miércoles, 2 de abril de 2014

518. Sacerdote desde hace 54 años



Sacerdote desde hace 54 años

Para hacer teología del sacerdocio – y cosa semejante de la vida religiosa – hay que hacerla desde la suma sencillez. Si no, nos equivocamos. Si nuestra teología arranca desde los diversos estados, esto comienza sonar mal. "Todos vosotros sois hermanos", dice el Señor. Discurrir se puede discurrir desde infinitas vertientes, y teologizar se puede desde muchos planteamientos.
En este aniversario de aquel 2 de abril de 1960, sábado de Témporas de Cuaresma, cuando un humilde Obispo misionero, expulsado como muchos de China, Monseñor Gregorio Ignacio Larrañaga (de Aldaba, Guipúzcoa) puso las manos sobre mi cabeza, yo tomo un texto que toca mi corazón.
El Obispo, al entregar al ordenado el cáliz con vino y agua y la patena con la Hostia que será consagrada, le dice:

Recibe la ofrenda del pueblo santo
para presentarla a Dios.
Considera lo que realizas
e imita lo que conmemoras
y conforma tu vida
con el misterio de la cruz del Señor.


1. Del océano infinito
de las santas Escrituras
fluya la sabiduría
para pensar a la escucha.

2. Si yo busco al Sacerdote
cual tesoro que se busca,
¿en qué páginas sagradas
he de pulsar con mi brújula?

3. Del Sinaí trepidante
yo me adentro en la espesura;
mi Dios está palpitando
en los truenos que retumban.

4. De allí vino el Santuario,
que era celeste figura;
leo el Éxodo y Levítico,
admiro, pero me abruman.

5. La ley de los sacrificios,
el rito de investidura,
el Día del Gran Perdón
y el carnero con las culpas…

6. Mas llegó lo prometido
y todo se transfigura:
será un solo Sacerdote
y la ofrenda solo una.

7. Miro al Calvario y la Pascua,
la sangre es luz en la altura,
mi Señor crucificado
el cielo y la tierra junta.

8. Para un pueblo consagrado
sólo él nos abre ruta;
Jesús es paz y perdón,
desnudo en la cruz desnuda.

9. Ser sacerdote de Cristo
no vendrá de tribu y cuna,
todos los ritos cayeron
y se alza la ofrenda pura.

10. Ser sacerdote elegido,
siervo de la gracia única
es ser hermano entre hermanos,
dejar que él se transfunda.

11. Esto pido, mi Señor:
seas tú todo hermosura,
yo, pobrecillo en el mundo,
un signo de tu ternura. Amén.

Guadalajara, Jalisco, 2 abril 2014

2 comentarios:

Unknown dijo...

Tuve la oportunidad de revisar su blog y el libro que me obsequió, muy bello todo lo que ha escrito.
- Adriana Valle

Anónimo dijo...

Muy estimado Fr. Rufino:
He recibido el ejemplar de la revista de este mes, y he leído el artículo que usted inserta en la misma.
Confieso que me ha llamado la atención que su artículo se limitase a una exegesis sobre la Pascua en el A.T., que nos diese una verdadera “lección” acerca de los detalles de la Pascua desde el punto de vista del A.T., pero no desde el punto de vista del N.T., que sería lo más idóneo.
Es cierto que “la salvación viene de los judíos”, pero no es menos cierto que Jesucristo hizo una especie de “punto y aparte” en esa Pascua, con la Nueva Pascua, o Nueva Alianza.
Como digo, esperaba otro enfoque por parte de usted y me ha decepcionado. Pienso que ha perdido una excelente ocasión para hacer una verdadera EXEGESIS (con mayúsculas), dada su indiscutible autoridad en materia bíblica.
Cordiales saludos. Juan José.

Publicar un comentario en la entrada

 
;