domingo, 24 de septiembre de 2017

994. Otra Novena de San Francisco 0, 1, 2



Otra Novena de San Francisco
Un hermano capuchino
meditando poéticamente
escritos de san Francisco

Entrada
(Al son de juglares)

Soy un hermano menor,
profeso de largos años,
que hoy vengo como juglar
en día tan señalado.
Es San Francisco de Asís
en el anual Calendario:
sesenta y uno he vivido
desde el santo Noviciado.
De Asís a la periferia
vine rezando el rosario,
porque vine a la Porciúncula,
el sueño nunca apagado.
Del regazo de una Madre
aquí fuimos engendrados,
no fue en la Universidad
con maestros afamados,
que fue en esta capillita,
humilde y al descampado,
donde Francisco escuchó
el Evangelio inspirado.
Hoy torno cuando mi vida
a su meta va llegando,
mas no miréis mis cabellos,
mirad mis ojos clavados…
¿Adónde clavados van
y de ternura incendiados…?
Hoy vengo, Jesús, contigo,
la verdad, algo cansado
(y al oído te confío
que quiero decir “turbado”)…,
mas a los vientos diré:
de Jesús enamorado.
Dejo aquí mi mandolina
de juglar de dulces cantos,
y busco un suave reposo
en este banco sentado.
Es la tarde del amor
para perderse pensando,
y mis hermanas, afuera,
- las alondras revolando -
ponen ritmo a mis amores
que Jesús los va escuchando.
Ya comienzo la novena
de San Francisco este año.



Día primero (25 de septiembre)
Del cuerpo del Señor

“…Ved que diariamente se humilla, como cuando desde el trono real vino al útero de la Virgen; diariamente viene a nosotros él mismo apareciendo humilde; diariamente desciende del seno del Padre sobre el altar en las manos del sacerdote. Y como se mostró a los santos apóstoles en carne verdadera, así también ahora se nos muestra a nosotros en el pan sagrado. Y como ellos, con la mirada de su carne, sólo veían la carne de él, pero, contemplándolo con ojos espirituales, creían que él era Dios, así también nosotros, viendo el pan y el vino con los ojos corporales, veamos y creamos firmemente que es su santísimo cuerpo y sangre vivo y verdadero. Y de este modo siempre está el Señor con sus fieles, como él mismo dice: Ved que yo estoy con vosotros hasta la consumación del siglo (cf. Mt 28,20)” (Admoniciones 1).

1. Tomad todos y comed
Tomad y bebed la copa…
Así dijo y nos mandó:
“Haced esto en mi memoria”.

2. Y era real su presencia,
tal real como se toca,
como se come y se bebe
un alimento en la boca.

3. Yo me paro sin palabras
cuando pronuncio tal cosa:
Ahí está lo dijo él.
Está ahí, el mundo explota.

4. El misterio es la verdad,
y la tierra ronda y ronda;
él es él: tiempo vencido,
es el hoy de mi victoria.

5. Él es ahí, más allá,
acá que mis manos rozan,
el adentro de mi vida,
la creación toda, toda.

6. Yo te adoro, Jesús mío,
con ternura muy llorosa,
así quisiera, así quiero
con oración silenciosa.


Día segundo (26 de septiembre)
De la misericordia

“Y en esto quiero conocer si tú amas al Señor y a mí, siervo suyo y tuyo, si hicieras esto, a saber, que no haya hermano alguno en el mundo que haya pecado todo cuanto haya podido pecar, que, después que haya visto tus ojos, no se marche jamás sin tu misericordia, si pide misericordia. Y si él no pidiera misericordia, que tú le preguntes si quiere misericordia. Y si mil veces pecara después delante de tus ojos, ámalo más que a mí para esto, para que lo atraigas al Señor; y ten siempre misericordia de tales hermanos” (Carta a un Ministro).

1. Para siempre esta es mi Regla
y no quiero saber otra,
yo, pecador, pecador,
roto en tu Misericordia.

2. Jesús es Misericordia,
la locura triunfadora
del amor perdonador
que toda locura borra.

3. Y es esa mi vocación:
ser testigo de esa hora
cuando Jesús en la cruz
disculpaba su derrota.

4. Perdonar siempre es vencer,
si el que ama se abandona,
y pide al Padre la túnica
que cubre toda deshonra.

5. Hermano menor me llaman:
¿qué quieren de mi persona?
Que quede en la puerta el último
e invite a todos a bodas.

6. Mi Jesús, el Compasivo,
que el odio en amor transformas,
tú puedes y tú lo quieres:
¡dame entrañas amorosas!

Guadalajara, Jal., 24 sept. 2017

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
div> ;