lunes, 1 de octubre de 2012

293. Fray Elías comunica a los hermanos la muerte de san Francisco


A los amantes de san francisco,
 para vivir la fiesta de san Francisco


1. Torna de nuevo la fiesta de nuestro padre san Francisco, y múltiples sentimientos visitan nuestro corazón. En el atardecer del 3 de octubre (que en el cómputo horario del tiempo ya era día 4) se cumplirán 786 años de la muerte de san Francisco. La familia franciscana, con un sentimiento muy dulce, solemos llamar Tránsito.
Fray Tomás de Celano, de santa memoria, hombre culto y artista de la pluma, contemporáneo de Francisco, que lo recibió en la Fraternidad, cuando va a empezar a narrar los dos años últimos de la vida de Francisco, cuando recibió las llagas, se detiene, tembloroso, y escribe:

“Nuestro beatísimo padre Francisco, cumplidos los veinte años de su total adhesión a Cristo en el seguimiento de la vida y huellas de los apóstoles y habiendo dado cima perfectamente a lo que había iniciado, salió de la cárcel de la carne y remontó felizmente el vuelo a las mansiones de los espíritus celestiales el año 1226 de la encarnación del Señor, en la indicción decimocuarta, el 4 de octubre, domingo, en la ciudad de Asís, lugar de su nacimiento, y cerca de Santa María de la Porciúncula, que fue donde primeramente estableció la Orden de los Hermanos Menores. Su sagrado y santo cuerpo fue colocado entre himnos y cánticos y guardado con todos los honores en esa misma ciudad, y en ella resplandece por sus muchos milagros. Amén”.

Fue la Vita o Legenda que, por encargo del papa escribió con motivo de la canonización de san Francisco, suceso que ocurría en 1228, antes de cumplirse dos años de la muerte. Fray Tomás entregaba su “Vida” al año siguiente.

2. La muerte de san Francisco, ungida de paz, fue como una liturgia, con múltiples elementos:
- La Palabra del santo Evangelio, según san Juan, iniciada en la santa Cena (Jn 13,1) como una Pascua (Jn 12,1).
- El salmo con el que se encomendó al Señor: Voce mea ad Dominum clamavi (Salmo 142/141).
- El estremecedor desnudo sobre la desnuda tierra
- La bendición a los hermanos
- La salutación y acogida como a una dulce esposa, cantando  la Hermana Muerte.
- El coro de alondras que cantó celebrando fiesta revoloteando sobre la humilde morada, al tiempo que Francisco se desprendía de esta tierra rumbo a las moradas celestiales…

3. Un franciscano siente que en torno a su corazón gravitan muchos sentimientos cuando llega la fiesta de san Francisco, pensando en él, pensando en nosotros…
Y uno experimenta la suave querencia de compartir algo con sus hermanos, en e sta ancha familia universal.
Yo les comparto hoy el primer documento que tenemos en la historiografía franciscana, la carta que escribió el Ministro General, Fray Elías de Cortona, dando a la orden la noticia de la muerte de nuestro “hermano y padre”.
No encuentro a mano una versión castellana, y es bueno conocerlo por su alto valor histórico. Intento una traducción de mi parte, una traducción de corrido. Al parecer, fue escrito este documento al día siguiente de la muerte de san Francisco, el día 4 de octubre de 1226, por la tarde. Así se opina en la edición crítica de donde tomamos el texto latino: Fontes Franciscani, a cura di Enrico Menestró e Stefano Brufani… Edizioni Porziuncola, Assisi 1995 (2581 pp.).

Sobre la figura de Fray Elías de Cortona (+22 abril1253), que era el Ministro general en el momento de la muerte de san Francisco, Fr. Joachim A. Giermek, Ministro general OFMConv, escribió una carta a la Orden con motivo del 750 aniversario de la muerte de Fray Elías. Esta carta puede verse recogida en Internet


A mi querido en Cristo, Hermano Gregorio (de Nápoles),
Ministro de los hermanos de Francia, con todos sus Hermanos, que son míos,
el Hermano Elías, pecador,
le desea Salud.

Antes de empezar a hablar, suspiro, y con razón:
como aguas caudalosas así es mi rugido (Jb 3,24),
porque el temor que temía ha venido sobre mí (Jb 3,25),
sobre mí y sobre vosotros,
y lo que más me aterraba, me acontece (Jb 3,25),
porque se ha alejado de nosotros el consolador (Lm 1,16),
y quien nos llevaba en su brazo como corderos (Os 11,3),
se ha marchado lejos (Mt 21,33),
a una región lejana (Lc 19,12).
El amado por Dios y por los hombres (Sir 45,1)
ha sido recibido en las luminosísimas mansiones:
el que enseñó a Jacob la ley de vida y disciplina (Sir 45,6)
y entregó a Israel el testamento de la paz (Sir 45,30).
Hay que alegrarse grandemente por él,
y dolernos por nosotros,
porque, ausente él, nos circundan las tinieblas (Sir 23,26)
y nos cubre la sombra de la muerte (Sal 43,20.
Es un daño común, y para mí un peligro particular,
pues, estando yo en medio de las tinieblas (Dt 5,23),
me dejó rodeado de muchas ocupaciones
y oprimido por muchos flagelos.
Por eso os ruego:
Doleos conmigo, hermanos,
porque sufro en gran manera (Zac 9,5) y sufro con vosotros,
porque estamos como niños sin padre (Lm 5,3),
privados de la luz de nuestros ojos (Sal 37,11).

