lunes, 21 de abril de 2014

534. Para cantar en Pascua: Al fin será la paz y la corona



Al fin será la paz y la corona

De los poemas que a lo largo de años he ido componiendo para cantar al Señor como liturgia o como momentos espirituales creo que lo más apreciable es los Himnos Pascuales. El himno “Al fin será la paz y la corona” (Pascua 1978) ha tenido cierto privilegio en la Liturgia de las Horas.
Mi hermano, capuchino como yo, Roque Grández (Ecuador), subió a Internet (2007) algunos himnos musicalizados, la casi totalidad por el también capuchino Fidel Aizpurúa, publicados previamente en dos “cassettes”, de cuya letra servidor es el autor. El sitio es:
http://www.roquegl43.podomatic.com/
Como último de la serie puede encontrar quien ha accedido a esta página el himno “Al fin será la paz y la corona” con una breve introducción.
* * *
La resurrección de Jesús nos dilata el corazón hasta el cielo. Vivencias que el hombre de Pascua no puede contener. Esa explosión quiere saltar en el himno. El gozo de hoy nos lanza hasta al remate: la paz, la corona, las palmas sacudidas, y un aleluya inmenso como el cielo.
La interpretación de carácter festivo. Enérgico, pero sin precipitarse.

1. Al fin será la paz y la corona,
los vítores, las palmas sacudidas,
y un aleluya inmenso como el cielo
para cantar la gloria del Mesías.

2. Será el estrecho abrazo de los hombres,
sin muerte, sin pecado, sin envidia;
será el amor perfecto del encuentro,
será como quien llora de alegría.

3. Porque hoy remonta el vuelo el sepultado
y va por el sendero de la vida
a saciarse de gozo junto al Padre
y a preparar la mesa de familia.

4. Se fue, pero volvía, se mostraba,
lo abrazaban, hablaba, compartía;
y escondido la Iglesia lo contempla,
lo adora más presente todavía.

5. Hundimos en sus ojos la mirada,
y ya es nuestra su historia que principia,
nuestros son los laureles de su frente,
aunque un día le dimos las espinas.

6. Que el tiempo y el espacio limitados
sumisos al Espíritu se rindan,
y dejen paso a Cristo omnipotente,
a quien gozoso el mundo glorifica. Amén.

(Juventino Rosas, Gto., México
Hermanas clarisas capuchinas sacramentarias. Lunes de Pascua 2014)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;