jueves, 22 de diciembre de 2016

874. Santa Navidad - Navideña 2016 / y 3.



Navidad con el Cantar de los cantares 2,8-14
Lectura del 21 de diciembre

El día 21 de diciembre tiene un encanto especial, porque ese día se lee en la Misa el Cantar de los cantares. No sé por qué pudor los “misalitos” mensuales suelen editar la otra lectura, bellísma por cierto (Sof 3,14-18), que, en realidad, es “la alternativa”. Leamos el Cantar, introducción al Evangelio de la Visitación – Jesús Esposo que viene por los montes – y entendamos que la Navidad son las nupcias de amor de Dios con la humanidad; diré mejor…, conmigo, conmigo…
(Tomo el texto de una versión de “El Canta Divino”, que me atreví a hacer hace luengos años…)

Ella
¿Sentís?
¡Los pasos de mi amado!
Miradle cómo viene,
saltando por la sierra,
brincando por las quebradas.

Viene como gamo ligero mi amado,
como ágil cervatillo.
¡Ya se para!
¡Ya está arrimado a mi cerca,
ya mira por las rendijas,
atisba por la empalizada!
Canta mi amado
y escucho que dice:
“Sal, amada mía,
preciosa,
ven a mí.
Mira, ya se fue el invierno,
y pasaron las lluvias y se fueron.
Brotan las flores del campo,
y vuelven las canciones;
se oye por la vega
el arrullo de la tórtola.
Le han nacido las yemas a la higuera,
y se huele el aroma de las viñas.
Paloma,
no me escondas tu cara
en los nidos de la roca,
en los huecos de la peña;
que quiero verte, déjame;
déjame escuchar tu voz:
tu voz es dulcísima,
tu cara bellísima”.

* * *
Acepto yo, Jesús, tu cantinela,
tu fúlgida saeta a mí lanzada,
acepto que me cantes el Cantar,
que nadie nunca así me lo cantara.

Paloma de tus ojos me contemplas
y, al verme tus pupilas, me hacen blanca,
paloma, mi perfecta, amada mía
con aun amor nupcial que te embriaga.

Que yo sea hermosura te deleita,
que de mi piel aspires tu fragancia,
que sea yo tu éxtasis perfecto
mirándome sin miedo cara a cara…

Dejarme yo llamar preciosa y pura,
preciosa de mi Dios y toda amada.
cual fuera yo María Nazarena…,
las lágrimas rubor mejillas bañan.

Salgamos de paseo a la campiña
en esta primavera que hoy arranca,
¡qué hermosa está la higuera y el manzano,
las flores del durazno delicadas!

Me das, amado mío, lo que es tuyo,
del mundo universal esta tajada,
trocito azul de estrellas y galaxias
en este huerto que a los dos encanta.

Cual ramo de tu amor yo lo recojo,
que en él está la luz de tu mirada,
que tú eres luz, esposo que me hieres,
mi salvación por siempre regalada.

¡Oh fresca encarnación: es primavera,
eterno amor de Dios que no se daña!
Es profecía, eterna, nueva vida,
la deuda perdonada y cancelada.

Oh sí, vayamos a la vida, Amado,
yo en tus brazos del todo confiada,
si tú supieras cuánto en mí es tu Iglesia
mi pequeñita siempre acariciada.

Reclino en tu costado mi cabeza
y guárdame en tu pecho esta palabra:
olvídense mis cuitas y temores
y sepa yo tan solo que me amas.

Guadalajara, Jalisco, 21/22 diciembre 2016

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
div> ;