martes, 26 de marzo de 2013

372. Nazareth, Ave, María, flor de la humanidad



Fruto de Nazareth:
Presencia de María en la humanidad
(Diario espiritual de un peregrino)

1. Nuestro grupo de peregrinos avanza y cierra su primear etapa diciendo adiós a Nazareth (lunes a miércoles, en e este caso Lunes Santo a Miércoles Santo). Nazareth, pueblo minúsculo que no existe en el Antiguo Testamento, Nazareth que en los días de Jesús era una modestísim aldea de unos 200 habitantes, trabajadores del lugar – acaso también de la vecina Sérofis, que prosperaba en construcción – Nazareth, hoy espléndida ciudad productiva (comercio e industria, en la fértil Galilea).
Tomando unos datos de urgencia, que seguramente habrá que actualizarlos, sumando no restando, leo: “La ciudad actual asciende a 71.500 habitantes: 25.000 árabes musulmanes, 22.500 árabes cristianos y 24.000 hebreos. Es la comunidad árabe más importante de Israel fuera de Jerusalén. Musulmanes y cristianos ocupan las laderas y el valle, mientras los judíos viven en el barrio alto (Nazaret Illit) de nueva construcción”.
Más allá de curiosidades, de cosas exóticas que contar (¡qué ricas y fragantes mandarinas en este mes de marzo, porque la planicie Galilea es generosísima en verde agricultura, y los judíos han querido hacer de Galilea un vergel – honor a nuestros hermanos – !), ¿qué deja Nazareth en mi corazón, en el corazón de un peregrino que va buscando los pasos de Jesús, en esta ruta que comenzó hace dos mil años?

2. Contaremos que hemos subido al Carmelo, Monte de Elías, Monte de María, “flos Carmeli”; que fuimos al Monte Tabor, teniendo a nuestros pies la llanura de Esdrelón; que a los pies del Carmelo hemos rozado la colina de Moreh (que nos ha recordado a Eliseo, maravilloso taumaturgo del Dios de Israel); que abajo del Karmel está el pueblo de Daburiyyah, nombre árabe que, que nos suficiente evidencia nos recuerda a Débora, Jueces 4: Débora, “Madre de Israel”, que significa Miel, y Barak, que significa Rayo, por cuyas manos Dios otorgó la libertad a Israel, con la colaboración de la mítica Yael, cuyo brazo de mujer clavó la cabeza del general Sísara en el suelo…
Recordaremos a Caná de Galilea (“la flor de Galilea”, la llamó san Jerónimo), la renovación de las promesas matrimoniales y la foto de los siete matrimonios del grupo…
Recordaremos…, recordaremos… que ya antes del amanecer, apenas pasar las cuatro de la madrugada, el muecín llama a la oración y que muchos miles de musulmanes, ellos y ellas, elevarán su corazón a Dios para consagrar el día…

3. Pero Nazareth para los cristianos tiene una palabra  creadora: María de Nazareth. Para los cristianos y, con corazón humilde, abriendo mis brazos a mis hermanos los hombres, diré que Nazaret tiene un nombre: María de Nazareth. 
María de Nazareth  (a quien tiempo atrás en Nazareth compuse himnos) es el fruto nuevo de mi paso por esa tierra bendecida. María, hija de Israel, Mujer de la humanidad, presencia de la esposa, de la madre, en el hogar de todos los hijos de Dios.

4. Para coronar nuestro paso por Nazareth, hemos visitado el “Centro Internacional María de Nazaret”, a cincuenta metros de la basílica, que se inauguró el día de la Anunciación hace dos años (2011). Los soñadores nos hacen soñar. Yo pienso que María es el sueño de la humanidad. Y el P. Laurent Fabre fue un gran soñador cuando inició la CCN, la Communauté du Chemin Neuf (Comunidad del Camino Nuevo), que alboreó en 1973, Comunidad iniciada en Berlín junto al Muro de la vergüenza y de la separación (ese Muro que debió caer y cayó, Ef 2,14-16), “una comunidad apostólica  por causa de Cristo y del Evangelio”, con una devoradora “pasión por la unidad”. El día de la inauguración del Centro, el fundador decía:
“Estamos presentes en 27 países. Una de las características de la Comunidad es el estar muy comprometidos para trabajar por la unidad de los cristianos…
Ustedes saben que hoy mismo, en el Líbano, en este 25 de abril de 2011, hay una gran fiesta, una fiesta reconocida por el Estado del Líbano que ha votado por unanimidad (de 33 Cristianos y 33 Musulmanes) que la fiesta de la Anunciación sea la fiesta nacional, día declarado festivo, fiesta consagrada a María”.

5. Se piensa que María es causa de división entre los cristianos; no es cierto, María es la primera víctima de la división de los cristianos (así lo he aprendido de esta Comunidad).
María, Mujer judía, es lo más precioso de Israel.
María es respetada en el Corán.
María es la pura palabra evangélica de Dios en nuestros corazones.
Ya al fin de la era apostólica era llamada “Mujer”, en el Cuarto Evangelio, así en Caná de Galilea y en el Calvario. Mujer es la Madre, es la Esposa, Madre de la nueva creación, Esposa de Jesús en quien se establece las nupcias de la Humanidad, la boda con su Iglesia.

6. Los hermanos, las hermanas de este Chemin Neuf, han armado un “multimedia” de fantasía en cuatro módulos de proyección, que uno va recorriendo, perdido en un mundo interior, víctima de una dulce emoción hasta las lágrimas de niño y enamorado:
I. De la Creación hasta la infancia de María: Entre al templo de Jerusalén para vivir al espera del Mesías.
II. De la Anunciación a la Natividad: Descubra el misterio de la Anunciación en la aldea de Nazaret, en tiempos de Jesús.
III. Los 30 años en Nazaret y la vida pública de Jesús: Con María tras los passo de Jesús pro al ruta de Tierra Santa.
IV. De la muerte de Jesús a su resurrección: A la luz de las Escrituras vuelva a vivir el misterio pascual.
Y todo ello, al paso que las imágenes, con perfecto audio de música judía, se mezclan, se superponen, se cuelgan en diversos planos con una perspectiva virtual maravillosa, todo esto va siendo escanciado con frases de la Biblia, escritas en hebreo y debajo, con tono más suave, la correspondiente versión en castellano.

7. Eres realmente, oh María de Nazareth, la flor y el fruto de la familia humana. Te veo en los ojos de esta mujer que, con la cabeza cubierta, va al mercado, celebrando al Dios Único y misericordioso; en esa madre joven que sonríe a su niño; en esa mujer desgarrada que llora a su difunto.
María, eres realmente el fruto de la humanidad, ¡y eres mi Madre!

Nazareth, 27 marzo 2013, al amanecer.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado P. Rufino:
A través de la foto en la que aparece Ud. embarcado, observo que su peregrinación por Tierra Santa transcurre sin novedad, de lo cual nos alegramos todos. Espero que siga su fructífero caminar por esos lugares, y que el buen tiempo le acompañe.
Desde aquí le envío un cordial saludo.
Juan José.

Publicar un comentario en la entrada

 
;