domingo, 12 de mayo de 2013

396. Internautas: Anuncio de Jesús, comunión y amistad




Seréis mis testigos en Jerusalén, 
en toda Judea y Samaría y hasta el confín de la tierra
(Hechos de los Apóstoles 1,8)
 


Hoy, domingo de la Ascensión es el Día de las comunicaciones sociales. Y por ser la Ascensión, hoy y todos los años, leemos aquel pasaje del comienzo de los Hechos de los Apóstoles: “Seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría y hasta el confín de la tierra” (1,8). Día de la Ascensión escogido para invitarnos a proclamar el Evangelio en todo el universo.
Recordemos: fue el Concilio Vaticano II, en el decreto Inter mirifica (4 diciembre 1963) el que propuso una jornada anual en torno a las comunicaciones sociales: “debe celebrarse cada año en todas las diócesis del orbe, a juicio de los obispos, una jornada…” (n. 18).
En 1967 el Siervo de Dios Pablo VI envió el primer mensaje para esta Jornada. El 25 de enero de este año, fiesta de San Francisco de sales, el papa Benedicto XVI, pocos días antes de anunciar su renuncia (11 febrero 2013), envió su mensaje para la número 47 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Su mensaje fue este: Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización.
En aquella ocasión hice una oración, que subí a la red y que yo la renuevo con emoción: Oración de un Internauta del Continente Digital.
Me acordaba de san Francisco, que con suma ingenuidad y fervor, con un amor sin ninguna cortapisa escribía:

A todos los cristianos religiosos, clérigos y laicos, hombres y mujeres, a todos los que habitan en el mundo entero, el hermano Francisco, su siervo y súbdito: obsequio con reverencia, paz verdadera del cielo y sincera caridad en el Señor.
2Puesto que soy siervo de todos, estoy obligado a serviros a todos y a administraros las odoríferas palabras de mi Señor. 3Por eso, considerando en mi espíritu que no puedo visitaros a cada uno personalmente a causa de la enfermedad y debilidad de mi cuerpo, me he propuesto anunciaros, por medio de las presentes letras y de mensajeros, las palabras de nuestro Señor Jesucristo, que es la Palabra del Padre, y las palabras del Espíritu Santo, que son espíritu y vida (Jn 6,64).

Y al final de la carta, se despedía con estas palabras:

86En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. 87Yo, el hermano Francisco, vuestro menor siervo, os ruego y os conjuro, en la caridad que es Dios (cf. 1 Jn 4,16) y con la voluntad de besaros los pies, que recibáis con humildad y caridad éstas y las demás palabras de nuestro Señor Jesucristo, y que las pongáis por obra y las observéis. 88Y a todos aquellos y aquellas que las reciban benignamente, las entiendan y envíen copia de las mismas a otros, y si en ellas perseveran hasta el fin (Mt 24,13), bendígalos el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.

* * *

Contaré una sencilla historia, que para mí es como una florecilla llena de ternura; su receurdo me llena de emoción y gratitud.
El día de san Juan Evangelista del año 2011 un joven hermano capuchino me dijo:
- Y tú, Rufino, ¿no has pensado poner un Blog en Internet?
Así nació el blog titulado “las hermosas palabras del Señor”, que se inauguró el día 31 de diciembre de 2011. Al día siguiente, 1 de enero de 2012 el blog tuvo 6 visitas; el día 2 hubo 6 visitas; el día 3 hubo 13; el día 4 fueron 36.

Al presente, en los últimos 30 días ha habido un promedio de 107 visitantes diarios…, aunque gran parte de ellos ean los mismos.
En suma, en algo menos de año y medio (31 diciembre 2011 – 12 mayo 2013), de casualidad…, de intento… o como sean este humilde blog de “las hermosas palabras del Señor” ha llegado a 102 países con la siguiente estadísticas de visitantes (visitors) que me proporciona el mismo programa del Blog.

