miércoles, 31 de octubre de 2012

305. Poemas del Año de la Fe 1: Yo creo personal y libremente




Yo creo personal y libremente
(Catequesis del Papa sobre la fe, III, 31 oct. 2012)

"Pero este creer no es el resultado de mi reflexión solitaria, no es el producto de mi pensamiento, sino que es el resultado de una relación, de un diálogo en el que hay un escuchar, un recibir, y un responder; es el comunicarse con Jesús, el que me hace salir de mi "yo", encerrado en mí mismo, para abrirme al amor de Dios Padre. Es como un renacimiento en el que me descubro unido no solo a Jesús, sino también a todos aquellos que han caminado y caminan por el mismo camino; y este nuevo nacimiento, que comienza con el Bautismo, continúa a lo largo del curso de la vida. No puedo construir mi fe personal en un diálogo privado con Jesús, porque la fe me ha sido dada por Dios a través de una comunidad de creyentes que es la Iglesia, y por lo tanto me inserta en la multitud de creyentes, en una comunidad que no solo es sociológica, sino que está enraizada en el amor eterno de Dios, que en Sí mismo es comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, que es Amor trinitario. Nuestra fe es verdaderamente personal, solo si es a la vez comunitaria: puede ser “mi fe”, solo si vive y se mueve en el “nosotros” de la Iglesia, solo si es nuestra fe, nuestra fe común en la única Iglesia" (Benedicto XVI, 31 octubre 2012).

“Esta es nuestra fe, esta es la fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús Nuestro Señor” (Liturgia bautismal).

1. Yo creo personal y libremente
uniéndome a la fe de mis hermanos,
yo creo en unidad y sinfonía
juntando a mi presente su pasado.

2. Yo creo desde el fondo y me abandono,
que Dios es quien me tiene de su mano,
yo creo con el coro de los mártires,
testigos de la sangre del Calvario.

3. Mi fe se multiplica cuando creo
en comunión con todo el pueblo santo,
las páginas sagradas se hacen mías
y el corazón de Dios a mí traspaso.

4. Yo creo recibiendo y devolviendo,
en un banquete dulce y sosegado,
y oro si el combate se presenta
y digo en paz: Yo creo porque amo.

5. ¡Qué hermosa es nuestra fe que deifica,
abierta a lo infinito sin engaño!
Yo creo y yo confieso y yo practico, 
y pido a Dios quedar siempre asombrado.

6. ¡A Dios plena alabanza por su Iglesia,
ahora en esta ofrenda de los labios:
la fe sea armonía y bello gozo,
y sea en su presencia eterno canto! Amén.

Guadalajara, miércoles, 31 octubre 2012.

Puede verse también el núm. 298: Cantemos el Año de la Fe. Porta Fidei.


- 305. Poemas del Año de la Fe 1: Yo creo personal y libremente.
- 311. Poemas del Año de la Fe 2: Un éxtasis de Dios conmigo llevo.
- 313. Poemas del Año de la Fe 3: La alegría de la Fe.
- 315. Poemas del Año de la Fe 4: Tú te revelas y entregas.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;