domingo, 16 de febrero de 2014

503. La herencia preciosa de un hermano, el P. Ignacio Larrañaga



 La herencia preciosa de un hermano,
P. Ignacio Larrañaga




El día 28 de octubre de 2013, de madrugada, pasó a los brazos del Padre Dios nuestro hermano Ignacio Larrañaga Orbegozo. Fue aquí, en Guadalajara, Jalisco (Exactamente en  la Casa de Oración Nazaret, regentada por las Siervas de Jesús Sacramentado, Km. 24 Carretera a Chapala, Antiguo Camino a la Capilla del Refugio No. 1904 - Municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco. C.P. 45870). Había cumplido 85 años en el mes de mayo. La tarde anterior, que era domingo, con no poca fatiga, había celebrado la Eucaristía al inicio de la Semana de Culminación que se disponía dirigir.
Al ver que no se levantaba, acudieron a su habitación y lo encontraron difunto en la paz del Señor, medio alzado en el lecho, apoyando la mano en la mejilla.
Enrique Larrañaga, íntimo del P. Ignacio, en el funeral que se le hizo en la parroquia propia de Azpeitia (4 de noviembre), leyó unos datos que él haba escrito y publicado: “Del 3 de Febrero al 28 de Octubre de este año 2.013, mañana, que le encuentran muerto en la cama en Guadalajara (México), había impartido en 29 lugares, otras tantas Semanas de Culminación, en total en los dos años, mejor, con más precisión, en los dieciocho meses (9 meses del 2.012 y 9 meses del 2.013), había recorrido cuatro continentes: América (Norte, Centro y Sur), Europa, África y Oceanía, habiendo dirigido 61 Semanas de Culminación”.
El hermano Ignacio Larrañaga, que pasó 54 años de su vida, en Chile, profesó la Regla de san Francisco para la vida capuchina en mi misma provincia religiosa, que entonces se llamaba Provincia capuchina de Navarra-Cantabria y Aragón.
En su santa memoria va escrito este poema, como una oración privada en este domingo de retiro espiritual. Confío que muchos compartirán los mismos sentimientos. En alabanza de Cristo. Amén.




LA HERENCIA DE UN HERMANO

Poema oracional privado

en memoria del P. Ignacio Larrañaga

* Azpeitia, 4 mayo  1928
* Guadalajara, Jal. 28 octubre 2013




1. Por un camino que lleva
del sufrimiento a la paz,
abriste una hermosa senda
de obediencia y santidad.

2. El Pobre de Nazaret
se vio amado hasta el final:
oh Jesús, tú nos conduces
a los brazos del Abbá.

3. Muéstranos, Padre, tu rostro,
mirándonos faz a faz,
y tu infinita ternura
será gozo a saciedad.

4. Que mi yo quede en olvido,
muerto en agua bautismal,
y florezca en mí la Pascua
en abandono filial.

5. Virgen Madre del silencio,
agraciada en humildad,
en el resto de pequeños
yo contigo quiero estar.

6. Con el hermano Francisco
y el Cristo de San Damián
quiero anunciar un secreto:
Jesús es fraternidad.

7. Ignacio, hermano querido,
buscador de intimidad,
eres un Guía en la Iglesia
que nos enseñas a orar.

8. ¡Solo a Dios la gloria sea,
Dios santo en la Trinidad,
y mi vida, rosa y fuego,
sea amor de eternidad!

Guadalajara, Jalisco.
domingo, 16 febrero 2014.

fr. Rufino María Grández,
capuchino.
 

4 comentarios:

Rosa dijo...

Muchas gracias, fr. Rufino.
Descanse en Paz.

Un saludo muy cariñoso desde España.

Anónimo dijo...

Lo cierto es que la fisonomía del P. Ignacio recuerda la del P. Pío.

Juan José.

Anónimo dijo...

P. Rufino: ¡Gracias, mil gracias,! estoy feliz de haberle encontrado, desde España. Encomiéndeme para que busque y encuentre a Jesús cada vez más profundamente...¡gracias!

Anónimo dijo...

Su legado siga mas vivo que nunca. Dios les bendiga y guarde!

Publicar un comentario en la entrada

 
;