sábado, 18 de mayo de 2013

400. De suavidad y ternura - Pentecostés 2013



De suavidad y ternura

Rima de comunión para Pentecostés

Al coronar la Pascua suena la palabra final de Jesús en el Evangelio: “Sígueme”. Concluye la cincuentena de Pascua evocando a Pablo (final de los Hechos de los Apóstoles), evocando a Pedro, evocando a Juan, el discípulo amado (final del Evangelio de Juan).
“Sígueme” es la palabra de Jesús. Se la dice a Pedro, se la dice a Juan, se la dice a Pablo. Y me la está diciendo a mí.
“Sígueme”. ¿Adónde, Jesús?
Y Jesús me responde: “Sígueme”.
Y voy escuchando: a él, a su corazón, al Espíritu, a la Trinidad, al mundo.
Y siento que está comenzando mi coloquio de Pentecostés.

1. De suavidad y ternura
es el divino Paráclito,
el que Jesús prometía,
tras su ascensión, enviarnos.

2. Es la herencia de Jesús
que nadie puede quitarnos,
dulce amistad que penetra
en un silencio sagrado.

3. Ser amado a saciedad,
con deleite, sin engaño,
nada en la vida más puro
ni nada más necesario.

4. Y amar, respuesta al amor,
amar, amor respirando,
Dios y yo en la misma vida,
en un amor enlazados.

5. Pentecostés en mi alma,
yo pecador perdonado,
yo de brasa incandescente,
yo que soy divino barro.

6. Dulce Dios, mi suave Espíritu,
en mi cuerpo derramado,
sea yo la carne tuya,
todo de ti traspasado.

7. Refunde en ti mis deseos,
tan varios y dispersados,
y solo a ti te desee
mi Dios de mi enamorado.

8. En mi alma peregrina
la Iglesia se ha despertado,
es primavera de Dios,
soy verde ramo sin años.
9. Y solo Dios por delante
en mi nombre cobijado;
mi vocación y destino
hoy mismo se ha consumado.

10. La Trinidad se refleja
en mi fe de bautizado:
el Padre, el Hijo, el Espíritu,
Dios presente, Dios obrando.

11. Pentecostés florecido
y con frutos perfumado,
sé Dios hermoso en mi vida
suave en mis ojos brillando.

12. Adoro, mi Dios querido,
postrado,  en brazos alzado,
mi Dios vivo en sacramento,
Dios persona comulgado.

13. Salve, Espíritu entrañable,
a ti y en ti consagrado,
heme aquí de ti nacido,
y por tu fuerza enviado. Amén.

Víspera de Pentecostés (18 mayo 2013).




11.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Bendito sea Dios que inspira estas bellas palabras, nacidas del alma, de Dios mismo y a El regresan. Palabras de alabanza, de gloria, de felicidad. El alma vive, vive en su Creador, se goza en su Dios. Vida del Alma eres tu mi Señor, Espíritu Divino, promesa cumplida del Padre y del Hijo. Bendita sea la Trinidad perfecta, que nos da vida y santifica. TE AMO MI DIOS CON TODO MI SER!!

Publicar un comentario en la entrada

 
;