jueves, 4 de octubre de 2018

1125. Triduo de San Francisco / y 4, fin.


Tu vida pura, Francisco

“Sobre todas las cosas deben desear tener
el Espíritu del Señor y su santa operación”
(Regla de san Francisco, cap. X).

A san Francisco de Asís, santo de todos,
a mis hermanos y amigos,
en el amanecer.
Tu vida pura, Francisco,
del Espíritu transida,
es vida de una presencia,
en tu nada recibida.

Intimidad es el Padre
y en la fe pura delicia:
hoy en ayer sin principio
veo mi alma nacida.

Pobreza es el ser del Hijo
todo de Dios, luz divina,
y eternamente encarnado
por amor que nunca humilla.

El Espíritu esponsal
es mi Dios que en sí culmina,
mi Dios y mi adoración,
silencio que diviniza.

María  es la Virgen Madre,
como el Hijo pobrecita,
solo la fe le acompaña
de Belén hasta la cima.

Iglesia, Madre amorosa,
llorosa, Madre sufrida,
contigo estoy, mi consuelo
no llores más, Madre mía.

Hoy es la fiesta de hermanos
con san Francisco de guía;
amémonos y gocemos
con pura y santa alegría. Amén.

Fray Rufino María Grández,
hermano menor capuchino

Guadalajara, Jalisco, San Francisco 2018.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
div> ;