el amor se explica porque al principio el ser humano era esférico y Dios lo partió en dos).
El amor, por ello, tiene en sí mismo un carácter religioso y teologal, pues anhelamos, a radice, que el culto que damos a la persona a quien amamos de alguna manera quede envuelto en el culto que solo a Dios se puede tributar. Son distintos, bien seguros; pero entiéndase que estamos hablando de los anhelos inmanentes del amor.

2. Sublimamos…, idealizamos el amor. Sí, por cierto; porque el ser humano bienpensante necesita el ideal como motor de arranque. La verdad está en el ideal. Y la verdad del amor es el mismo ideal del amor. Luego vendrá la praxis, con sus más y sus menos, y experimentaremos que una relación de amor sincero y fiel exige limar aristas en el roce cotidiano.
Seguimos con esta contemplación de amor que desentraña, de alguna manera, los secretos de nuestro primer amor en la vida franciscana.

3. Vengamos a la Porciúncula, que es el regazo de María para la Orden de san Francisco, regazo para los hermanos de Francisco; regazo para las hermanas de Clara, hermanas pobres. Allí en la Porciúncula, donde Francisco escuchó el Evangelio iluminador, allí también dejó su cabellera de doncella virgen, como oblación a la Virgen María por manos de su siervo “nuestro beatísimo padre san Francisco”. Ella se vio tiernamente como pianticella, plantita de san Francisco, y lo dejó escrito al inicio de la forma de vida.

4. En el nacimiento de la vida franciscana, a la vera de la ermita de la Porciúncula, está la doble presencia femenina, que va a conformar con suaves manos el carisma franciscano, dándole un encanto y atractivo admirable. Estamos hablando de la Virgen de la capilla de rústica piedra, la Madre; y estamos hablando de la hermana, Clara, que una noche de Ramos, año de 1208 (que pudo ser también 1207), en el altar de María hizo su consagración a Cristo. No sabemos cómo era la imagen de Santa María, seguramente de tosca artesanía; sí sabemos, por las reglas del corazón, que la Madre del Señor, recibió aquella ofrenda, el voto de una vida para siempre.

5. Fray Tomás de Celano nos ha dejado, en cuanto pudo, el retrato espiritual de una enamorado cristiano de María, un enamorado que ha sufrido tanto, pero que ha gozado en el amor, sintiéndose amado y amando, sin comparación que lo que fuera su sufrimiento. Escribe el letrado fray Tomás, fino estilista:

Su devoción a nuestra Señora, a quien encomendó especialmente la Orden. Rodeaba de amor indecible a la Madre de Jesús, por haber hecho hermano nuestro al Señor de la majestad. Le tributaba peculiares alabanzas, le multiplicaba oraciones, le ofrecía afectos, tantos y tales como no puede expresar lengua humana. Pero lo que más alegra es que la constituyó abogada de la Orden y puso bajo sus alas, para que los nutriese y protegiese hasta el fin, los hijos que estaba a punto de abandonar. ¡Ea, Abogada de los pobres!, cumple con nosotros tu misión de tutora hasta el día señalado por el Padre” (2 Cel 198).
Tenemos aquí a la madre y al hijo afectuoso.

