sábado, 21 de noviembre de 2015

743. Domingo XXXIV B Jesucristo, Rey del Universo, hoy y aquí

743. Domingo XXXIV B Jesucristo, Rey del Universo, hoy y aquí

Homilía en el domingo XXXIV del tiempo ordinario, ciclo B
Jn 18,33-37
Jesús Rey del universo, hoy y aquí



Texto evangélico:
33 Entró otra vez Pilato en el pretorio, llamó a Jesús y le dijo: «¿Eres tú el rey de los judíos?». 34 Jesús le contestó: «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?». 35 Pilato replicó: «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?». 36 Jesús le contestó: «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí». 37 Pilato le dijo: «Entonces, ¿tú eres rey?». Jesús le contestó: «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz».

Hermanos:
1. Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, fiesta que invita a los creyentes en Jesús a hacer una consagración a este Rey que murió en la Cruz. Pilato mandó poner una inscripción en la Cruz. Jesús Nazareno, Rey de los Judíos.
Aquel letrero molestó a las autoridades, y mandaron un recado a Pilato: No pongas “Rey de los Judíos”, sino que “él se cree que es el Rey de los Judíos”. No confundamos. ¿Qué presagio religioso había en esa pretensión de cambiar el título? ¿Es que realmente Pilato lo declaraba Rey de los judíos, a despecho de los que lo habían llevado a la Cruz? ¿O es que Otro Ser misterioso, más allá de Pilato y las autoridades, lo estaba declarando en verdad como Rey de los judíos?
Pilato, indignado, no quiso condescender, y enérgicamente dijo: Lo que he escrito, escrito está; no lo borro. Y quedó para siempre el título de la Cruz, que hoy reproducimos en una tablilla en nuestros crucifijos.
Alguien, Dios mismo, estaba hablando y decía que Jesús Nazarenos era Rey.

2. Vamos a recordar, ante todo, palabras de la liturgia de hoy, que hablan de este reinado y de este Rey.
En el Prefacio, abriendo la Plegaria Eucarística, se dice: “Reino de la verdad y de la vida | Reino de la Santidad y de la gracia | Reino de la justicia, del amor y de la paz”.
El poderío de este Rey no es la fuerza (el ejército), no es el poder universal de la economía, no es el poder circunstancial de la política…
¿Qué Rey es este? El Apocalipsis, segunda lectura de hoy, nos lo ha presentado: “Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, el príncipe de los reyes de la tierra, el que nos ama,  el que nos ha librado de nuestros pecados con su sangre, y n os ha hecho reino y sacerdotes para su Padre” (Ap 1,5-6).

3. Este reinado soberano de Jesús, que habla de sangre y de amor, este reino del testigo fiel, del testigo de la verdad, estás suscitando en la mente dos referencias, para aclararnos en qué terrenos nos movemos.
- Hoy (sábado, 21 de noviembre de 2015) son beatificados en la catedral de Barcelona 26 hermanos de mi  familia de Hermanos Menores Capuchinos, hermanos catalanes que un día murieron por la fe. Son los Beatos Federico de Berga y 25 compañeros. En la comunicación oficial se nos dice: “Entre el 20 y el 24 de julio de 1936 los nueve conventos de la Provincia de Cataluña fueron abandonados, saqueados e incendiados. En todos los Siervos de Dios resplandece el claro testimonio de su conducta moral y de fe continuando, como podían en sus refugios, la vida de oración y la disponibilidad a la muerte por causa de su fe. Con franqueza en el momento en que fueron arrestados declararon su identidad y su estado religioso preparados para ofrecer su vida con tal de no renunciar a Cristo y con corazón dispuesto a cumplir la voluntad de Dios se unieron al Cordero sin mancha por el camino de la cruz”.
Ojalá no se hubieran dado estas circunstancias, tan mezcladas de política, sin duda, pero tristemente se dieron y ahí tenemos unos testigos. Hermanos cuyo caso ha sido examinado uno a uno para comprobar que, efectivamente, dieron su vida por amor a Jesucristo, amando y perdonando.
- Otra circunstancia que viene a mi mente al eco del Evangelio de hoy es el horror ocurrido en Paris el viernes de la semana pasada, que es todo un símbolo de la situación actual. ¿Cómo se explica esto? ¿Qué hay detrás de ello? ¿Qué pretenden los poderes religiosos del mundo, que son también causa de conflicto y de muerte…? Hace un mes, antes del atentado horrible de Paris, la Canciller de Alemania, Sra. Merkel, (hija de un pastor protestante), se expresaba en un foro a al que fue invitada en la capital de Suiza, a propósito de la islamización de Europa dijo oficialmente: “Europa debe volver a Dios y a la Biblia para superar la crisis”. Europa tiene que volver a sus raíces. “Me gustaría ver a más personas que tienen el coraje de decir: Yo soy un creyente cristiano. Y más personas que tienen el coraje de entablar un diálogo recordando el mensaje predicado por Jesús” (Información: Evangelical Focus).
Hermanos, el problema de Europa no es un problema político ni económico, es un problema de fe en Dios. Ahí es donde nos estamos jugando la familia y la con vivencia social.

