martes, 2 de abril de 2013

377. La Madre del Señor en Medjugorje



La Madre del Señor en Medjugorje

(Diario espiritual de un peregrino)


Nuestra peregrinación a la Tierra de Jesús ha llegado a Medjugorje (1 de abril de 2013).
Desde hace más de treinta años (el 24 de Junio de 1981) hasta el día de hoy, seis videntes en Medjugorje, Ivanka Ivankovic-Elez, Mirjana Dragicevic-Soldo, Vicka Ivankovic, Marija Pavlovic-Lunetti, Ivan Dragicevic y Jacov Colo, afirman con sencillez y de modo unánime que la Virgen se les ha aparecido; incluso que se sigue mostrando y enviando mensajes. Eran entonces niños y adolescentes del lugar; hoy son personas casadas en matrimonio cristiano.
La parroquia de Medjugorje, regentada por los Franciscanos, ha visto pasar a más de treinta millones de peregrinos.
Las investigaciones teológicas, por parte de la Santa Sede, siguen en curso. El teólogo se encuentra desbordado para unir teología académica y piedad popular, Evangelio y mensajes continuo. Pero advierte, de modo sorprendente, que en Medjugorje no hay nada, absolutamente nada contrario al kerigma cristiano. Y con mayor admiración observa que Medjugorje es reconciliación Eucaristía, paz, oración y obras de amor.
Y todo ello con la dulzura y la ternura de la Madre, fascinación secreta del Evangelio. Medjugorje es esperanza.
Medjugorje no necesita una encendida apología.
Aquí sencillamente se viene y se ora.
“Es más importante comulgar que ser vidente”, dijo  uno de los videntes.
Me place dar este sencillo testimonio evocando el aniversario de mi ordenación sacerdotal.



1. ¡Oh Madre de muchas lenguas,
Virgen Reina de la Paz,
Madre de la Eucaristía
y regazo celestial,
Madre de Jesús y mía…,
mi corazón en ti está!

2. Medjugorje es un latido
de la Iglesia universal,
de María que guardaba
la Palabra original,
y en silencio meditaba
la divina voluntad.

3. Virgen Madre cotidiana
de la fe y de la humildad,
tu vida en monotonía
fluye en pura caridad;
y Medjugorje es presencia
de gracia sacramental.

4. Medjugorje es un llamado
al Evangelio integral:
la Madre, joven y hermosa,
cual las gentes del lugar,
nos invita a la esperanza
a orar mucho y confiar.

5. Medjugorje es conversión
al divino Manantial,
a vivir con Cristo vivo
en la perfecta amistad,
con la mirada y ternura
de la Madre de bondad.

Medjugorje, 2 abril 2013,

53° aniversario de mi ordenación sacerdotal.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;