domingo, 16 de abril de 2017

924. Tarjeta pascual 2017



Tarjeta pascual de 2017

Envío:
Hermano muy amado,
mi muy querida hermana:
Te envío con sencillez y amor mi felicitación de Pascua. Lo hago todos los años, pues, tiempo ha, pensé que, si la Tarjeta de Navidad era un bello uso entre cristianos, cuánto más debiera serlo la Tarjeta de Pascua. Permite evocar cuál fue la primera (yo andaba en la Ermita de La Virgen Castillo) y en aquella Pascua de 1977 se la dirigía a Jesús en directo. Tarjeta de primavera para el Amor que se hacía ver en aquel monte de la Ermita, seco y aromático, monte de la Ontina y del Tomillo. En aquel entonces, con las brisas de la altura, me atreví a traducir El Cantar de los Cantares, Shir Hashshirîm, El Cantar Divino.

Te felicito, Capullo
reventón de primavera.
Te felicito, purísima
carne de Jesús, que quiebras
la muerte oscura. Y te beso
cual ningún amante besa;
y te susurro, oh Dulcísimo,
oh Dios mío: ¡Enhorabuena!
Y con mis manos humanas
tus manos agarro prietas.
Y otra vez quiero decirte:
¡Vencedor, bendito seas!
¡Felicidades! No más
sino llorar yo quisiera,
de tanto gozo los párpados
hinchados.    
– Hermano, ¡ea!,
que a ti también te saludo
con el ósculo de fiesta.
¿No es Jesús delicia y Pascua,
no es él la mañana fresca
del gozo de los humanos?
Escanciad la copa, ¡venga!,
y por siempre ramo verde
los corazones florezcan.
(Miranda de Arga, Navarra, Pascua, abril 1977).

De entonces acá han pasado tantas cosas, de manera que ya es evidente que la Humanidad ha entrado en un cambio de era… Las cosas se ven cuando han pasado. Ahora, sencillamente caminamos, fijo los ojos en Jesús, pionero de la fe.
Desde mi atalaya de los ochenta, te confío, hermano, hermana muy amada, lo que Benedicto XVI (hoy cumple 90 años en una gloriosa ancianidad) llamó una “desertización espiritual”. Lo dijo, creo recordar…, mirando a Europa. Lo siento así. Nuestras estadísticas se descomponen sin remedio. El punto más cercano, para quienes un día abrazamos la vida religiosa (cumplí 60 años de profesión) como “forma vitae” lo apreciamos en la reducción vital de nuestras comunidades, estadística que salta a los ojos y hieren. No hace falta repetirlo, porque – sin sabiduría – nos habrían de tachar de pesimistas. Con todo, el dolor más íntimo viene mirando a la totalidad de la Iglesia.
Dando un salto a la Pascua, miro, es cierto, lo que viene como lo mejor que me ha sucedido. Es verdad, mas solo desde la fe.
Hermano, hermana: Desde esta perspectiva, comprenderás estos versos sencillos, que, si no son versos de Lope de Vega, son versos escritos, al cobijo de la Eucaristía, con iluminado amor.
Te los dedico y entrego como MI TARJETA PASCUAL PARA TI,
Guadalajara, Jalisco, 16 abril 2016, Domingo de Pascua.

1. Mi Jesús es el futuro
de todo cuanto anhelamos,
porque él se dijo camino
poco ante de dejarnos.

2. Es origen y es la puerta
de la fe que profesamos;
es mi propia identidad
mi misterio descifrado.

3. La Trinidad beatísima
por su Pascua confesamos,
que solo en Cristo surgente
fue el misterio revelado.

4. Y la Iglesia del Espíritu,
nacida de su costado;
en Pascua fue consagrada
a su Esposo inmaculado.

5. ¿Qué será de ella, mi Madre,
cuando todo va cambiando,
sierva humilde, pobrecilla,
contra corriente pensando?

6. Yo te confieso, Jesús,
cual único necesario:
mi ciencia aquí deposito,
y mi ignorancia descargo.

7. Tú eres Pascua, eres mi Pascua,
Tú eres mi libro sellado,
eres mi rumbo seguro,
lo mejor que me ha pasado.

8.  Soy feliz, humildemente,
más feliz cuanto más amo,
porque mi dicha eres Tú,
¡oh mi Dios Resucitado! Amén.

Guadalajara; Jalisco, Domingo de Pascua, 16 octubre 2017}

Fr.  Rufino María Grández, OFMCap.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
div> ;