4. Volver, pues, a Jesús y no desfigurar su mensaje a nuestra ventaja. Sin ninguna duda que la Iglesia (al hablar así, hablo de la Iglesia Católica) tiene que hacer un examen de su historia en Europa. Y seguramente comprobaremos que también la Iglesia ha querido valerse de la fe, con una teología simple y absolutista, para dominar. Hoy existe el Estado Vaticano; las circunstancias históricas lo legitiman, pero jamás se podrá invocar el Evangelio para decir que eso, por mínimo que sea, es in gerente a la Comunidad de Jesús.
Jesús lo afirma paladinamente en el Evangelio: Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.
Y entonces Pilato le propone la pregunta decisiva: Entonces, ¿tú eres rey?
Y Jesús responde: … soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad.

5. Te pedimos, Señor Jesús, que sea Rey, rey en nuestros corazones, y que manifestemos tu reinado en el amor, en la entrega, en el servicio. Amén.



21 noviembre 2015

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Una bonita homilía, como es usual en usted.
El Sanedrín conduce a Jesús, lacerado y encadenado, al pretorio de Pilatos, como trámite necesario para hacerle morir. Le acusa de insumiso (negar el tributo a Roma) y rebelde (hacerse rey). Muy posiblemente Pilatos no tendría ninguna información acerca de alguien peligroso para Roma, por eso la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén unas fechas antes no llamaría su atención. Ese desconocimiento induce a Pilatos a dirigir a Jesús la pregunta directa: ¿ERES TÚ EL REY DE LOS JUDÍOS?, es decir, ¿te declaras rebelde a Roma?. Pilatos quiere conocer antes de juzgar. Espera que su pregunta sea respondida con un sí o un no, y ahí acabaría el proceso. Era lo lógico. Pero Jesús no responde directamente, sino que hace una contrapregunta: ¿LO DICES POR TU CUENTA, U OTROS TE LO HAN DICHO DE MÍ?. Esta puntualización por parte de Jesús no era baladí. Efectivamente la noción de rey podía entenderse desde el punto de vista político o teocrático, según viniera de un romano (pagano) o de un judío. Por eso, para responder exactamente, se necesitaba saberlo.
Pilatos, entre sorprendido y harto de tanta sutileza oriental, responde molesto. ¿SOY YO ACASO UN JUDÍO?. TU GENTE Y LOS PRINCIPALES SACERDOTES TE HAN ENTREGADO A MÍ. ¿QUÉ HAS HECHO?. Tampoco aquí contesta Jesús con un sí o un no, sino que, respondiendo a la pregunta anterior, usa una opción inteligente: TU DICIS QUIA REX SUM EGO, es decir, deja a Pilatos que le atribuya el título (político), así evita que se ponga en su boca lo que no dijo y su autoinculpación automática. Seguidamente hace una especie de “declaración de intenciones”:
A).- MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO.
B).- HE VENIDO AL MUNDO PARA DAR TESTIMONIO DE LA VERDAD.
Pilatos se siente superado tanto destello intelectual, y entre escéptico y cínico, deja en el aire una pregunta universal: ¿PERO QUÉ ES LA VERDAD?. Pilatos no espera la respuesta de Jesús, pues supone que ello significaría para él un insufrible debate filosófico. Séneca sugería tiempo después que PARA CONOCER LA VERDAD ES NECESARIO MORIR.
Jesús habla a Pilatos de un reino en el que reina la verdad y la vida, del que él es rey. No habla de una verdad desde una perspectiva filosófica, sino del pragmatismo que se deriva el hecho de conocer “in situ” lo que dice. Por eso habla de vivencia, de experiencias. Vino del mundo de la verdad para darnos informarnos de ella y darnos la opción de seguirle hacia ella, y vuelve al mundo de la verdad. Por eso nos dice que él es la verdad y la vida. Esa vida es la que existe en ese mundo de la verdad. Es una verdad infinita como infinita es la vida en ese mundo en el que Jesús es el verdadero rey.
La Sra. Merkel, con una acertada visión, invita a los europeos a que vuelvan a sus raíces cristianas para afrontar la crisis de valores que se vive. Los europeos (y la sociedad occidental) nos comportamos como ovejas extraviadas, fáciles presas de los lobos. Esa falta de valores nos hace inseguros, débiles y desnortados.
PAZ Y BIEN.
Saludos. Juan José

Publicar un comentario en la entrada

 
;