miércoles, 30 de septiembre de 2015

730. Mártires capuchinos en Cataluña



Mártires capuchinos en Cataluña
Noticia e Himno

El sitio general de la Orden de hermanos menores capuchinos (ofmcap.org) nos comunica (25 de septiembre) las noticias referentes a la próxima  “Beatificación de Frederic de Berga y xxv compañeros mártires)".

Celebramos a Cristo Jesús en su misericordia y a la noticia que transcribimos añadimos de nuestra parte un himno, acaso propio para la fiesta



BEATIFICACIÓN DE
FREDERIC DE BERGA Y XXV COMPAÑEROS MÁRTIRES

El próximo 21 de noviembre de 2015 a las 11:30 horas en la catedral de Barcelona, el Card. Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, por mandato del Santo Padre Francisco, presidirá la celebración de beatificación de Frederic de Berga y XXV compañeros, sacerdotes y hermanos laicos, acecinados por odio a la fe entre junio de 1936 y febrero de 1937. Los nuevos beatos se agregan a la ya larga fila de frailes capuchinos asesinados en España en la primera parte del siglo XX durante la persecución a la Iglesia.
Entre el 20 y el 24 de julio de 1936 los nueve conventos de la Provincia de Cataluña fueron abandonados, saqueados e incendiados.
En todos los Siervos de Dios resplandece el claro testimonio de su conducta moral y de fe continuando, como podían en sus refugios, la vida de oración y la disponibilidad a la muerte por causa de su fe. Con franqueza en el momento en que fueron arrestados declararon su identidad y su estado religioso preparados para ofrecer su vida con tal de no renunciar a Cristo y con corazón dispuesto a cumplir la voluntad de Dios se unieron al Cordero sin mancha por el camino de la cruz.
Aquí presentamos los nombres de los hermanos que componen esta cándida hilera de mártires:

1.     P. Frederic de Berga (Martí Tarrés Puigpelat)
2.     P. Modest de Mieres (Joan Bover Teixidó)
3.     P. Zacaries de Llorenç del Penedés (Sebastiá Sonet Romeu)
4.     P. Remigi del Papiol (Esteve Santacana Armengol)
5.     P. Anselm d'Olot (Laurentí Basil Matas)
6.     P. Benigne de Canet de Mar (Miquel Sagré Fornaguera)
7.     P. Josep de Calella de la Costa (Joan Vila Colomé)
8.     P. Martí de Barcelona (Jaume Boguñá Casanova)
9.     P. Rafael Maria de Mataró (Francesc de Paula Soteras Culla)
10.  P. Agustí de Montclar de Donzell (Josep Alsina Casas)
11.  P. Doroteu de Vilalba dels Arcs (Jordi Sampé Tarragó)
12. P. Alexandre de Barcelona (Jaume Nájera Gherna)
13. P. Tarsici de Miralcamp (Josep Vilalta Saumell)
14.P. Vincenç de Besalú (Julià Gebrat Marcé)
15. P. Timoteu de Palafrugell (Jesús Miquel Girbau)
16. Fr. Miquel de Bianya (Pelai Ayats Vergés)
17. Fr. Jordi de Santa Pau (Manuel Collellmir Senties)
18. Fr. Bonaventura de Arroyo Cerezo (Tomás Díaz Díaz)
19. Fr. Marçal del Penedès (Carles Canyes Santacana)
20. Fr. Eudald d'Igualada (Lluís Estruch Vives). Él más joven, tenía sólo dieciocho años
21. Fr. Paciá Maria de Barcelona (Francesc Maria Colomer Presas)
22. Fr. Ángel de Ferreries (Josep Coll Martí)
23. Fr. Cebrià de Terrassa (Ramon Gros Ballvé)
24. Fr. Eloi de Bianya (Joan Ayats Plantalech
25.Fr. Prudenci de Pomar de Cinca (Gregori Charlez Ribera)
26. Fr. Félix de Tortosa (Joan Bonavida Dellà)


Honor a ti, Jesús, por nuestros mártires,
misericordia y gloria de tu gracia,
testigos de la bella confesión
que tú nos enseñaste a proclamarla.