Verdaderamente, sí, era luz (Jn 12,35)
la presencia de nuestro hermano y padre Francisco,
no solo para nosotros, los que estábamos cerca,
sino también para los que estaban lejos (Ef 2,17) de nosotros
en profesión y vida.
Era, en efecto, luz, que venía de la luz verdadera (Jn 1,8.9),
iluminando a los que estaban sentados en tinieblas y sombras de muerte,
para dirigir los pasos de ellos por el camino de la paz (Lc 1,79).
Cosa que hizo como verdadero mediodía;
el  Oriente venido de lo alto (Lc 1,78)
ilustraba su corazón
y encendía la voluntad en el fuego de su amor:
predicando el Evangelio de Dios (Lc 8,1)
y convirtiendo el corazón de los padres a los hijos
y los imprudentes a la prudencia de los justos,
y en todo el mundo preparó para el Señor un pueblo (Lc 1,17; Mc 4,7) nuevo.
Hasta las islas lejanas ha llegado su nombre (Sir 47,17),
y todas las tierras han admirado sus obras maravillosas (Sal 134,14; Gn 13,9).

Por eso, hijos y hermanos, no os entristezcáis en exceso,
porque Dios, padre de huérfanos, nos consolará con su santa consolación (2Co 7,6.7):
y si lloráis, hermanos,
llorad sobre vosotros mismos, no sobre él (Lc 23,28).
Porque “en medio de la vida nos llega la muerte” (Sal 6,6),
pero él ha pasado de la muerte a la vida (Jn 5,24).
Alegraos, porque, antes de haber sido arrebatado de nosotros (2Re 2,),
como otro Jacob (Gn 49,8) bendijo a todos sus hijos
y perdonó todas las culpas
que contra él hubiesen sido hechas o pensadas por alguno de nosotros.

Y dicho esto,
os anuncio una gran alegría (Lc 2,10),
un milagro del todo nuevo (et miraculi novitatem).
No se ha oído jamás (Jn 9, 32) (que haya existido) tal signo,
a excepción del Hijo de Dios (Ap 7,2), que es Cristo el Señor (Lc 2,11).
Pues tiempo antes de la muerte
nuestro hermano y padre apareció crucificado,
llevando en su cuerpo cinco llagas
que son los verdaderos estigmas de Cristo (Ga 6,17).
Pues sus manos y sus pies tuvieron como las puntas de los clavos,
clavados por ambas partes,
permaneceindo las cicatrices
y mostrando la negrura de los clavos.
Su costado apareció herido
y con frecuencia manó sangre (et saepe sanguinem evaporavit).
Mientras vivía aún su espíritu en el cuerpo,
no había en él apariencia,
sino su rostro era despreciable (Is 53,2.3)
y ningún miembro en él quedó sin una excesiva pasión.
Los miembros estaban rígidos por la contracción de los nervios,
como suelen ser de un hombre muerto,
pero después de su muerte,
su aspecto es bellísimo (1Sam 16,12),
resplandeciente con un admirable candor,
que alegra a los que lo ven.
Y los miembros que antes eran rígidos,
se han hecho muy blandos,
y de pueden volver a un lado y otro según la posición
como los de un niño delicado.
Por tanto, hermanos, bendecid al Dios del cielo
y confesadle ante todos,
porque ha realizado con nosotros su misericordia (Tb 12,6),
y guardad memoria (Sb 2,4) de nuestro padre y hermano Francisco
para alabanza y gloria
de quien lo ha engrandecido entre los hombres
y lo ha glorificado ante los ángeles (Flp 1,11).
Orad por él, como ante nos lo pidió,
y oradle a él para que Dios nos haga partícipes, con él, de su santa gracia. Amén.
El día 4 de octubre, domingo,
en la primera hora de la noche precedente
nuestro padre y hermano Francisco ha emigrado a Cristo.
Así, pues, vosotros, carísimos hermanos,
a quienes lleguen las presentes letras,
siguiendo las huellas (Gn 33,14) del pueblo de Israel,
al llorar a Moisés y Aarón, sus ínclitos jefes,
demos rienda suelta a las lágrimas,
al vernos privados del consuelo de tan gran padre.
Y aunque es obra piadosa gozarse con Francisco,
también es obra piadosa llorar a Francisco.
En verdad que es obra piadosa gozarse con Francisco,
porque él no murió (non obiit),
sino que se fue (sed abiit) a los negocios celestiales,
llevando consigo el saco de dinero,
para regresar al plenilunio (Pro 7,19.20)
Es obra piadosa llorar a Francisco,
porque el que entraba y salía como Aarón (1Re 18,16),
y llevando para nosotros de su tesoro cosas nuevas y antiguas (Mt 13,52)
y consolándonos en cada una de nuestras tribulaciones (1Co 1,4),
ha sido tomado de en medio de nosotros (Hb 11,5),
y ahora somos huérfanos sin padre  (Lm 5,3).
Mas, como está escrito:
A ti se encomienda el pobre, tú socorres al huérfano” (Sal 9/10, 35),
todos, hermanos carísimos, orad con insistencia (Tb 8,6),
para que, si la pequeña vasija de barro se ha quebrado
en el valle de los hijos (Is 10,33; Jr 19,1.2) de Adán,
el supremo alfarero se digne conceder (restaurar, reponer) otra digna de honor,
que esté puesta sobre la multitud de nuestra gente
y como verdadero Macabeo nos preceda al ir a la guerra (1 Mac 2,66).

Y puesto que no es cosa superflua orar por los muertos (2 Mac 12,44),
orad al Señor (Is 37,15; 38,2) por su alma.
Cada sacerdote diga tres Misas,
y cada clérigo el Salterio,
los laicos, 5 padrenuestros (corregir: al parecer, 150, como los 150 salmos)
los clérigos celebren solemnemente una vigilia en común. Amén.

Fray Elías, pecador.

Guadalajara, 1 octubre 2012.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;