miércoles, 28 de noviembre de 2012

317. Poemas del Año de la Fe 5 – Quiero anunciar lo que llevo



Catequesis del Papa Benedicto XVI – 28 noviembre 2012
Hablar de Dios en nuestro tiempo

El Papa concentraba con estas palabras el resumen de su catequesis de hoy (28 noviembre 2012) sobre la Fe, en el Año de la Fe.

Queridos hermanos y hermanas:
La pregunta que nos hacemos hoy es: ¿cómo podemos hablar de Dios en nuestro tiempo? Sabemos que el amor de Dios es expansivo por su propia naturaleza. El mismo Dios, en virtud de este amor, se nos comunica en su Hijo muerto y resucitado. Recibimos la fe precisamente escuchando este anuncio. Es este amor el que nos exige salir de nosotros mismos para proclamarlo a todos. Para hablar de Dios, es necesario que crezcamos cada día en el conocimiento y la intimidad con el Señor. En el anuncio del Reino no debemos buscar el éxito inmediato, sino seguir su ejemplo de humildad y paciencia. No buscarnos a nosotros mismos sino centrarnos en lo esencial del misterio de Dios. Con el ejemplo de su vida, Jesús nos enseña a hacernos cargo de la debilidad del hombre para llevarlo hacia Dios. Nos pide que nuestra vida sea, como la suya, reflejo de una íntima unión con Dios. Así, en nuestras vidas, nuestras familias, con nuestros hijos, podremos manifestar ese mismo amor de Cristo, estando atentos a cada necesidad, a los anhelos más profundos, para poder dar una respuesta de esperanza a la humanidad.

1. Quiero anunciar lo que llevo
dentro de mi corazón:
la Fe, regalo y milagro
mayor de la creación.

2. Por la Fe yo he comulgado
al Dios de la Encarnación,
que en el portal yo lo adoro
hombre frágil como yo.

3. Por la Fe veo en la Cruz
al divino Redentor:
Dios es creíble sufriendo,
solo así, por ser amor.

4. Pero el amor es victoria
que traspasa roca y sol,
y en carne humana del Verbo
es vida y Resurrección.

5. Anunciaré a mis hermanos
el gran don que se me dio;
lo anunciaré con mi vida
que irradie su resplandor.

6. Y con palabras corteses
en la propicia ocasión;
con sencillez y alegría,
con entusiasmo y pasión.

7. No importa que yo me vea
pobre humano pecador:
seré, Jesús, tu peana,
la prueba de tu perdón.

8. Acreciéntame la fe
para anunciarte mejor,
adéntrame en tus misterios
para ser predicador.

9. Con la brasa de tu pecho
abrasa mi corazón,
que solo busque tu gloria
y nunca jamás mi honor.

10. Que te anuncie en humildad
con resistencia y vigor,
y apártame el miedo vano
de perder reputación.

11. Dame, Jesús, tu empatía
para ser el servidor,
y llevar el Evangelio
como amable invitación.

12. Mi palabra sea encuentro
para el hombre buscador;
mi amistad sea la puerta
del Adviento de mi Dios.

13. Yo quiero decir al mundo
que Dios no es competidor,
que siempre ha sido y será
nuestro amigo y defensor.

14. Acepta, mi Dios amado,
el gemido de mi voz;
eres Dios maravilloso,
sea yo tu anunciador. Amén.

Guadalajara, 28 noviembre 2012.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;