Que sea vuestra sangre jubileo
de reconciliación y paz sagrada;
que no haya vencedores ni vencidos
en esta que llamamos nuestra patria.

La Paz y el Bien florezcan recordando
lo que es nuestra divisa franciscana,
por Cristo perdonados perdonemos,
que Cristo en el Calvario perdonaba.

Hermanos sois del dulce san Francisco,
que en puro amor a todos hermanaba,
unidos hoy vosotros y nosotros
aquí se rompan muros y distancias.

Familia de Jesús, familia nuestra,
familia ensangrentada mientras marcha,
con gozo de Evangelio caminemos
que Cristo Rey de amor nos acompaña.

¡Honor a ti, peana de los siglos,
Jesús Señor, presencia, Cruz y Pascua:
Tú eres y serás nuestra victoria,
ternura que del cielo se derrama! Amén.

 Rufino María Grández (30 septiembre 2015


Quiénes fueron estos mártires
  
He aquí la semblanza de cada uno de estos 26 religiosos pertenecientes a la diócesis de Barcelona, que tomamos de la obra Sulle orme dei santi: Il santorale cappuccino: Santi, Beati, Venerabili, Servi di Dio (Instituto Histórico de los Capuchinos y Postulación General de la Orden. Roma 2000). Obra traducida para su publicación por diversos hermanos capuchinos en Pamplona, 2002.

Breve reseña de cada uno

1. Padre Federico de Berga (Frederic de Berga, Martí Tarrés i Puigpelat). Nació el 8 de octubre de 1877. Vistió el hábito capuchino el 21 de noviembre de 1986 en el noviciado de Arenys de Mar. Terminados los estudios recibió el presbiterado el 24 de junio de 1901. Ejerció diversos cargos en la Provincia: definidor provincial, superior regular, visitador provincial de Centro América y ministro provincial. Hay que remarcar que durante  toda su vida se dedicó a predicar siendo uno de los predicadores más apreciados de su tiempo. La revolución le sorprendió siendo guardián del convento de Arenys de Mar. Fue detenido en Barcelona, en el domicilio que había dado refugio, el 16 de febrero de 1937. Preguntado sobre su identidad  confesó sin ambages que era sacerdote. Fue asesinado la noche del 16 al 17 de febrero de 1937.

2. Padre Modesto de Mieres (Modest de Mieres, Juan Bover i Teixidor). Nació en el pueblecito de Mieres en la provincia de Girona el 8 de junio de 1876. Curso estudios de humanidades, filosofía y teología en el seminario diocesano de Girona. Interrumpió los estudios poco antes de terminar la carrera. Vistió el hábito 20 de junio de 1899. Recibió el presbiterado el 20 de julio de 1902, después de haber hecho dos cursos de moral. Durante el resto de su vida se dedicó a enseñar teología. Escribió gran número de artículos, fruto de su investigación, en la revista Estudios Franciscanos y en otras publicaciones de prestigio Como cargos ejerció de definidor provincial y segundo custodio provincial. Era un religioso de profunda oración, amable, bondadoso y comprensivo con los estudiantes. El 20 de julio de 1936 abandonó forzosamente el convento de Sarrià y se refugió junto con fray Ángel de Ferreries en una casa vecina al convento. Allí fue detenido e interrogado por los patrulleros y confesó su condición de sacerdote, y así firmaba su sentencia de muerte ejecutada en las afueras de Sarrià el 28 de julio de 1936.

3. Padre  Zacarías de Llorenç (Sebastián Sonet i Romeu), nació el 4 de junio de 1884, entró el noviciado y vistió el hábito el 25 de junio de 1899 en el noviciado de Arenys de Mar, profesando el 26 de julio del año siguiente. Cursados los estudios filosóficos en Olot. Tras una breve estancia en el convento de Manresa, pasó al Comisariato de Pasto donde estudió teología. Fue ordenado de presbítero en Bogotá el 31 de marzo de 1907 y al poco tiempo regresó a la Provincia, donde durante unos pocos años fue profesor de patrología y de historia de la iglesia. Fue destinado a diversos conventos y se prestó siempre  con alegría a las múltiples  ocupaciones ministeriales. Como predicador popular incansable buscó el provecho de los oyentes y no el aplauso humano. Sus ideas expuestas con claridad, fruto de su preparación, eran comprendidas por cultos e ignorantes. Dejó varios escritos de carácter piadoso e histórico.
La revolución sorprendió al padre Zacarías en el convento barcelonés de l’Ajuda. El 25 de agosto de 1936, el padre Zacarías, pasada la medianoche, fue asesinado por los anarquistas, junto a pared del hospital Francés, única y exclusivamente por haber rezado en la Plaza de Catalunya y ser religioso.