5. El carácter materno de su corazón lo refleja Francisco con sus hermanos sin afectación ni remilgos. Se atreve a escribir en la Regla: “Y, dondequiera que estén y se encuentren los hermanos, muéstrense familiares mutuamente entre sí. Y confiadamente manifieste el uno al otro su necesidad, porque, si la madre cuida y ama a su hijo carnal, ¿cuánto más amorosamente debe cada uno amar y cuidar a su hermano espiritual? Y, si alguno de ellos cayera en enfermedad, los otros hermanos le deben servir, como querrían ellos ser servidos” (Regla, cap. VI).
Francisco, para representarse la caridad fraterna, ve a la madre “nutre y ama” (nutrit et diligit) al hijo de su carne. En este “nutrit el diligit” ¿no tendríamos que ver a la madre que nutre con su leche al hijo de sus entrañas. Ese es el “amor entrañable”, el amor nutritivo. Al nutrir derrama su amor.
Con esa efigie, con esa evocación por delante, el hermano quanto diligentius debet quis diligere et nutrire fratrem suum spiritualem, ¡cuánto más diligentemente debe cada uno amar y nutrirá su hermano espiritual! Es el amor nutricio de la fraternidad espiritual. Cada hermanoe s para mí como un hermano pequeñito a quien debo nutrir, y yo mismo acasos ea también el hermanito pequeño a quien me deben amar y nutrir.
(Quizás me digan los latinistas del Medioevo que no hay que apurar tanto la metáfora… Acaso – no lo sé – pero no resulta nocivo el pensarlo así).
En todo caso, lo que sí es evidente es que Francisco ha querido calificar el amor entre los hermanos emotivamente con la imagen del amor materno.

6. Lo que también es cierto – como lo saben todos los que han estudiado un poco los escritos de san Francisco – que en la pequeña hoja llamada “Regla para el eremitorio” (Regula pro eremitorio), el hermano Francisco veía también el amor entre los hermanos como amor de madre. Incluso dio un pasito más, porque habló del hermano como hijo de su hermano…
1Aquellos que quieren vivir como religiosos en los eremitorios, sean tres hermanos o cuatro a lo más; dos de ellos sean madres, y tengan dos hijos o uno por lo menos. 2Los dos que son madres lleven la vida de Marta, y los dos hijos lleven la vida de María (cf. Lc 10,38-42); y tengan un cercado en el que cada uno tenga su celdilla, en la cual ore y duerma.
4Y digan prima a la hora que conviene, y después de tercia se concluye el silencio; y pueden hablar e ir a sus madres. 5Y cuando les plazca, pueden pedirles limosna a ellas como pobres pequeñuelos por amor del Señor Dios.
8Los hermanos que son madres esfuércense por permanecer lejos de toda persona; y por obediencia a su ministro guarden a sus hijos de toda persona, para que nadie pueda hablar con ellos. 9Y los hijos no hablen con persona alguna, sino con sus madres y con su ministro y su custodio, cuando a éstos les plazca visitarlos con la bendición del Señor Dios. 10Y los hijos asuman de vez en cuando el oficio de madres, alternativamente, por el tiempo que les hubiera parecido conveniente establecer, para que solícita y esforzadamente se esfuercen en guardar todo lo sobredicho”.
Si lee esto alguien no “iniciado”, alguien profano, a lo mejor escupa: ¡Qué ridiculez!
Sí, es un escrito que no se puede airear de pronto ante cualquiera. Que aquí no se trata de una erudición literaria, sino de una vida íntima entre los hermanos. De hermano a hermano, de corazón a corazón…

7. Pero ahora viene la pregunta: ¿De dónde ha prendido Francisco estas cosas? Y quizás la respuesta más obvia la tenemos a la vista: del regazo de la Madre de la Porciúncula.
Francisco era enormemente afectuoso. Y con la Madre del cielo fue afectuosísimo. Lo ha observado Celano: le ofrecía afectos, tantos y tales como no puede expresar lengua humana.
María es el regazo de la Orden. La familia franciscana tiene que derrochar afecto.
¡Cuántas cosas tenemos que aprender todavía los hijos – los hijitos – del regazo de nuestra Madre de la Porciúncula…!
Nuestra orden debe cultivar un tierno amor materno, y una suave y delicada finura femenina, regalo de la Madre, herencia de la Hermana.
Es mi meditación vespertina en esta fiesta de la Porciúncula, al compartir pensamientos en el retiro de mis hermanos capuchinos del Norte de México.
(Ellos se adscriben a la Provincia de California, y en California la patrona es Ntra. Sra. de los Ángeles).
En alabanza de Cristo, del pobrecillo Francisco y de la hermana Clara. Amén.

Monterrey, Nuevo León, 2 agosto 2012.
fr. Rufino María Grández

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;