lunes, 14 de noviembre de 2016

862. Te pido unos ojos bellos - Fruto Año de la Misericordia



Te pido unos ojos bellos 
(Fruto del Año de la Misericordia)
Non sit aliquis frater in mundo… qui…
postquam viderit oculos tuos,
umquam recedat sine misericordia tua

Y en esto quiero conocer si tú amas al Señor y a mí, siervo suyo y tuyo, si hicieras esto, a saber, que no haya hermano alguno en el mundo que haya pecado todo cuanto haya podido pecar, que, después que haya visto tus ojos, no se marche jamás sin tu misericordia
(San Francisco, Carta a un ministro)

1. Te pido unos ojos bellos,
Jesús misericordioso,
llenos de misericordia,
que serán los más hermosos

2. Cuanto más la vida avanza
más profundos son los ojos,
que vienen de lejos, lejos,
y se hacen más amorosos.

3. Una mirada tendida
que penetra sin acoso
y le envuelve a quien se deja
con un divino rebozo.

4. Esa forma de mirar
a quien yo pensaba “otro”,
de Jesús la he recogido
y ha sido un robo gracioso.

5. Solo Dios puede mirar
bajando abajo hasta el fondo;
y saberse así mirado
es ser creado del todo.

6. Y si yo mirado he sido
de ese modo, de ese modo,
mis pupilas se iluminan
y perdonado perdono.

7. Y veo lo nunca visto
de Dios en todos la foto,
el amor que nos creó
y no se borra en un hoyo.

8. Allí veo mi retrato,
que, al ser mío, es un tesoro,
y dejándome llevar
miro en silencio y adoro.

9. Que nadie, hermano del alma,
viendo la luz de tu rostro,
vuelva en pecado, si vino
con el alma en un destrozo.

10. Dame unos ojos muy puros:
si en Pasión, los tengo rojos,
ojos de Pascua que son
ojos misericordiosos.


Guadalajara, Jalisco, 14 noviembre 2016

1 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;