domingo, 28 de octubre de 2012

303. Himno final del Sínodo


Himno final del Sínodo

Himno de envío de los nuevos evangelizadores,
al concluir el Sínodo sobre la Nueva Evangelización 
para la transmisión de la Fe (7-28 octubre 2012)

Queridos hermanos y hermanas, Bartimeo, una vez recuperada la vista gracias a Jesús, se unió al grupo de los discípulos, entre los cuales seguramente había otros que, como él, habían sido curados por el Maestro. Así son los nuevos evangelizadores: personas que han tenido la experiencia de ser curados por Dios, mediante Jesucristo. Y su característica es una alegría de corazón, que dice con el salmista: «El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres» (Sal 125,3) (Benedicto XI, Homilía final del Sínodo).

1. Vayamos, mis hermanos, a la vida
intrépidos, radiantes, fascinados:
Jesús es el anuncio, el Evangelio,
Jesús es nuestra voz, el pan y el canto.

2. Jesús tiene palabras para mí,
que son revelación a su contacto,
y es ese mi mensaje, el verdadero,
nacido en mí, tomado de sus labios.

3. La Iglesia es comunión desde el Espíritu,
y a Pedro se le dio llave y cayado;
con cuerpo y corazón a Pedro unidos,
vayamos a la aldea, mis hermanos.

4. Se vea en nuestros ojos la belleza,
palabras del Señor solo digamos;
los pobres doloridos nos esperan,
por Dios en su clamor, por Dios amados.

5. Ninguna pena o gozo ajenos sean
al corazón en Cristo cristianado;
el mundo de mi sangre ansía y busca,
que Dios es su esperanza y su regalo.

6. Retorne a Cristo el eco de sus pasos,
¡oh Cristo, amor partido a todos dado!:
¡a ti, Jesús, delicia y alabanza,
a ti, Jesús, la gloria que aguardamos! Amén.

Guadalajara, Jalisco, domingo 28 octubre 2012.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;