viernes, 23 de diciembre de 2016

875. Domingo de Navidad – Misa de medianoche 2016

Y en la tierra Paz
Homilía para la misa de medianoche del Domingo de Navidad
Lc 2,1-14
Texto evangélico:
Lc2 1 Sucedió en aquellos días que salió un decreto del emperador Augusto, ordenando que se empadronase todo el Imperio. 2 Este primer empadronamiento se hizo siendo Cirino gobernador de Siria. 3 Y todos iban a empadronarse, cada cual a su ciudad. 4 También José, por ser de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, 5 para empadronarse con su esposa María, que estaba encinta. 6 Y sucedió que, mientras estaban allí, le llegó a ella el tiempo del parto 7 y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada.
8 En aquella misma región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. 9 De repente un ángel del Señor se les presentó; la gloria del Señor los envolvió de claridad, y se llenaron de gran temor. 10 El ángel les dijo: «No temáis, os anuncio una buena noticia que será de gran alegría para todo el pueblo: 11 hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor. 12 Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». 13 De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios diciendo: 14 «Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad».

Hermanos:
1. El día de Navidad, 25 de diciembre, la liturgia nos da la posibilidad de celebrar tres misas: Misa de la medianoche, misa de la aurora, misa del día. La primera es la del nacimiento de Jesús y el anuncio a los pastores; la segunda, en la aurora, los pastores corren presurosos al portal y adoran al Niño; la tercera, la contemplación, la adoración de toda la iglesia a este divino misterio: El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros (Jn 1,14).
Nuestra homilía en este momento se centra en la misa de medianoche, y se concentra en una palabra: Paz, paz en la tierra.
El canto sinfónico de los ángeles, que es el canto de toda la creación a su Dios y Creador, tiene una doble melodía:
- en los cielos, gloria
- en la tierra paz.

2. Navidad es fiesta en el cielo y en la tierra. La fiesta del cielo se llama Gloria; la fiesta de la tierra se llama paz.
¿Qué podemos decir a Dios sino ¡Gloria!? Por tu inmensa Gloria te alabamos, te bendecimos, de adoramos, te damos gracias. Este canto de Belén es el que recogemos en todas las misas festivas para expresar a Dios excelso nuestros sentimientos: Gloria a Dios, gloria a Dios.
La Plegaria Eucarística termina siempre con las mismas palabras: Por Cristo, con Él y en Él a ti, Dios Padre todopoderoso, en la unidad del Espíritu Santo todo honor y toda gloria pro los siglos de los siglos, amén.
Es el canto angélico de la Navidad; es el canto de la Pascua; es el canto de la eternidad. El canto que cantaremos por los siglos de los siglos. Es el canto que atraviesa todo el Apocalipsis. Es la oración principal de los cristianos: alabar a Dios, Creador y Padre, y darle gracias por la eternidad.
Dios, nuestro Padre, no nos ha hecho ningún mal; todo lo que ha hecho con nosotros ha sido bueno, porque es eterna su misericordia: ¡a Él el amor, la gloria, la alabanza por los siglos de los siglos, amén!
La primera melodía de los ángeles es, pues: Gloria a Dios en el cielo.
Hermanos, que nunca se apague ese canto de nuestros labios.

