viernes, 25 de abril de 2014

541. Viernes de Pascua: Tantos pescados había



Tantos pescados había

(Sobre Juan 21,1-14)

1. Tantos pescados había,
tantos en la madrugada,
que Jesús se aparecía
en un corazón que amaba:
¡Es el señor, el Señor,
decía Juan en la barca!

2. Y más veloz que los remos
se lanza Simón al agua,
la túnica a medio atar
y el alma muy desatada,
para llegar el primero,
al que en la orilla aguardaba.

3. Hubo un festín preparado
por Jesús sobre unas brasas;
todos miraban al fuego
en éxtasis y añoranza,
¡Era el Señor, el Señor,
Jesús, el Señor del alba!

4. Él y el festín están prontos
y a almorzar nos invitaba;
para comer con los suyos
junto al lago se mostraba.
¡Era el Señor, el Señor
que en su Iglesia se quedaba!

5. Y ninguno se atrevía
a dudar de su mirada,
a preguntar si era él,
que cielo y tierra juntaba.
¡Era el Señor, el Señor,
que une el mar y la playa!

6. Tomó en sus manos el pan,
pan de vida, que él lo daba;
lo mismo tomó el pescado,
que otra carne figuraba.
¡Era el Señor, el Señor,
el que conmigo almorzaba!

7. Jesús, el Rey de la gloria
con su túnica y sandalias,
Jesús, viviente en el cielo,
que en la tierra alboreaba.
¡Era el Señor, el Señor,
era el Señor de la Pascua! Amén.

Santa Cruz de Juventino Rosas, Guanajuato, México
Monasterio de hermanas clarisas capuchinas sacramentarias
Viernes de Pascua 2014

1 comentarios:

Laura Blanco dijo...

Que hermosas poesías.
Todas las cualidades hermosas que les dedica a los dos Santos son iguales a las suyas querido Padre Rufino.
Hay que leer estos versos para saber de su alma llena de Dios.
Usted también es un alma hermosa y amada por Dios y la Virgen.
Dios lo bendiga Padre Rufino. Gracias a Dios nos dio a estos dos grandes Santos y a Usted ejemplo de perfecta espiritualidad.
Lo abrazo con cariño.
Laura Blanco C.

Publicar un comentario en la entrada

 
;