lunes, 7 de abril de 2014

522. Felicitación pascual 2014 - Y Canción de amores



Para cantar en Pascua
(sobre el salmo 95)

Cuando estudiamos los Salmos (el comentario de Hans-Joachim Kraus es extraordinario) vemos que el reino y reinado de Dios es la escatología, en la que todos los pueblos entran a participar del Dios de la Creación, de la Revelación, de la Historia. La escatología es el final intrínseco de Dios, por decirlo bárbaramente… El salmo 95 (96 en hebreo) lo canta con el “canto nuevo”. El canto nuevo será precisamente el canto que finaliza, por así decir, la vida de Dios, cuando podamos decir con total verdad: El Señor reina. Eso es la “escatología”.
Lo pidió Jesús en el Padrenuestro, y cuando él resucitó se cumplió lo que pedía. Así queremos cantarlo en esta Pascua de 2014.

1. Señor Jesús, poder, delicia mía,
el mundo que venía ya ha venido:
bendito tú, mi Dios, seguridad
misión universal por ti cumplida.

2. Jesús, triunfal recuerdo de la historia,
y amanecer y luz de eterna dicha,
la vida se abre a ti a lo infinito,
y soy feliz mirando a tus pupilas.

3. Batid canciones, nuevas melodías,
oh páginas sagradas de la Biblia,
porque la Cruz de amor del Hijo amado
colmó crecida toda profecía.

4. Hermanos de los siglos, peregrinos,
que vais buscando el pan y la caricia,
miremos ese rostro y esos ojos
que en él fue el sí de Dios a su familia.

5. Loado, mi Señor, mi dulce Hermano,
mi Vencedor que abraza y me convida,
asido de tu mano salvadora
contigo he de pasar a la otra orilla.

6. La Pascua se haga pan y rojo vino
en el banquete eterno que se inicia:
¡oh Cristo, a la ti la gloria en comunión
de Trinidad que ama y nos habita! Amén.

Guadalajara, Jalisco, 7 abril 2014.



Pascua 2014
Canción de amores de Pascua



1. Costado de Jesús,
divino manantío,
que leche y miel destila
también fresco rocío.

2. La Tierra prometida
y el nuevo Paraíso,
pasado ya el perdón,
son gracia y poderío.

3. Jardín de mis cantares,
poema, aliento y silbo,
¡oh Hermoso de la Iglesia,
vital latido mío!

4. La vida se jubila,
mas tú estás siempre vivo,
Jesús, el más amado,
secreto de los siglos.

5. Te escriben y predican
y yo te miro y miro,
quisiera yo escribirte
cual nadie te haya escrito.

6. Quisiera yo saberte,
de ti solo discípulo,
mojar el sabio cálamo
en tu costado herido.

7. De amor es mi locura
o un sueño de niño;
Jesús, es por decirte,
que a ti, mi Dios, me arrimo.

8. Se apagan muchas luces
y soy muy pobrecito;
confío en tu bondad,
que es siempre mi cobijo.

9. No sé si ya cercana
mi Pascua es tu atavío;
tan solo te pronuncio
que en ti todo confío.

10. Que tu piedad gloriosa
me vista con cariño,
y a ti avanzaré
cubierto por ti mismo.

Guadalajara, Jalisco, 8 de abril de 2014

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;