3. Pero escuchemos, en esta noche santa de amor, la otra melodía: Y en la tierra paz. Esa es la paz que baja del cielo y que quiere inundar todos los rincones de la tierra.
Y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad. ¿Qué quieren decir exactamente estas palabras de la Sagrada Escritura? ¿Que en la tierra hay unos hombres de buena voluntad y otros hombres de mala voluntad, y que la paz vaya para los de buena voluntad y de ninguna manera vaya para los de mala voluntad?
Escuchen, hermanos: No es ese el sentido de la expresión bíblica. Esa “buena voluntad” de que se habla no es la buena voluntad de los hombres, sino la buena voluntad de Dios. Paz en la tierra a todos los hombres, a los que alcanza la buena voluntad de Dios. Si toman distintas biblias acaso encuentra esta frase desglosada con diversas palabras: Paz en la tierra a los hombres, en los que Dios ha manifestado su buena voluntad; Paz en la tierra a los hombres, en los que Dios ha puesto su complacencia.
Por lo tanto, hermanos, la paz de Navidad
- Es destinada a todos los hombres, sin ninguna excepción, absolutamente sin ninguna, a los que llamamos “buenos” y a los que acaso llamamos “malos”, a los que quieren recibirla y a los que no quieren recibirla.
- De parte de Dios los destinatarios son todos, porque a todos y cada uno Dios nos ama, porque para todos y cada uno ha enviado a su Hijo amado, sin excluir a ninguno.
5. En este sentido yo puedo decir, desde el corazón de Dios: Todo hombre es mi hermano; todo hombre, justo o pecador, santo o criminal, es mi hermano. Yo puedo salir al mundo y lanzar a todos y cada uno de mis hermanos, los hombres: Paz y bien, hermano mío, recibe mi abrazo. Somos hijos del mismo Pa y tras la peregrinación breve de este mundo, nuestro destino es el mismo, el corazón del Padre. ¡Paz y bien, hermano mío, hermana mía!
¿Qué es, pues, la paz de Dios que baja del cielo en la Nochebuena? Esta paz que Dios nos regala son dos cosas:
- el perdón total de nuestros pecados, sea cual haya sido nuestra vida;
- y la amistad total con Dios, que Él nos brinda al regalarnos a su Hijo.
6. Hermanos, hablemos con plena sinceridad, sin ocultar nada. Estamos diciendo estas cosas en medio de negras noticias acontecidas estos días. Parece como si quisiera venirnos la Tercera Guerra Mundial gestada en medio Oriente contra Europa. El lunes pasado por la noche, pasadas las 9 horas, un camión de pesado tonelaje con carga de acero, previamente asesinado el conductor, penetra en un mercadillo de Berlín, matando a 12 personas e hiriendo a 48. Al día siguiente, martes, el estado Islámico, Daesh, reivindica la autoría del atentado. Un hecho que se suma a otros semejantes ocurridos este año y anteriores en centros neurálgicos de Europa. Todo esto tiene una lectura política de confrontación entre lo que es un cierto modo de entender el Islam y Europa. Primera consecuencia, poner en estado de suma alerta a toda la policía en Europa.
Y nosotros en las iglesias estamos diciendo angélicamente “Paz en la tierra”, y el “Noche de paz” será el villancico más cantado en Europa y en toda América. Y lo mismo en el lejano Oriente, y seguramente que también en África.
7. En medio de esta situación la prensa mexicana nos da otra noticia negra. Hace tres días, el 20 de diciembre, el Centro Católico Multimedial (CCM) habla de "Tragedia y crisol del sacerdocio en México, 10 años de persecución",
520 extorsiones y 15 asesinatos desde 2012. "Tan sólo en la mitad del presente mandato se contabilizaban 520 extorsiones a sacerdotes. A finales del 2015 y después de las recientes muertes de sacerdotes en el 2016, las extorsiones y amenazas se han elevado en casi un 70% principalmente en los estados de Veracruz y Michoacán".
8. Y en la tierra paz. Sí, hermanos, pase lo que pase, en Navidad y en todo tiempo seguiremos proclamando la Paz, la Paz de Dios, que es – repitamos – perdón de nuestros pecados, reconciliación con Dios, y amistad con Dios.
Señor Jesús, tú eres nuestra paz. Que esta paz, que tú quieres y que nos has traído y que tantas veces los hombres rechazamos, reine en nuestros hogares, en nuestra patria, y sobre todo, por tu misericordia, reine en nuestro corazón. Amén.
Guadalajara, Jalisco, 23 diciembre 2016.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Según san Lucas, Jesucristo nació “IN ILLO TEMPORE”. Aunque gracias a sus leves detalles hoy sabemos cuándo…. Siempre que se estudien esos y otros detalles (el saber no ocupa lugar.
1º.-Abías fue sacerdote descendiente de Aarón que era cabeza de una de las casas paternas de Israel en tiempos de David. Este rey distribuyó el servicio en el Templo en veinticuatro grupos o divisiones, cada uno de los cuales debía servir en el Templo durante una semana cada seis meses. Se escogió por suertes a la casa paterna de Abías para pertenecer al 8º grupo, y a partir de entonces se la conoció como "la división de Abías".
2º.-El sacerdote Zacarías, el padre de san Juan Bautista, pertenecía al grupo de Abías", por ello le tocó la última semana del 4º mes (mes de Tamuz) para servir en el Templo (junio-julio).
3º.-Al final de la semana Zacarías regresó a su casa y su mujer Isabel quedó embarazada. Esto sucede en el mes de Av (5º mes), que corresponde a julio-agosto, dando a luz en la fiesta de Pascua.
4º.-Al 6º mes de embarazo de Isabel, un ángel se le apareció a María y quedó embarazada (principio del mes de Shevat, mes 11º).
5º.-Nueve meses después entramos en el mes de Tishri (7º mes, septiembre-octubre), que es la fiesta de los Tabernáculos o de las Cabañas, momento del nacimiento de Jesucristo.

