lunes, 8 de abril de 2013

380. Al regreso de Medjugorje

Al regreso de Medjugorje
La mirada, la presencia, la dulzura de la Gospa

Al regreso de Medjugorje mi corazón está aireado con la suave presencia de la Virgen, que allí le llaman la Gospa. Quisiera volver un día para estar allí en largas horas de silencio meditativo, pensando en esas cosas que van y vienen en el alma sin pensar, que es ese flujo y reflujo del amor más allá de un pensamiento combativo, ni siquiera meramente expositivo.
Medjugorje ha sido para mí una presencia, una especie de sentimiento benéfico que hace bien por dentro, y de alguna manera pone las cosas en orden con la paz primigenia de la creación.
¿Defender Medjugorje con sus implicaciones en torno a las apariciones y mensajes que se suceden desde el 24 de junio de 1981? No es ese mi intento, porque carezco de la competencia necesaria. Hay libros y libros en los stands de las tiendas de aquel lugar que yo no he leído, ni mi economía me alcanzaba para comprarlos. ¿Combatir Medjugorje como un extraño producto de psicología religiosa? Menos aún, porque haría traición a  mi corazón, lo más más sagrado de mi ser.
Es totalmente lógico que un teólogo (largos años he explicado Sagrada Escritura y sigo explicando) tenga, de entrada, mil reservas...; es lógico. Como es lógico que un profesor de Escritura, a la altura de la exégesis histórico-crítica de hoy, al leer los relatos de las apariciones que estamos leyendo estos días - tal, Jesús, come un pescado delante de sus discípulos como prueba fehaciente de la resurrección - tenga sus muchas reservas para trasvasar eso a lo que, en el sentir común, llamamos historia.
Esas reservas, para entender lo que pasa en Medjugorje, de pronto hay que aparcarlas. Hay una Comisión Vaticana de 17 eminentes estudiosos para tratar de componer los datos de Medjugorje y "presentar un informe" a quien deba decidir. La Comisión, que tenía que redactar su estudio para finales de 2012, no consiguió terminar su trabajo... El asunto, obviamente, aun como meramente informativo, es muy arduo...
Para un peregrino, no es ese el presupuesto para entrar en Medjugorje.
Medjugorje es un lugar en el que cada día se celebran dos misas: una a las 10 de la mañana, otra a las 6.00 de la tarde. La iglesia es del todo insuficiente. Las misas están presididas por multitud de concelebrantes, unos 40.
Después de una de esas celebraciones, en la sacristía, con sencillez pregunté a una de las hermanas franciscanas que atienden el servicio litúrgico.
- Hermana, ¿podría decirme cuántas comuniones se distribuyeron el año pasado, año 2012?
Yo esperaban que la hermana me dijera simplemente un número: tantas. Pero no; fue amablemente a su registro y en un papelito me escribió esta lista, que yo transcribo, referente al año 2012:
I (enero) 54.700
II (febrero) 21.000
III (marzo) 92.300
IV (abril) 183.500
V (mayo) 190.000
VI (junio) 170.500
VII (julio) 176.000
VIII (agosto) 366.000
IX (septiembre) 226.500
X (octubre) 182.500
XI (noviembre) 42.000
X (diciembre) 78.900
Junto a la iglesia, fuera de ella, hay muchos confesionarios. Yo, penitente, fui a recibir la absolución; yo, sacerdote, también me senté un rato largo por la noche escuchando confesiones en castellano e italiano.
El centro de Medjugorje es la Eucaristía, la adoración, el rezo del santo rosario. Los frutos de amor de Medjugorje son las conversiones. Las obras de caridad de Medjugorje son las obras de caridad que allí mismo se pueden ver: el Cenáculo (allí uno y otros en el mundo), para jóvenes provenientes de la droga y del sinsentido de su vida; "la Aldea de la madre", donde se han recogido a niños huérfanos de la guerra: para ello se han construido no un orfanatrofio, sino casas-familia - un pequeño poblado -, atendidas cada una de 6-8 niños por dos mujeres, que hacen de madres para esos niños, a quienes la guerra les quitó a sus mamás.
Decía uno de los videntes que es más importante comulgar que ver a la Virgen.
Quizás este es el mensaje de Medjugorje.
Para entender lo que no es fácil entender..., quizás haya que comenzar leyendo la terrible guerra fratricida de los Balcanes bajo el comunismo ateo, y seguir pensando en el vertiginoso proceso de secularización que sufrimimos en Europa.
Medjugorje es una nubecilla azul en el firmamento, y allí María es invocada como Reina de la paz.
¡Gracias, Gospa de mi consagración, por llenar mi corazón de ternura y de paz!
Guadalajara, 8 de abril de 2013


MENSAJE

Virgen Madre Inmaculada,
Virgen Reina de la Paz,
haced lo que Él os diga,
nos dices como en Caná.


2 comentarios:

Rosa dijo...

Muchas gracias, fray Rufino, por compartir esta experiencia tan luminosa.

Un saludo muy cariñoso desde España.

Ailyn dijo...

HOla, gracias Padre Rufino por compartir con todos su vivencia en Medjugorje, que aunque aún no estén aprobadas al 100% oficialmente lo que sí es oficial es que ahí ocurren muchas conversiones y regresos a la práctica de lo esencial en nuestra fe: la busqueda de vivir el mensaje de los evangelios, practica de los sacramentos, la oración y la penitencia en nuestras vidas.
Dios le bendiga
saludos

Publicar un comentario en la entrada

 
;