domingo, 1 de enero de 2017

877. Un Hijo y una Madre fueron uno (1 enero 2017)



Un Hijo y una Madre fueron uno
Himno en la Octava de Navidad,
Solemnidad de Santa María, Madre de Dios


«Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón» (Lc 2, 19).
Así Lucas describe la actitud con la que María recibe todo lo que estaban viviendo en esos días. […]
Desde sus entrañas aprendió a escuchar el latir del corazón de su Hijo y eso le enseñó, a lo largo de toda su vida, a descubrir el palpitar de Dios en la historia. Aprendió a ser madre y, en ese aprendizaje, le regaló a Jesús la hermosa experiencia de saberse Hijo. En María, el Verbo Eterno no sólo se hizo carne sino que aprendió a reconocer la ternura maternal de Dios. Con María, el Niño-Dios aprendió a escuchar los anhelos, las angustias, los gozos y las esperanzas del Pueblo de la promesa. Con ella se descubrió a sí mismo Hijo del santo Pueblo fiel de Dios”.
(Homilía del Papa Francisco en la solemnidad de Santa María Madre de Dios, en la Octava de Navidad, 1 de enero de 2017).

1. Un Hijo y una Madre fueron uno,
del seno hasta la Cruz los dos unidos,
y mutuamente se aprendieron juntos,
que Dios el solo Padre así lo quiso.

2. Un nombre dio María a Dios infante:
JESÚS, por el Espíritu infundido,
y en este Nombre abrimos y adoramos
el Evangelio revelado y vivo.

3. En besos de María fue aprendiendo
que Dios es la ternura, Dios invicto,
que Dios era mi ser hasta mis células,
que Dios era mi Padre y yo su Hijo.

4. Y Dios amanecía en tierra propia
creciendo desde dentro a lo infinito,
María era la Madre y la Maestra
la Casa de Israel, el elegido.

5. Secreto de Jesús, Virgen María,
en Dios sellado, ahora ya extendido,
secreto maternal de la ternura,
que mana eternamente de Dios trino.

6. En trance de oración y de acogida,
a Dios amor por siempre bendecimos:
¡Por siempre gloria y paz, oh Padre amado,
y vida y esperanza en que vivimos! Amén.

Guadalajara, Jalisco, 1 enero 2017.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

FELIZ AÑO NUEVO P. RUFINO.

Y QUE DIOS LE COLME DE BENDICIONES Y SALUD DURANTE ESTE AÑO QUE COMIENZA, A FIN DE QUE TODOS LOS QUE SEGUIMOS SUS ENSEÑANZAS PODAMOS BENEFICIARNOS DE SU SABIDURÍA Y SANTIDAD.

CORDIALES SALUDOS.
JUAN JOSÉ.

Publicar un comentario en la entrada

 
;