sábado, 4 de marzo de 2017

900. Cantando la Cuaresma del Cristo total: Abierta la Cuaresma y Cristo en medio



Abierta la Cuaresma y Cristo en medio

Si Cristo es el protagonista de la Pascua, él y no yo, pecador, él es el mismo protagonista de la Cuaresma – si no, se rompería la unidad del misterio –;  porque la Cuaresma es el “Venerable sacramento cuaresmal”.  Su presencia histórica entre nosotros, desde que nació de la Virgen María hasta siempre, permanece viva en la Iglesia, sacramento primordial de salvación. Uno es el Misterio, uno es el Protagonista Jesús, Uno es el Espíritu que le llevó al bautismo y al desierto, Uno es el Padre a quien todo vuelve.
“Así pues, nos transformó en sí mismo, cuando quiso ser tentado por Satanás. Acabamos de escuchar en el Evangelio cómo el Señor Jesucristo fue tentado por el diablo en el desierto. El Cristo total era tentado por el diablo, ya que en él eras tú tentado. Cristo, en efecto, tenía de ti la condición humana para sí mismo, de sí mismo la salvación para ti; tenía de ti la muerte para sí mismo, de sí mismo la vida para ti; tenía de ti ultrajes para sí mismo, de sí mismo honores para ti; consiguientemente, tenía de ti la tentación para sí mismo, de sí mismo la victoria para ti.
Si en él fuimos tentados, en él venceremos al diablo. ¿Te fijas en que Cristo fue tentado, y no te fijas en que venció la tentación? Reconócete a ti mismo tentado en él, y reconócete también a ti mismo victorioso en él. Hubiera podido impedir la acción tentadora del diablo; pero entonces tú, que estás sujeto a la tentación, no hubieras aprendido de él a vencerla” (San Agustín, Comentario a los salmos, lectura escogida para el primer Domingo de Cuaresma).

1. Abierta la Cuaresma y Cristo en medio,    
porque es nuestra Cuaresma sacramento,
nacida del bautismo de Jesús,
que el mismo Espíritu llevó al desierto.

2. Jesús está presente y él conduce,
en soledad muy pura hacia los cielos,
su ayuno es diálogo en el Padre,
y el Padre en quien confía es su alimento.

3. Adán es la memoria primordial
y el Sinaí ardiente es el encuentro,
cuarenta días y cuarenta noches
para escribir a fuego el Testamento.

4. Jesús pactó el amor con sangre suya
y al Padre abrió lo hondo de su pecho,
el Tentador caía para siempre
y en nuestra tierra aparecía el Reino.

5. En él fuimos tentados por el Diablo,
su triunfo destelló cual triunfo nuestro;
Jesús, Cristo total, en una Iglesia
en comunión de vida y sentimiento.

6. Jesús venció y los ángeles servían
a su Señor, a nuestro Hermano y Siervo.
¡Bendito tú, Jesús, eternamente,
que sea nuestro amor eterno obsequio! Amén.

Guadalajara, Jalisco, 4 marzo 2017, inicio del Primer Domingo de Cuaresma

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Por fin, después de un tiempo inmemorial (al menos para el que esto escribe), el misal romano, desde que la misa se celebra en la lengua vernácula, se ha actualizado en cuando a las traducciones que se hacen de los textos manuscritos que se conservan. Antes, como se decía en latín, no había ningún problema de traducción.

En efecto, en la misa dominical se ha traducido una frase latina que no admite dudas, y menos aún variaciones interpretativas….como hasta ahora…

HIC EST ENIM SANGUIS MEUS NOVI TESTAMENTI QUI PRO MULTIS EFFUNDITUR IN REMISSIONEM PECCATORUM.

La palabra latina MULTIS se ha traducido hasta ahora como POR TODOS LOS HOMBRES, cuando textualmente significa MUCHOS. Y muchos son muchos, pero no todos.

Los que renuncian a Jesucristo también renuncian al Padre que lo envió. Los que rechazan a Jesucristo rechazan también a la salvación de procede de él. Eso está muy claro.

Esperemos que se continúe con ese buen ejemplo y podamos escuchar una correcta traducción al capítulo 20 del evangelista san Juan:

PETRUS ET ILLE ALIUS DISCIPULUS ET VENERUNT AD MONUMENTUM CURREBANT AUTEM DUO SIMUL ET ILLE ALIUS DISCIPULUS PRAECUCURRIT CITIUS PETRO ET VENIT PRIMUS AD MONUMENTUM ET CUM SE INCLINASSET VIDET POSITA LINTEAMINA NON TAMEN INTROIVIT VENIT ERGO SIMON PETRUS SEQUENS EUM ET INTROIVIT IN MONUMENTUM ET VIDET LINTEAMINA POSITA ET SUDARIUM QUOD FUERAT SUPER CAPUT EIUS NON CUM LINTEAMINIBUS POSITUM SED SEPARATIM INVOLUTUM IN UNUM LOCUM.

Esperemos....

Saludos. Juan José

Publicar un comentario

 
div> ;