4. Padre Remigio del Papiol (Remigi del Papiol, Esteban Santacana Armengol),  nació el 20 de septiembre de 1885, de jovencito sintió la llamada del Señor, estudió humanidades en el seminario diocesano de Barcelona. Conoció a los capuchinos y admirado por su porte austero y espíritu misional pidió la admisión. Vistió el sayal franciscano el día 1 de octubre de 1901, profesando temporalmente al año siguiente y solemnemente el 4 de octubre de 1905. La ordenación sacerdotal la recibió en Arenys de Mar el 5 de junio de 1909. Recién acabada la carrera fue enviado a la misión de Filipinas, después pasó a Bluefields (Nicaragua), Costa Rica. En 1921 regresó a la Provincia donde residió una breve temporada y fue elegido maestro de novicios. Su regreso definitivo a la Provincia fue el 15 de octubre de 1927. Con ocasión del capítulo provincial de 1936 fue trasladado al convento de Sarriá donde le cogió la revolución.
Su fe y su piedad fueron su mayor fuerza, porque ambas virtudes estaban muy arraigadas en lo profundo de su ser. Devoto de santa Teresa de Lisieux, de la que fue uno de los mayores admiradores y propagandistas. Detenido por los anarquistas fue conducido a una checa  y de allí salió para el martirio. Fue asesinado el 22 de enero de 1937.

5. Padre Anselmo de Olot (Anselm d’Olot , Laurentino Basil Matas). Nació el 28 de diciembre de 1878. Entró en la orden una vez terminada la carrera de derecho. Vistió el hábito el 18 de octubre de 1903. Al año siguiente emitió la profesión temporal y la solemne el día 20 de octubre de 1907. El presbiterado lo recibió el 13 de junio de 1908. En 1910 embarcó para la misión del Caquetá (Colombia), misionero celoso se hizo amar en extremo por los indígenas. Debido a su delicada vista regresó a la Provincia en 1918 donde residió en diversos conventos. La virtud más sobresaliente del padre Anselm  fue la piedad, toda su vida estuvo animada de un espíritu de fe viva y especialmente por una gran devoción a la Eucaristía.
La revolución marxista le sorprendió en Tarragona, pero pudo ir a Barcelona donde se refugió en casa de un sobrino que era médico. Allí pasó unos días hasta que mujer de la limpieza sospechó de él y lo denunció. Fue detenido en el piso y maltratado.  Al salir dijo a la enfermera: “Rosita, tenga presente que todo cuanto ha hecho por mí se lo agradeceré siempre y en el cielo me acordaré de ustedes “. El cadáver del padre Anselm, horriblemente desfigurado, fue reconocido por su sobrino. Fue asesinado el 16 de agosto.

6.Padre Benigno de Canet de Mar (Benigne de Canet de Mar, Miquel Sagré Fornaguera). Nació el 15 de mayo de 1890. A los 13 años se colocó de montador en una fábrica y empezó a sentir la vocación religiosa. A pesar que no era del agrado de sus padres, vistió el hábito capuchino en la vecina población de Arenys de Mar el día 7 de agosto de 1907, profesó al año siguiente el día 15 de agosto con asistencia de sus padres. Fue ordenado de presbítero  el 17 de junio de 1916. El 1917 embarcó para las misiones del Caquetá y allí permaneció hasta 1934. En la misiones fue secretario de la prefectura, superior regular, pro-prefecto apostólico y vicario delegado general. Regresó a la Provincia por motivos de salud y fue elegido cuarto definidor y director espiritual del colegio de filosofía y teología.
Cuando estalló la revolución era el guardián del convento de Sarrià. Él, junto con el hermano portero fray Eloi, también mártir,  fueron los últimos en abandonar el convento.
El padre Benigne  se refugió en una casa de huéspedes. Desde allí preparaba su salida al extranjero. Pero los huéspedes se dieron cuenta de que era sacerdote, fue denunciado detenido y asesinado el 19 de agosto de 1936.

