domingo, 13 de marzo de 2016

789 Ante esa sonrisa del Padre Ignacio Larrañaga

Ante  esa sonrisa del Padre Ignacio Larrañaga

Me llega una foto del Padre Ignacio Larrañaga, que yo  no conocía y coloco una copia en la pared de mi escritorio, hasta que concluya un plan en el que estoy metido.
Me llama la atención esa sonrisa. ¿Cómo interpretarla? Es una sonrisa que entrega la plenitud de una vida, una sonrisa que ha madurado en el amor oblativo, una sonrisa llena de ternura, una sonrisa amante y desvalida. Una sonrisa que está diciendo: Aquí está todo, es tuyo. Más  no puedo.
Yo cierro los ojos y digo: Gracias, mi hermano Ignacio.


Por esa dulce sonrisa

Ofrenda para una foto



Por esa dulce sonrisa,
Hermano Ignacio del alma,
voy escribiendo tu vida
de tu corazón robada.

Humildad y compasión
de esos ojos se derraman
no lo aprendiste en los libros,
que de otra fuente manaba.

Contemplando, contemplando,
a punto de madrugada,
pobrecillo franciscano
al Padre a solas mirabas.

Y del encanto de Dios
hasta la vida llegabas,
Dios y la vida son uno
si un solo amor los abraza.

Por ser pobre eres hermano
y el mundo entero es tu casa
para anunciar a Jesús,
el Pobre que nos hermana.

María, la humilde sierva,
muy cerquita te acompaña,
es bello verla y sentirla
del Señor sencilla esclava.

Ignacio, grato recuerdo,
que en vida nos enseñabas,
en comunión y servicio
guardaremos tus palabras.


Guadalajara, Jalisco, 6 de marzo de 2016

1 comentarios:

Victoria L. Herrera dijo...

Gracias Padre Rufino su "Ofrenda para una foto" Foto de quien nos dejó una marca en el alma, al mismo Jesucristo. Gracias a Ud., misionero de la Misericordia, por compartirnos esa sonrisa que nos alienta en la misión de los Talleres de Oración y Vida.

Publicar un comentario en la entrada

 
;