sábado, 22 de diciembre de 2012

331. Nochebuena 2012: Canción para el Niño del niño Joseph Ratzinger Benedicto


Nochebuena 2012: Canción para el Niño
del niño Joseph Ratzinger Benedicto


Los niños en Alemania le piden regalos al Niño Jesús en Navidad; en España los pedíamos y los piden en los santos Reyes, los Reyes Magos que vienen de Oriente.
Un niño llamado Joseph Ratzinger, que en 1934 tenía siete años y ocho meses, también le escribió al Niño Jesús una carta. A decir verdad, en el mismo papel iban tres cartas: la de su hermana María, seis años mayor que él, la de su hermano Georg, dos años más grande, y la suya. María pedía al Niño Jesús un libro de dibujar; Georg, que ya despuntaba como músico, quería la partitura de un canto. Y el pequeño Joseph ¿qué le pedía?
La carta, con la caligrafía propia del tiempo, decía así:

Liebes Christkind!
Du schwebst bald auf die Erde hernieder. Du willst den Kindern Freude bereiten. Auch mir willst Du Freude bereiten. Ich wünsche mir den Volks-Schott, ein grünes Messkleid und ein Herz Jesu. Ich will immer brav sein.
Schönen Gruß von Joseph Ratzinger”.

“Querido Niño Jesús:
Pronto vas a bajar del cielo a la tierra. Tú quieres dar a los niños aegría. Y también a mí me quieres dar alegría. Yo quisiera para mí el Misal Volks-Schott, una casulla de celebrar verde y un Corazón de Jesús. Yo seré siempre bueno.
Saludos cariñosos de Joseph Ratzinger”.

Sucede que esta carta, guardada por su hermana María, ha ido a parar al pequeño Museo en que se ha convertido la casa natal de su padre en Marktl am Inn, en Baviera. Y recientemente se ha dado a conocer (publicación Bild, muy difundida de Alemania). De pequeño jugaba a misa con su hermano...  El Misal Schott era el Misa del conocido benedictino P. Anselmo Schott, de la abadía de Beuron, en dos versiones: la completa y la pupular.
Cuando el Papa, a la vuelta de 78 años, se ha vuelto a leer a sí mismo (cuenta su secretario particular) se emocionó y… sonrió. 
Y también yo, de cara a la Nochebuena, me he emocionado y…, convertido venturosamente en niño, he sonreído.


I
Primer tiempo: Allegro cantabile
1934 (7 años)


1. A ti, Jesús, yo te escribo
mi carta de Navidad,
tú regalas alegrías
porque a ti te gusta dar.

2. Tres regalos yo te pido
que no me puedes negar;
tú nos quieres a los niños
yo, niño, vengo a rogar.

3. El misalito “Volks-Schott”
que sirva para el altar,
con letras rojas y negras
en latín y en alemán.

4. Un misalito que tenga
todo lo que hay que rezar:
los santos y los domingos,
la Pascua y la Navidad.

5. Y las fiestas de la Virgen,
que es la Madre celestial,
y también las letanías
desde el principio al final.

6. Y una casulla preciosa,
casulla sacerdotal,
yo quiero ser sacerdote
y ya me quiero ensayar.

7.  Que sea casulla verde,
un verde primaveral,
como el Párroco se pone
en la Misa parroquial.

8. Que vaya bien a mi hermano,
y a mí, de menor edad,
y cuando llegue a ser Cura
otra nueva me darán.

9.  Y aun me queda otro regalo,
tercero para acabar:
que tres son los Reyes Magos,
Melchor, Gaspar, Baltasar.

10. Un “Corazón de Jesús”
a ti, Jesús de verdad,
que en el cielo todo tienes
y bien puedes regalar.


II
Segundo tiempo: Adagio
2012 (85 años)


1. Con alma de niño vuelvo,
Dios excelso a recordar;
verdades de niños son
semillas de eternidad.

2. Desde la Sede de Pedro
hoy, niño, quiero soñar
para pedir tres regalos:
Fe, Esperanza y Caridad.

3. Para mí los necesito,
pastorcito con morral,
que tú, Pastor de pastores,
entiendes de soledad.

4. Invicto amor de mis días,
a quien no negué jamás,
por mí y por todos suplico
cual hermano universal.

5. De obsequio un libro te traigo
con el que quise narrar
tu Nacimiento e Infancia
a toda la humanidad.

6. Y de tu Madre bendita
su santa virginidad;
cuando virgen concebía
fue regazo universal.

7. Yo, Ratzinger Benedicto,
al que hiciste mayoral,
me postro, beso y adoro
y pido unidad y paz.

8. Por ti, Jesús de Belén,
me hice tuitero ejemplar,
y a dos millones les digo:
Dios es amor sin rival.

9. Hermanos del mundo entero,
dejémonos siempre amar:
Dios es amor sin retorno,
y la prueba es Navidad.

10. Sea el amor nuestra estrella,
amor de Dios nuestro pan,
amor que Dios nos comparte
y en él nos quiere abrazar.

Guadalajara, Jalisco, 22 diciembre 2012.
Con sentimientos de niño
Rufino María Grández

Postdata (27 diciembre 2012)

En el twitter recién abierto por el Papa (12 de diciembre de 2012) le preguntan el día 24 de diciembre: "¿Qué tradición familiar navideña de tu niñez recuerdas todavía?" La respuesta del Papa el mismo día era: "Poner juntos el nacimiento en mi casa, que tanto nos gustaba. Cada año añadíamos figuras nuevas, y usábamos musgo para decorarlo".
Esta respuesta está en plena consonancia con lo que él escribió en "Mi vida. Recuerdos 1927-1977"  (Ediciones Encuentro. 4a ed. 2005: "El año litúrgico daba al tiempo su ritmo y yo lo percibí ya de niño, es más, precisamente por ser niño, con gran alegría y agradecimiento. En el tiempo de Adviento, por la mañana temprano, se celebraban con gran solemnidad las misas Rorate en la iglesia aún a oscuras, solo iluminada por la luz de las velas. La espera gozosa de la Navidad daba a aquellos días melancólicos un sello muy especial. Cada año nuestro Nacimiento aumentaba con alguna figura y era siempre motivo de gran alegría ir con mi padre al bosque coger musgo, enebro y ramitas de abeto" (p. 39)

1 comentarios:

Rosa dijo...

Muchas gracias, Fray Rufino, es muy hermoso lo que nos deja siempre.

¡Feliz Navidad!

Un saludo cariñoso desde España.

Publicar un comentario en la entrada

 
;