7. Padre José de Calella (Josep de Calella de la Costa, Juan Vila Colomé), nació el 19 de noviembre de 1880. Deseoso de abrazar la vida capuchina vistió el hábito en el noviciado de Arenys de Mar el 7 de octubre de 1898 y emitió la profesión simple al cabo de un año y un día y el 19 de marzo de marzo de 1904 recibió el presbiterado. Terminada la carrera, ejerció el ministerio en diversos conventos. En su último destino, el convento de Ntra. Sra. de Pompeya de Barcelona le sorprendió la guerra. Por causa de una denuncia fue detenido en el domicilio que le había acogido. Uno de los milicianos le interpeló sobre si era fraile, a lo que él respondió: “Soy el padre José de Calella”.  Fue fusilado el día 9 de septiembre de 1936.

8. Padre Martín de Barcelona (Martí de Barcelona, Jaime Boguñá Casanovas), nació el 4 de octubre de 1895. Cursó estudios de humanidades en el seminario de Barcelona. Sintió la vocación capuchina y entró en el noviciado de Arenys de Mar vistiendo el hábito el 15 de octubre de 1910: Emitió la profesión solemne el 18 de abril de 1915 y el presbiterado lo recibió el 5 de mayo de 1918. Pasó a cursar estudios de historia en la universidad de Lovaina, y terminó la carrera brillantemente. Regresó a la Provincia y se dedicó a la investigación histórica llegando a ser una personalidad en el campo de la historia medieval. Sus publicaciones y el elogio de expertos corroboran esta bien ganada fama. Le sorprendió la guerra civil en el convento de Ntra. Sra. de l’Ajuda, el cual abandonó, pero continuó con vivo interés sus temas de investigación y estudio, frecuentando los archivos y bibliotecas que consultara con antelación antes de julio de 1936. Desde el comienzo de la revolución vivió un poco ajeno a los sucesos, creyendo que, vestido de seglar, nadie iba a reconocerle. Los milicianos sabían con detalle sus pasos y domicilios. Le detuvieron, junto al padre Doroteo de Vilalba la noche del 19 de diciembre de 1936, conducidos a una checa y después al cementerio de Montcada donde fueron sacrificados.

9. Padre Rafael Mª de Mataró (Francisco de Padre Soteras Culla) nació el 12 de abril de 1902. De muy jovencito sintió la llamada al sacerdocio. Conoció a un capuchino, el padre Pio de Igualada y pidió ser admitido en el seminario seráfico, ingresando a los 10 años, y de allí pasó al noviciado de Manresa donde tomó el hábito el 5 de agosto de 1917. Terminados los estudios, fue ordenado de sacerdote el 1 de febrero de 1925. Fue profesor de filosofía y director del colegio de filosofía. En el capítulo de 1933 fue nombrado secretario provincial y archivero. El perfil espiritual del padre Rafael es el de una persona de gran pureza de espíritu y rectitud de intención, acompañadas de un profundo sentido sobrenatural. Hombre obediente siempre estuvo a disposición de lo que mandaran los superiores. Identificado como religioso en la estación del tren de Sarrià fue detenido y asesinado el 1 de agosto de 1936.

10. Padre Agustín de Montclar (Agustí de Montclar, José Alsina Casas) nace el 8 de diciembre de 1907. Vistió el hábito capuchino en Manresa el 13 de julio de 1924, emitiendo la profesión temporal el día 14 de julio del año siguiente, y la solemne  el 9 de diciembre de 1928. Recibió la ordenación presbiteral el día 20 de febrero de 1932 de manos del también mártir Dr. Manuel Irurita Almándoz, obispo de Barcelona. Apenas acabada la carrera actuó de secretario provincial. El padre Agustí, aparte de sus dotes y sensibilidad literaria fue un religioso marcadamente piadoso.
Al estallar la guerra, fue acogido en un domicilio particular; logró pasar desapercibido, aun después de varios registros e interrogatorios. Pero, por motivo de una denuncia, se presentaron otra vez los patrulleros buscando “al fraile”. El se presentó declarando con toda entereza que “era él el religioso”. Eran las tres de la tarde del 12 de agosto. Antes de ser fusilado pidió a los verdugos  que le dejasen preparar. Se lo permitieron. Impaciente uno de los milicianos ante su prolongada oración, disparó su arma contra él, que cayó desplomado.

