viernes, 25 de enero de 2013

348. Oración de un Internauta del Continente Digital



Oración de un Internauta del Continente Digital

El Santo Padre (que el día 12 de diciembre subió a las redes sociales como un usuario hermano de la humanidad) nos ha enviado su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones sociales (12 de mayo, 47ª jornada). El mensaje este año es: Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización. Nos la dio a conocer ayer, fiesta de san Francisco de Sales (+1622), fecundo escritor, doctor de la amabilidad y de la comprensión, patrono de los periodistas. Al eco de las palabras del Santo Padre y en este día exultante del Apóstol Pablo, cuando al encontrar a Jesús vio la verdad de las santas Escrituras, yo, hermano menor de la familia de san Francisco, escribo una oración para compartir con los Internautas que aspiramos a llevar el Evangelio al Continente Digital.
Sea todo por Jesús, el Señor, que nos trajo la Buena Nueva del Padre.

Señor, Dios mío,
mi Padre y Creador y de cielo y tierra,
en medio de la Aldea Global,
que es tu casa y donde tú me has puesto,
te doy gracias
por estas maravillas que acaban de emerger
en medio de la historia,
cuyo futuro solo tú conoces:
la comunión de tus hijos
moradores en las redes que nos envuelven
de imágenes, sonidos y palabras.
Gracias a la Red
yo puedo sentir al instante el latido de la Iglesia
cuando el Sucesor de Pedro
habla a sus hermanos y hermanas peregrinos cada semana,
puedo oír voces del mundo entero,
y ver la vida que eclosiona en todas partes;
puedo recoger libros antiguos y nuevos
que gentes desinteresadas
suben a esta ágora universal.
Te doy gracias por este misterio  de comunión
ofrecidos en esta edad ascendente de mi vida.
Y te doy gracias, y te alabo y bendigo,
porque yo mismo, ministro del Evangelio,
puedo ser don que me brindo a mis hermanos,
y quiero serlo.
Yo, pequeño siervo tuyo,
deseo ofrecer a mis hermanos, los hombres,
algo de la infinita riqueza del Evangelio,
un fulgor de su esplendente belleza.
Quiero derramar mi corazón
sobre países y personas que no conozco
y declarar que hay un tejido de amistad invisible
que nos une a todos,
y muy cordialmente a quienes profesamos
la amable fe de Jesucristo,
nuestro Señor.
Que tú Jesús, seas la lámpara de mi verdad
y el fuego de mi amor;
aleja de nosotros todo sentimiento vano,
toda emulación y discordia,
y sea solamente tu bondad y tu gloria
las que nos unan a todos, en familia,
por la gracia del Espíritu.
Que la tierra entera sea colmada todos los días
por los torrentes de la verdad y el amor,
del perdón, la alegría y la esperanza.
¡Madre de la Iglesia,
Madre del amor hermoso,
intercede por la misión de tu Hijo! Amén.

Guadalajara, Jalisco, 25 enero 2013.

1 comentarios:

olguita dijo...

ESTIMADO PADRE RUFINO CREO QUE EL INTERNET ES UNA DE ESAS EXTRAÑAS FORMAS EN QUE DIOS SE HACE PRESENTE YA QUE EL MUNDO ESTA TAN DISTRAIDO EN OTRAS COSAS, EL BUSCO LA FORMA DE LLAMARNOS LA ATENCION Y SI QUE LO HA LOGRADO AL MENOS EN ESTE NUESTRO CIRCULO DE INTERACCION CON GENTE COMO USTED QUE NOS LLAMA A LA ORACION Y A LA MEDITACION .

Publicar un comentario en la entrada

 
;