domingo, 11 de octubre de 2015

735. Seiscientas capuchinas en la Villa con el Cristo Navegante





Seiscientas capuchinas en la Villa 
con el Cristo Navegante


El jueves pasado, 8 de octubre de 2015, fue un día histórico para las hermanas clarisas capuchinas de México. De los 70 monasterios de la República se reunieron 600 hermanas (si no fueron 700…) para decirle a la Virgen gracias por estos 350 años de presencia y bendición; mejor, para decírselo a Jesús por la mediación de la dulce madre del Tepeyac.
Recordemos la historia. Seis capuchinas de Toledo desembarcaban en el puerto de Veracruz el 8 de septiembre de 1665 – y un mes más tarde a la Ciudad de México - para quedarse aquí, en México, y orar junto al sagrario, ofrecer su vida a Jesús por esas buenas gentes y estar… No eran las primeras contemplativas. Las primeras que vinieron al Nuevo Mundo, y precisamente de Toledo, en el año 1540 (esto es, 120 años antes) fueron las Concepcionistas, las monjas de la Orden de la Inmaculada Concepción, que tanto florecían en España. Para la inmensa tarea de la evangeliza pensaron santos obispos que lo primero que había que hacer era orar.
Las monjas capuchinas de México, con las varias fundaciones que de aquí han nacido para otros países, suman en la estadística actual 1.461 hermanas. Y todo fue porque hace 350 años unas mujeres sencillas y valerosas dejaron su tierra y cruzaron el Atlántico en una carabela que, luego de desembarcar, se hundió en algún temporal... La Iglesia crece por la generosidad, por el testimonio, no por la propaganda o proselitismo, nos ha dicho el Papa Francisco, recordando una frase de Benedicto XVI. Hoy las queridas hermanas capuchinas, en este Año de la Vida consagrada, pueden “mirar el pasado con agradecimiento, el presente con pasión, el futuro con esperanza”. Es la consigna que nos llega de Roma, la que marcó Juan Pablo II para el comienzo del Nuevo Milenio.
En un acto de fraternidad no conocido anteriormente las capuchinas acudieron a la Basílica. La comunidad de Coyoacán traía el Cristo Navegante, el mismo que trajeron las seis “Navegantas” cuando se hicieron a la mar.
He recordado estos episodios en dos entregas anteriores. Hoy, para perpetua memoria, deposito dos oraciones con los sentimientos que brotan del corazón, contemplando la misericordia de Dios y la respuesta de las hermanas.

I
Himno de entrada en la Eucaristía
para celebrar los 350 años de llegada de las Capuchinas


Coro, estribillo
¡Oh Cristo, amor invicto, pan y vida,
Ternura y don Padre hacia sus hijos,
a impulso del Espíritu llegamos
y amor de ayer y hoy en uno unimos!

Estrofas
1. Con gozo recordamos maravillas
que Cristo hacía desde el crucifijo;
venían para nunca más volver
porque nupcial fue el pacto a ti ofrecido.

2. Y fueron sus delicias ser muy pobres
como en Belén María con su Niño,
como en la  cruz la Madre dolorosa.
junto a Jesús, desnudo en el patíbulo.

3. Mas qué dulzura el pecho desbordaba
en el coloquio íntimo y divino:
Jesús esposo fiel era el abrazo,
y el mundo estaba allí , caliente y vivo.

4. Hermanas muy hermanas que se amaban
en la clausura santa , suave  nido,
y era Jesús el pan de su alegría
en el trabajo cada día compartido.

5. Jesús Eucaristía cotidiana,
gozosa y bella Pascua del camino,
tú serás ante  el Padre nuestras gracias,
tú serás nuestro canto vespertino. Amén.


II
Ofrenda a la
Virgen de Guadalupe
En la Villa, 8 octubre 2015
(350 aniversario de la llegada
de las Capuchinas a México)


Bajo esa mirada suave
de la Madre de la Villa,
en silencio y oración
vivían  las capuchinas,

Eran ofrenda y perfume,
lámpara que siempre ardía,
abrazo junto al sagrario
esperanza y acogida.

Y en esta hora de gracia,
con quienes sufren, unidas,
quieren ser junto a la Virgen
latido que reconcilia.

Pan partido y entregado
con Jesús Eucaristía,
mostrar a Jesús presente
siendo hermanas y sencillas.

* * *
Al recordar, dulce Madre,
nuestra historia de familia,
miramos en derredor
a quienes buscan y miran,

Protege, Madre piadosa,
a estas hijas bendecidas,
sintiéndonos muy amadas
dar amor es nuestra vida.


Para otras aportaciones sobre este año jubilar de las capuchinas, véase

Entrada 604. Dulce Jesús Navegante: 350 aniversario de la llegada de las Capuchinas a México - Plegaria y consagración (con el audio de la música de este himno)
Entrada 727. 350 años – Fiesta de las hermanas Clarisas Capuchinas en México

En Veracruz, evocando la llegada de 1665

En Veracruz, evocando el primer beso a la tierra que les acogía

 En Veracruz, el Cristo Navegante
uniendo el país de oriegn y el país de llegada

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;