11. Padre Doroteo de Vilalalba dels Arcs (Doroteu de Vilalalba dels Arcs, Jorge Sampé Tarragó), nació el 14 de enero de 1908. Entró en el seminario seráfico a los 13 años. Vistió el hábito capuchino el 13 de julio de 1924. Terminados los estudios de filosofía pasó a Roma  donde se doctoró en teología dogmática. En Roma profesó solemnemente el 27 de enero de 1929 y en la misma ciudad recibió el presbiterado el 26 de marzo de 1932.
Vuelto a la Provincia su primer destino fue el de vicedirector de estudiantes y profesor de teología. Después ocupó otros cargos relacionados con los estudiantes, como el de director de los filósofos. Religioso piadoso, nunca murmuraba de nadie. En el aspecto social, se inclinaba con preferencia a los pobres. Cuando fue detenido en el domicilio que le había acogido, estaba leyendo tranquilamente el Evangelio. Era la noche del 19 de diciembre de 1936 de aquel domicilio salió para el martirio.

12. Padre Alejandro de Barcelona (Alexandre de Barcelona, Jaime Nájera Gherna). Vino al mundo  el 25 de julio de 1910. El día 1 de agosto de 1925 vistió el hábito. Profesó solemnemente el 27 de julio de 1931. Fue ordenado de presbítero el 11 de marzo de 1933. Su presencia como predicador  era reclamada por todas partes. Además de éste ministerio se dedicó a la catequización de los niños y también demostró una sensibilidad hacia los más pobres.
Abandonado el convento, se refugió en diversos domicilios, el último fue una pensión, pero el 23 de noviembre de 1936, probablemente de resultas de una denuncia de la criada de la pensión, se presentaron unos patrulleros a hacer un registro. El padre Alexandre fue detenido junto con otro sacerdote. No opuso ninguna resistencia. Pasó a una checa y de allí salió para ser fusilado el mismo día de la detención.

13. Fray Miguel de Bianya (Miquel de Bianya, Pelayo Ayats Vergés). Nació el 23 de agosto de 1915. Entró en el seminario seráfico el 12 de septiembre de 1924. Vistió el hábito en el noviciado de Manresa el 24 de agosto de 1930.  Profesó temporalmente al cabo de un año y un día. Cursó la filosofía en Olot, y de allí pasó a Sarrià a cursar la teología y en este convento le sorprendió la revolución. Tenía plena conciencia de su vocación religiosa y esperaba con ilusión llegar al sacerdocio. Intentó, junto con su tío fray Eloi y fray Jordi de Santa Pau dirigirse a su pueblo. Identificado como religioso, fue fusilado el 28 de julio de 1936.

14. Fray Jorge de Santa Pau (Jordi de Santa Pau, Manuel Collellmir Senties). Nace el 7 de junio de 1917, ingresó en el seminario seráfico de Igualada el año 1930. Vistió el santo hábito el 26 de agosto de 1934, profesando el 29 de agosto del año siguiente, pasando a estudiar filosofía al convento de Sarriá. Aquí le sorprendió la revolución, terminado el primer curso. Era callado y de profundas convicciones religiosas. La noche del 19 al 20 de julio de 1936, pernoctó, junto con otros religiosos, en una casa cercana al convento. Llegado el momento manifestó a la familia que le había acogido, su decisión de marchar a Olot con fray Eloi y fray Miquel. Reconocido como religioso, juntamente con fray Cebrià de Terrassa fue detenido y asesinado el 28 de julio de 1936.

