domingo, 9 de marzo de 2014

511. El Eco del desierto (Cántico de comunión)



El Eco del desierto

(Cántico de comunión)


En la homilía del domingo I de Cuaresma, ciclo A (Mt 4,1-11) proclamamos que los dos versículos principales del texto son el primero y el último. Al principio: Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu. Al final: Y los ángeles le servían. Esta escena espiritual, con sabor pascual, no es la escena de las “tentaciones”, sino la escena del “todo santo Vencedor”.

Corona de tu bautismo
fue el desierto luminoso
y era el Espíritu Santo
el campeón victorioso.

El aliento que en tu madre
te formó puro y hermoso,
la Paloma de las aguas
que en ti encontró su reposo,

hoy te lleva bajo el ala
al coloquio deleitoso,
porque el Señor es Espíritu,
uno la Esposa y Esposo.

Oh mi Jesús sin pecado,
incólume en todo acoso,
tú eres el santo de Dios,
yo un amado deseoso.

Los ángeles te servían
tras el trance doloroso
y tu Pascua bendecían
por ti, mi Jesús glorioso.

Yo medito, Amado mío,
con corazón silencioso:
¡Gloria a ti, mi fe segura,
en mi desierto penoso! Amén.


Guadalajara, Jalisco, domingo I de Cuaresma 2014

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;