Saludos. Juan José.

Anónimo dijo...

Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad. Hombres y mujeres de buena voluntad. Paz a esta casa. Paz a este pueblo. Y SI ALLÍ HAY GENTE DE PAZ, DESCANSARÁ SOBRE ELLOS VUESTRA PAZ; SI NO, VOLVERÁ A VOSOTROS.
Se clama por la paz, pero sólo hay conflictos. ¿Dónde están hoy los hombres y mujeres de buena voluntad que eviten guerras y derramamientos de sangre?. Es cierto que no hay ninguna guerra gratuita. Todas tienen una finalidad, una intencionalidad, aunque también es cierto que a esa finalidad se puede llegar también por vías pacíficas.
Los que predican la paz son perseguidos y sacrificados. En ese país donde usted reside, como en otros, los cristianos son perseguidos y en algunos, incluso, se tienen noticias de que han sido crucificados. No se tiene respeto ni en las iglesias, donde algún prelado fue sacrificado en plena celebración eucarística. A veces son sacrificados en grupo sacerdotes y religiosas. Los ejecutores no pueden soportar las voces acusatorias. Quieren el silencio de la tumba, y para ello se amparan en el caos y desorden social reinante. Pero no es nada nuevo, pues el mismo Jesucristo advirtió de ello a sus discípulos: “EL SIERVO NO ES MAYOR QUE SU SEÑOR. SI A MÍ ME HAN PERSEGUIDO, TAMBIÉN A VOSOTROS OS PERSEGUIRÁN”.
Somos perseguidos. Unas veces de forma violenta y otras de forma más sutil. Pero siempre perseguidos. Tertuliano nos dijo que la sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos. Las persecuciones son como el pan de cada día. No importa el país. Pero siempre fue así. Es el Espíritu Santo el que acompaña al perseguido y le da fuerzas. En él debemos poner nuestras esperanzas.
Saludos cordiales. Juan José.

Anónimo dijo...

SUCEDIÓ EN AQUELLOS DÍAS QUE SALIÓ UN DECRETO DEL EMPERADOR AUGUSTO, ORDENANDO QUE SE EMPADRONASE TODO EL IMPERIO. ESTE PRIMER CENSO SE HIZO SIENDO CIRINO GOBERNADOR DE SIRIA.
Las buenas intenciones de rigurosidad informativa del evangelista san Lucas quedan históricamente en entredicho al mencionar la fecha de dicho empadronamiento o censo.
El personaje de “Cirino” del que se habla, es Publio Sulpicio Quirinio. Entre los años 6 y 7 d.C. se hizo un censo, pero no fue “en todo el Imperio”, sino provincial. Bien es cierto que en Roma los censos imperiales se realizaban cada 14 años EN TODAS LAS PROVINCIAS DEL IMPERIO con el fin de establecer la base imponible de la tasa por cabeza (la "laographia"). También se realizaban en el momento en que un territorio se anexionaba y se le declaraba provincia del imperio, que en el caso de Judea fue en el año 6 d.C, momento en que Augusto depuso a Arquelao y creó la provincia romana de Judea con los territorios de Judea, Samaria, Idumea, Perea, Batanea, y Traconitis. En el año 7/6 a.C. (momento cierto del nacimiento de Jesucristo) la provincia de Syria, a la que no pertenecía Judea (que entonces tenía estatus de "protectorado romano") estaba gobernada por Gayo Sencio Saturnino en calidad de procónsul.
Saludos.
Juan José.

Publicar un comentario

 
div> ;