España 14,202 - México 11,980 – Estados Unidos 6,272 - Colombia 4,903 -  Argentina 3,867 - Perú 3,642 - Venezuela 1,934 - Chile 1,797 - Ecuador 1,618 - Guatemala 776 – República Dominicana 697 - Puerto Rico 681 - El Salvador 577 - Costa Rica 543 - Brasil 413 - Paraguay 396 - Panamá 385 - Nicaragua 368 - Bolivia 368 - Honduras 271 - Canadá 250  - Uruguay 237 - Italia 229 - Francia 185 - Israel 126 - Alemania 124 - Portugal 99 - Bélgica 61 - Rusia 55 – Inglaterra 47 - Australia 34 - Holanda 27 - Filipinas 27 - Suiza 22 – Corea del Sur 19 - Polonia 18 - Cuba 16 - Rumania 15 - Japón 12 – Croacia 8 - Eslovaquia 7 - Marruecos 7 - Hungría 7  - Austria 7 - Suecia 7 - Turquía 7 - Angola 6 - Aruba 6 - Islandia 6 – Antillas Holandesas 6 - Kenia 5 - Noruega 5 - Egipto 5 - Indonesia 5 - Iraq 5 - Ucrania 4 - Luxemburgo 4 - Irlanda 4 - Andorra 4 - Curacao 4 – Ciudad del vaticano 4 - Grecia 4 - Guinea 4 - Mozambique 4 – República Checa 4 66 India 3 - Bosnia and Herzegovina 3 - Bulgaria 3 - Lebanon 3 – Costa de Marfil 3 - Dinamarca 3 - Hong Kong 3 - Camboya 2 - Serbia 2 - Finlandia 2 - Uganda 2 - Eslovenia 2 - Antigua y Barbuda 2 - Túnez 2 - Camerún 2 - Belice 2 - Benín 2 - Bahréin 2 - China 2 - Tanzania 1 - Kazakstán 1 - Bangladesh 1 - Haití 1 - Mónaco 1 - Malta 1 - Guadalupe 1 - Nigeria 1 - Argelia 1 – Emiratos Árabes 1 - Tailandia 1 - Gabón 1 - Taiwán 1 - Belarus 1 - Georgia 1 - Siria 1 - Moldava 1 - Senegal   1

* * *

Vuelvo a pensar en las palabras de Jesús: “Seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría y hasta el confín de la tierra” (Hch 1,8).
¿Qué significa – para mí – este artilugio del internet, de la Red, como soporte para la palabra de Dios? Todo esto es absolutamente frágil y el inmenso arsenal que he ido acumulando en las 395 entregas puestas hasta este momento – bastantes centenares de páginas – en un instante, en un clic, desde mercaba.org (que yo no puedo manejar) se pueden venir abajo y desaparecer. Algún día tendrá que ser así; porque… para siempre Dios.
- ¿Busco fama, renombre, alabanza?
No; al menos – el Señor me escuche – esa quiero que sea mi intención.
- ¿Busco ser un Anunciador Internauta?
Sí, con todo el corazón. Quiero ardientemente que el Nombre del Señor llegue hasta los confines de al tierra.
- ¿Busco comunión y amor?
Sí, no puedo negarlo; el corazón humano está hecho para eso, aunque no pueda responder al eco que tal o cual escrito produce en aquella hermana, en aquel hermano…
Me agrada mucho este párrafo del mensaje del papa Benedicto XVI
“…Y recordemos, a este respecto, que Elías reconoció la voz de Dios no en el viento fuerte e impetuoso, ni en el terremoto o en el fuego, sino en el «susurro de una brisa suave» (1R 19,11-12). Confiemos en que los deseos fundamentales del hombre de amar y ser amado, de encontrar significado y verdad ―que Dios mismo ha colocado en el corazón del ser humano― hagan que los hombres y mujeres de nuestro tiempo estén siempre abiertos a lo que el beato cardenal Newman llamaba la «luz amable» de la fe”.

El Internet, que tanto va enriqueciendo mi vida, puede ser un signo de comunión silenciosa. Ha llegado la hora en que la humanidad, por estos medios técnicos, es una, y que esto que ahora escribo con la intención de “subirlo a Internet”, dentro de unos minutos lo lea una hermana, un hermano – muy queridos, aunque no los conozca -  en cualquier punto del planeta.
Si así ocurre, que sepas que aquí hay un corazón lleno de amor a Jesús y que en él, en ese amor, estás tú.
Ruega por mí; yo ruego por ti.
Recibe mi abrazo de hijo de Dios. Paz y Bien.

Rufino María Grández

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;