domingo, 14 de diciembre de 2014

631. ¡Paz y Bien: Navidad 2014!

Anticipando mi felicitación de

Navidad 2014

Dedicatoria. Con amor, a todas las personas a quienes de corazón quisiera darles un abrazo


Desde el año 1976 felicito a los amigos con un poema navideño, casi siempre con un himno que pueda cantarse en la celebración. La oferta la puede ver el lector en mercabá.org [Mercabá es el carro divino en la Escritura]: mercaba.org \ El pan de unos versos \ Año litúrgico: [puedes pinchar] Tiempo de Navidad.  Más de uno ha tenido el honor de pasar a la Liturgia. Te diré mi amor, Rey mío (Navidad de 1978, música del capuchino Fidel Aizpurúa: Te diré mi amor, Rey mío).
Con unas palabras u otras, con más o menos acierto en el aire poético, el fondo es el mismo: Verbum caro, el Verbo de Dios carne humana, Dios entra en la inmanencia de la creación y de la historia, Dios es nuestro, Dios es mío, Dios es mi salvación, mi diálogo, mi sentido y esperanza. Esto es la Encarnación.

.

Aclaración o disquisición teológica. Permítame el lector. La experiencia espiritual busca la “oppositorum concordia” y en ese trance se da, en “la concordia de los opuestos”: Dios infinito, y el ser humano finito. Desde la impotencia radical del pensamiento, a cuya ayuda viene la intuición inefable del amor, decimos:
1) En lo hondo de lo finito está la sed insaciable de lo infinito: el hombre sin Dios se deshace.
2) Pero a la inversa ocurre: en lo hondo del ser infinito hay una sed insaciable de finito; si no, no nos hubiera creado. Es decir: Dios sin el hombre no existió nunca, porque la Encarnación fue un proyecto “ab aeterno”.
- O sea ¿Qué la Encarnación es una necesidad intrínseca de Dios? Horrenda herejía.
- No me entendiste, hermano.
- Pues explícamelo otra vez.
- No sé explicarlo…, porque los pensamientos todos se diluyen, como polvillo, ante la majestad de Dios, y el amor se abre y avanza por medio de la intuición. Hablamos de hechos, no de posibles, que los posibles dejaron de ser posibles, y por lo mismo, pensables ante la decisión divina de amor trinitario que antecede a toda posibilidad de otro pensamiento…
¿Se puede entender?
Creo que no… Pero hay una salida: adoración. ¡Ojalá que los versos no sean capricho y juego de la disciplina teológica aireada por la poesía…! ¡Ojalá sean ,tan solo, aun en la racionalización teológica de esta poesía, pese a toda la impericia, una simple aspiración de amor, un poema de amor…


 Hanna Varghese (Indonesia) 2006

I
Cántico de Navidad 2014

1. Dios se hizo latido humano
en Jesús, hermano nuestro,
brotaba como una espiga
en mitad del universo.

2. Dios con nosotros sin fin,
Dios se hizo ternura y tiempo,
su cuna llevo escondida
en mi médula y aliento.

3. Dios es mi historia y pasión,
que me vive todo entero,
Verbo abreviado en Jesús,
donado en el sacramento.

4. Dios se hizo suave alegría,
perdón y abrazo de cielo,
Dios se hizo mío ahora mismo,
que yo lo creo y venero.

5. Dios se hizo en mí su Palabra
que me regala en silencio,
mi divina identidad,
su gloria en mi humilde cuerpo.

6. ¡Salve, Jesús, Hombre y Dios,
luz pura  en tu nacimiento:
en ti cantamos la vida,
Dios Amor y gozo pleno! Amén.

Guadalajara, 13 diciembre 2014


II

NAVIDAD 2014
Al eco de la “Verbum Domini, 11-13” (Benedicto XVI)
Cristología de la Palabra

1. Jesús, el Verbo, se hizo carne mía,
entrando de mí mismo en lo más mío,
y en él me encuentro cuando vivo y amo,
y en mí palpita cuando yo respiro.

2. Jesús, el hijo hermoso de María,
que en un pesebre dio el primer vagido,
y que aprendió a ser hombre entre los hombres
tomando la lección desde el principio.

3. El Verbo que era en Dios y era en el cosmos,
historia y Escritura en un tejido,
hendió su propio ser y se hizo humano,
humano Dios y el hombre ser divino.

4. Murió cual hombre Dios en cruz clavado,
surgió cual Dios de vida y poderío,
y en mí se aposentó eternamente
más íntimo y más hondo que yo mismo.

5. Jesús, Alfa y Omega junto al Padre,
Jesús presente, diálogo escondido.
Jesús, mi Dios, Palabra terminada.
Jesús, felicidad en la que existo.

6.  Jesús, de Dios nacido en el Espíritu,
mi buen Jesús, mi meta y mi camino,
Encarnación y vida derramada,
en ti yo me abandono, en ti confío. Amén.

Guadalajara, 12 octubre 2014

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;