15. Fray Eloy de Bianya (Eloi de Bianya, Juan Ayats Plantalech). Nació 4l 4 de junio de 1875. Vistió el hábito el 22 de junio de 1900. Antes de entrar en la Orden ejerció el oficio de albañil  en el cual era muy hábil y experimentado.
A fray Eloi todos los que le han conocido le llaman el “santo portero” oficio que ejerció en el convento de Sarrià, aunque también había ejercido otros oficios. Fray Eloi llevaba continuamente la presencia de Dios y el trabajo era para él un medio para comunicarse con Dios. Desde la portería atendía con ecuanimidad a todos los que llamaban. Diariamente auxiliaba a una serie de pobres, llegando a privarse de la comida, incluso a pedir trabajo para ellos.
El día 20 de julio, como portero, esperó que saliera el último religioso.  El 28 de julio  se reunió con fray Jordi de Santa Pau, su sobrino fray Miquel de Bianya, para partir hacia su pueblo. En la estación del Norte se hicieron sospechosos. Ninguno de ellos llevaba documentación. Les registraron y encontraron el breviario de fray Miquel, rosarios y libros piadosos. Confesaron sin ambages que eran religiosos. Maniatados fueron conducidos a un desván de la estación e interrogados largamente. Antes de tres hora ya habían sido asesinados y Fray Eloi cruelmente atormentado sin ofrecer resistencia. Era el 28 de julio.

16. Fray Buenaventura de Arroyo Cerezo (Bonaventura d’Arroyo Cerezo, Tomás Díaz Díaz) Vino al mundo el 7 de marzo de 1913. Vistió el hábito capuchino en Manresa, el 21 de septiembre de 1930, y profesó temporalmente al año siguiente, el día 26 de septiembre en Arenys de Mar. En mayo de 1936 emitió la profesión solemne y recibió órdenes menores. La revolución le sorprendió terminado el segundo curso de teología. Fue detenido en la casa donde se había refugiado. No negó su condición de religioso y dijo a los pistoleros: “Por la cruz he entrado en la Orden y  por la cruz quiero morir!”. Y así sucedió la noche de 25 de agosto de 1936 moría acribillado gritando “¡ Viva Cristo Rei!”.

17. Fray Marcial de Villafranca del Penés (Marçal de Vilafranca del Penedès, Carlos Canyes Santacana). Nació el 16 de abril de 1917. Ingresó en el seminario seráfico y, alcanzada la edad para entrar en el noviciado,  vistió el hábito en Manresa  el 24 de julio de 1932, profesando el 25 de julio del año siguiente. La revolución le sorprendió terminado el tercer curso de filosofía. Se refugió en casa de sus padres, pero tuvieron que cambiar de domicilio ya que además de conocidos por el vecindario eran cuatro hermanos capuchinos y tres eran ya sacerdotes. En el nuevo domicilio fue detenido fray Marçal , aunque según parece buscaban a otro hermano. Al llevarse al joven religioso la madre se puso a llorar, y él la animo diciendo: “Mamá, quédate tranquila por lo que pueda sucederme. Mi conciencia está en paz con Dios”. Entrada ya la noche del 20 de agosto fue asesinado en Pedralbes. Tenía 19 años. 

18. Fray Eudald d’ Igualada (Luís Estruch i Vives) Vino al mundo el 6 de abril de 1918. Ingresó en el seminario seráfico de su población, y, cuando llegó a la edad canónica, vistió el hábito en Manresa el 3 de septiembre de 1933, profesando el día 9 del mismo mes del año siguiente. Estudiando el segundo curso de filosofía le sorprendió la revolución. Abandonó el convento el 20 de julio y, después de permanecer escondido unos días, y al funcionar de nuevo los trenes, decidió ir a vivir con sus padres en Igualada. Moró en domicilio familiar y provisto de un carnet sindical se puso a trabajar en una fábrica de cartucheras, ayudando así a su familia. Algunos compañeros de trabajo le atacaban, pues conocían su condición de religioso. La noche del 31 de octubre de 1936 llamaron a su domicilio tres hombres armados con un  fusil, preguntando por Luis para llevarlo a declarar  al comité y regresar enseguida. Al día siguiente algunos viajeros vieron el cadáver del joven religioso cerca del cementerio de una población vecina a Igualada. Tenía 18 años y es el benjamín de los mártires de la Provincia.

