lunes, 18 de mayo de 2015

692. San Félix de Cantalicio, primer santo capuchino



San Félix de Cantalicio, primer santo capuchino

El día 18 de mayo del año 2012 (hoy hace tres años) nuestro hermano ministro general mauro Jöhri, escribía a la Orden una “Carta circular con ocasión del 300° aniversario de la canonización de San Félix de Cantalicio (1515-1587)”. San Félix, primer santo de la “santa y bella reforma de los capuchinos” fue canonizado el 22 de mayo de 1712 por el papa Clemente XI. Era una carta sencilla 8es su estilo), que tenía dos partes: I. Breve reseña biográfica de fray Félix y II. El mensaje de fray Félix para nosotros hoy.
¿Qué nos puede enseñar san Félix de Cantalicio hoy? Tres cosas: 1. Ser un don para los hermanos; 2. Contemplativos en acción; 3. Los capuchinos: frailes del pueblo.
En esta carta encontramos párrafos tan bellos como este: “Cada uno de nosotros ha recibido del Señor la maravillosa capacidad de hacerse un don. Y hoy, este santo hermano nos estimula a vivir cada día la fascinante aventura de ser un don para todos, porque es en el ejercicio de una vida generosamente donada que se consigue el desarrollo integral de nuestra personalidad, como lo confirma el Vaticano II: «el hombre, única criatura terrestre a la que Dios ha amado por sí mismo, no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás.» (GS 24)”.
Al eco de la lectura oracional de esta carta (que el lector puede encontrar en ofmcap.org) ha nacido este poema para la oración

San Félix de Cantalicio,
amable entre los hermanos,
nuestra flor primaveral
en duros años romanos.

Eres llama de oración
en silencio remansado,
corazón contemplativo,
frente humilde y ojos bajos.

Eres mendigo de Dios
y servir es tu trabajo,
para la mesa de casa
eres el pan de cotidiano.

Amistad para sencillos
que te veneran cual santo,
sonrisa que se regala,
paciencia al airado trato.

Eres don, eres efigie
de lo que ser deseamos,
con la veste capuchina
sencillamente cristianos.

Eres un hijo del pueblo
con tu alforja caminando,
en esta santa milicia
eres el triunfo abnegado.

¡Gloria a Jesús, don del Padre
por el Espíritu amado,
y a María, dulce madre,
que nos lleva de su mano! Amén.

Guadalaja, 18 de mayo de 2015

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;