jueves, 16 de abril de 2015

680. Pascua 2015 - 8 Nací para ser Poeta - Soliloquios de Pascua



Pascua 2015 - 8

SOLILOQUIOS DE PASCUA


El misterio que llevamos dentro, que somos dentro, Pablo lo vio como misterio de pecado y gracia. Al final, la gracia triunfa; pero la gracia es Cristo. Si los conceptos de la fe no se personalizan, si de objeto no pasar a ser sujetos y relación, nuestra Fe sería teoría; no vivencia, no presencia, no drama y fascinación de amor. Pablo pensó y dijo: “Al que no conocía el pecado, lo hizo pecado en favor nuestro, para que nosotros llegáramos a ser justicia de Dios en él” (2Cor 5,21).
En suma, que Cristo es el pecado del mundo, mi pecado; y es la gracia de Dios al mundo, la gracia que había en mí, que me abre, tras el “mysterium mortis” al “pleroma” de Dios. Cristo Jesús es el parteaguas de la Historia; Cristo es mi vocación, mi misión, mi esperanza…, y más esperanza cuanto más se acerca mi vida a la eternidad.
He aquí mis soliloquios de pascua frente a mi Jesús, a quien mis primeros hermanos capuchinos llamaban en las Constituciones (1536), “dulcísimo” Salvador.

1. Nací para ser Poeta
con el alma toda abierta
a la luz de tu alborada,
Jesús de mis confidencias.

2. Fuiste dolor, Siervo bueno,
vasija que se desecha,
pero al quebrarla, tú fuiste,
vida que de vida llena.

3. Fuiste Pascua y eres Pascua,
mi corazón te contempla,
y en tu Pascua soy contigo
pleroma en tu vida nueva.

4. Agua que lava mis sueños
y más hermosos los deja;
eres mi paz infinita
cuando miro a las estrellas.

5. Me has sanado sabiamente
para que mire y aprenda
que con solo a ti mirarte
mi misión tú me la enseñas.

6.  Sabio y sencillo, muy sabio,
pegado a la otra ribera,
donde tú moras yo habito,
donde tú vives y reinas.

7.  ¿Qué decirte sino gracias,
bañando en amor a mis penas?
¡Mi Jesús, Dios inmortal,
con fe en tu santa belleza!

8. Mi Jesús y mi victoria,
mi Jesús, dulzura eterna,
de amor de Cantares muero,
¡que en tu Vida yo aparezca! Amén.

Guadalajara, 16 abril 2015,
en la conmemoración de la Profesión de san Francisco o aprobación verbal de la Regla por el Papa y ante el Papa Inocencio III (1209).

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado fray Rufino:
A usted le considero un poeta innato.
Lo he manifestado en otras ocasiones, lo repito y lo diré siempre.
Usted es un gran poeta místico. Y le felicito por ello.
Saludos.
Juan José.

Publicar un comentario en la entrada

 
;