19. Fray Paciano María de Barcelona (Pacià  Mª de Barcelona, Francisco Mª Colomer Presas) Nació en Barcelona el 29 de abril de 1916. Terminados brillantemente los estudios de perito mercantil, entró en la orden vistiendo el hábito el 21 de marzo de 1935 y, emitiendo los votos simples el 25 de marzo de 1935, pasando al convento de Sarrià para prepararse para los estudios de filosofía, en este convento le sorprendió la revolución. Estuvo refugiado en diversos domicilios y para más seguridad y no comprometer a los que le acogían, se refugió en una pensión de Barcelona; allí, precisamente, fue aprehendido junto con otro estudiante el 21 de enero de 1937. Conducidos a un checa permanecieron  en ella hasta el día 24 en que fueron sacados y ejecutados clandestinamente  en el cementerio de la población de Cerdanyola.

20. Padre Vicente de Besalú (Vicenç de Besalú, Julián Gibrat Marcé). Nació el 24 de marzo de 1897.  Vistió el hábito en el noviciado de Arenys de Mar el 12 de septiembre de 1912. Profesó temporalmente el día 14 del mismo mes del año siguiente y la profesión solemne el 8 de septiembre de 1899. Estudió la filosofía con notable éxito. Recibió el presbiterado en Sarrià el 28 de marzo de 1903. Era devoto y entregado a una vida eucarística y mariana. La revolución le sorprendió en Olot, y, como los demás religiosos, buscó refugio. Es difícil describir las peripecias que pasó. Llegó a colocarse de mozo, guardando bueyes. Para pasar desapercibido, se vistió de pordiosero. Mientras pedía limosna fue detenido por los milicianos y llevado al Comité, que de momento no le identificaron como religioso sino como pordiosero. Fue él mismo el que se identificó como sacerdote y enseguida se pusieron a maltratarle y a insultarle. Después de un breve interrogatorio lo llevaron la lugar del martirio. Quiso que le dispararan mirando a sus verdugos. Era el 22 de agosto

21. Padre Tarsicio de Miralcamp (Tarsici de Miralcamp, José Vilalta Saumell). Vino al mundo el 11 de junio de 1912. A los 11 años comenzó humanidades en el seminario menor diocesano de Solsona, pero al año siguiente entró en el seminario menor capuchino. El 4 de agosto de 1927 vistió el hábito profesando temporalmente el año siguiente el día 5 de agosto. Al comenzar la teología, tuvo que hacer el servicio militar. Emitió la profesión solemne el 14 de marzo de 1935 y el presbiterado lo recibió el 20 de abril de 1935. Fue destinado como profesor al seminario menor, dedicándose más a la enseñanza,  y al estudio de la música que a la predicación. La guerra civil le sorprendió en la residencia de Borges Blanques, donde se encontraba supliendo. Se refugió en una casa amiga unos días. Al ser movilizada su quinta, y al ver las seguridades que el gobierno daba a los soldados del reemplazo determinó presentarse, le acompañó el mismo alcalde. Quedó colocado en las oficinas, pero fue reconocido como religioso y encarcelado el 5 de agosto fue destinado  a la “capilla”. La noche del 19 al 20 de agosto  entraron en la capilla los milicianos sacaron a 72 víctimas, entre ellas el padre Tarsici y fueron asesinadas  delante del cementerio.

22.- Padre Timoteo de Palafrugell (Timoteu de Palafrugell, Jesús Miquel Girbau). Nació el 24 de marzo de 1897. Inició el noviciado en Arenys de Mar el 12 de septiembre de 1912, emitiendo la profesión temporal al año siguiente y la solemne en septiembre de 1916. Fue ordenado de sacerdote en Vic  el 20 de diciembre de 1919. La guerra civil le sorprendió en el convento de Sarrià, aunque el capítulo provincial le había destinado a otro convento. Pudo salir de Barcelona y trasladarse a Olot donde se estableció, pero a primeros de septiembre en un registro hallaron al buen religioso, siendo conducido a la cárcel y de allí salió para el martirio, junto con otros once presos  siendo sacrificados en las afueras de Olot el 31 de octubre de 1936.

