domingo, 31 de marzo de 2013

376. Belén en Pascua: Gruta de la Virgen de la leche



Belén, Virgen de la leche

(Diario espiritual de un peregrino)

Belén ha sido en Pascua el remate de nuestra peregrinación por Tierra de Jesús, Belén que es la Encarnación del Verbo. Bien podemos decir a los hermanos en esta celebración de la Eucaristía pascual: Belén – Calvario y Resurrección – Eucaristía, tres que son uno, anunciando el mismo misterio. La Encarnación, el Amor encarnado en Jesús hasta el último despliegue.
Y en Belén, la Virgen de la leche, la Madre amamantando al Hijo. Gruta de la Virgen de la leche, a pocos pasos de la Basílica de la Natividad, Gruta que venera, con la entrañable piedad popular, esta faceta del Misterio.

1. ¡Qué cosa más hermosa que una madre
descubra el dulce seno para darle
la leche de su pecho a su pequeño,
que mama y duerme, plácido y amable!

2. ¡Oh Virgen de la leche y la ternura,
que nutres de ti misma a Dios infante!,
tu hijo es tuyo, en cuerpo y alma tuyo,
que es hijo de tu alma y de tu carne.

3. Y gozas de ser madre humanamente
y gozas por lavarle y por cuidarle,
por darle a la boquita el alimento
y ver en su mirada tu semblante.

4. ¡Oh Dios hasta la entraña de mujer,
que no puedes vivir sin que te amen!,
mi Dios de la indigencia, Dios mendigo,
mi Dios hecho bebé para besarte.

5. Te pido, Virgen Madre de la leche,
maternidad cual dádiva entrañable,
cual don de Encarnación, misión divina,
a quien el Padre a tanta gracia llame.

6. ¡Bendito el Dios viviente del amor,
fecundo manantial siempre manante!,
¡bendita toda vida por María,
oh Virgen de Belén, oh Virgen Madre! Amén.

En vuelo Tel-Aviv – Paris, Domingo de Pascua 2013.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Su rostro resplandecía,porque el Señor estaba con él,,,

Publicar un comentario en la entrada

 
;