martes, 23 de septiembre de 2014

598. No me mates, mamacita: Lo que vale un niño



Un niño vale más que un Gobierno entero

Retira Rajoy propuesta de nueva ley de aborto en España.

El presidente de España precisó que se trabajará por la cohesión en esta materia, porque no tiene sentido que si en un futuro próximo llega un gobierno nuevo “la cambie al medio minuto” (Los periódicos de hoy, 23 de septiembre de 2014)

Respuesta:
No importa que la cambie. Los derechos de los niños son lo que son, se los cambien o se los quiten.
Nunca olvide Sr. Presidente. Un niño vale más que un Gobierno entero

Los obispos españoles nos acaban de recordar lo que dice el Papa y ¡antes que el Papa! lo que dice mi corazón:
Como afirma el Papa Francisco, en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, "entre los débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana (...) quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo (...). No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana".


No me mates, mamacita
(Canción)

Desde México, lejos de mi patria, me entero que a partir de hoy (5 de julio de 2010) en España se puede matar a todos los niños de 14 semanas.
¿Qué dice el Dios del cielo a todo esto? Porque el Dios del cielo existe…, existe…, y yo lo he visto… Y lo están viendo todos mis hermanitos…


No matarás,
dijo el Señor de la vida.
No me mates escondida,
mamá,
que sé te arrepentirás.


No me mates por vergüenza,
no ofendas mi dignidad,
que nada malo te hice
para quererme abortar.
Yo te quiero, mamacita,
y un día te enterarás.
Déjame que estos ojitos
vean los tuyos gozar.


No matarás,
dijo el Señor de la vida.
No me mates escondida,
mamá,
que sé te arrepentirás.


En tu nido me acurruco,
y aún no sé lo que llorar,
tengo mi vida en tus manos,
si tú me quieres amar.
No te prives, madre amada,
de esta tu felicidad;
no me mates, mamacita,
que nunca te olvidarás.


No matarás,
dijo el Señor de la vida.
No me mates escondida,
mamá,
que sé te arrepentirás.

  
No me mates, que podemos,
las dos juntas caminar;
con la sangre que me has dado
yo te tengo que ayudar.
Soy persona, soy tu hija,
y orgullosa tú has estar;
déjame mamar tu leche,
que es un manjar celestial.


No matarás,
dijo el Señor de la vida.
No me mates escondida,
mamá,
que sé te arrepentirás.


Mas también tengo un secreto
que te puede consolar;
que si un día no quisiste
que yo llegara a tu hogar,
Dios y yo te perdonamos,
perdonada queda en paz,
y con mi ruego celeste,
mi mamá, puedes contar.

Puebla de los Ángeles (México), 5 julio 2010.
Lo reafirmo: Guadalajara, Jalisco, 23 de septiembre de 2014.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;