23. Fray Ángel de Ferreries  (Angel de Ferreries, José Martí Coll ). Nació el 11 de febrero de 1905. Entró en la orden capuchina y vistió el hábito en el noviciado de Manresa el 8 de noviembre de 1923, profesando temporalmente al cabo de un año y un día. La profesión solemne la emitió en Manresa, al cumplirse los tres años de la simple. Ejerció los oficios de limosnero de la ciudad de Manresa y de sacristán. Estaba dotado de gran habilidad para los trabajos mecánicos. Como religioso era piadoso y mortificado. Era un religioso edificante. Desde 1934 residía en Sarrià donde le sorprendió la revolución. Se refugió  en el mismo domicilio que el padre Modest, al cual no quiso abandonar. Detenido junto con el padre Modest confesó su condición religioso. Fue asesinado junto con el padre Modest en las afueras de Sarrià el 28 de julio de 1936.

24. Fray Prudencio de Pomar de Cinca (Prudenci de Pomar de Cinca, Gregorio Chárlez Ribera). El 17 de noviembre de  1875 vino al mundo . Después de superadas algunas dificultades, por causa de la salud, pudo vestir el hábito el 4 de febrero de 1905, profesando temporalmente al año siguiente ,y emitir la profesión la solemne el 6 de febrero de 1905. Ejerció los oficios de hortelano, limosnero, zapatero, portero, refitolero y cocinero. Muy piadoso y amante de la oración y recogimiento. Abandonó el convento de Arenys de Mar y se refugió en casa de una familia. El buen religioso era casi ciego. El 28 de julio fue detenido junto con otros dos sacerdotes. A poca distancia del lugar del suplicio comenzaron a maltratar a las víctimas, especialmente a fray Prudenci, dándole culatazos. Finalmente cayó acribillado a balazos. Era el 28 de julio de 1936.

25.- Fray Cebrià de Terrassa (Ramón Gros Ballbé). Nació el 23 de enero de 1871. Después de los estudios entro a trabajar en un comercio de Barcelona. Vistió el hábito capuchino el 7 de septiembre de 1893. Después de profesar temporalmente pasó un año en Pamplona. Volvió a Arenys de Mar y de allí a Igualada, donde profesó solemnemente el 13 de octubre de 1898. Estuvo destinado a Filipinas, Centro América y de nuevo a la provincia. Ejerció los oficios de limosnero, portero, sacristán y sastre. Llegó a ser por su jovialidad, el prototipo de la alegría franciscana, pero era también un religioso discreto y humilde. Detenido y maltratado por los milicianos en el mismo hogar donde halló acogida salió hacia el martirio. Fue fusilado el 28 fr julio de 1936.

26. Fray Félix de Tortosa (Juan Bonavida  Dellà). Nació el 2 de abril de 1894. Vistió el hábito seráfico el 22 de enero de 1894, profesando temporalmente al cabo de un año y un día. Emitió la profesión solemne en Igualada  el 23 de enero de 1926.. Después de ejercer el oficio de hortelano y limosnero de Olot, pasó al convento de Sarrià como limosnero, dependiendo del padre Provincial. La revolución les sorprendió pasando por la limosna el Tordera. Un vez restablecidas las comunicaciones, decidió llegar hasta Arenys de Mar. Se despidió del domicilio que le había acogido y en la estación, quizá por su comportamiento y forma de vestir, fue reconocido como religioso. Los milicianos le detuvieron y no puso resistencia. Subió al coche y, poco después, caía fusilado junto con el párroco de la población. Era el 1 de agosto de 1936.
  
Guadalajara, Jalisco, 30 septiembre 2015

1 comentarios:

Anónimo dijo...

**El que pierda su vida por mí, la encontrará**

**Por tanto, todo el que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos**

**Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno**

**Pero el que los muertos son levantados, hasta Moisés lo expuso, en el relato acerca de la zarza, cuando dice: YO soy el Dios de Abrahán y Dios de Isaac y Dios de Jacob’. Él no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos ellos viven”**.

Saludos. Juan José.

Publicar un comentario en la entrada

 
;